Por presentación de Esmeralda Mitre

LA INSPECCIÓN GENERAL DE JUSTICIA,EXIGE INFORMES SOBRE LXS DUEÑXS DEL GRUPO LA NACIÓN

Una de las herederas de Bartolomé Mitre denunció la existencia de dos fideicomisos en el exterior que no están inscriptos en la Argentina pero controlan la empresa que tiene el paquete accionario que era de su padre.

La Inspección General de Justicia (IGJ) intimó a la empresa  KMB S.A., dueña de una parte del paquete accionario del grupo multimedia La Nación, a que presente en el plazo de 72 horas toda la documentación sobre sus accionistas y miembros del directorio, ante un reclamo de Esmeralda Mitre, una de las herederas de Bartolomé Mitre.

El pedido de información comprende a “la nómina completa actual de todos los accionistas de la sociedad KMB S.A.,  los datos registrales de las personas humanas y jurídicas de los titulares accionarios, el elenco actual de los miembros del directorio y de los síndicos”.

La decisión fue adoptada como consecuencia de la denuncia de Esmeralda Mitre, cuyo padre, Bartolomé Luis, fue fundador, miembro del directorio y presidente de KMB S.A., accionista del grupo La Nación.

Esmeralda Mitre informó sobre la existencia de dos fideicomisos  “aparentemente celebrados en el extranjero” identificados con las siglas BLM, que se corresponden con las iniciales de “Bartolomé Luis Mitre”.

Ninguno de esos fideicomisos está inscriptos en la Inspección General de Justicia.

Ante la sospecha de que esos fideicomisos podrían haber pertenecido, en realidad, al propio Bartolomé Mitre, la IGJ había pedido con anterioridad informes sobre la empresa KMB, pero los representantes de esa firma consideraron que el reclamo de Esmeralda Mitre era “improcedente”, por cuanto carecía de “legitimación activa”.

Ello significaba, en los hechos, que la empresa sostenía que los dos fideicomisos no pertenecían a Bartolomé Mitre y, en consecuencia, no formaban parte del acervo hereditario.

No obstante, la Inspección General de Justicia detectó que KMB S.A. “adeuda la presentación de sus dos estados contables correspondiente a los ejercicios 2019 y 2020” y también aparecen inconsistencias respecto de sus estados contables entre 2010 y 2017.

Tampoco surge de los registros que los dos fideicomisos sean los controlantes de la empresa.

Ante ese escenario, la IGJ reclamó informes sobre “la cantidad de acciones de emitidas por esa sociedad de las que Bartolomé Luis Mitre fuera titular, la fecha en la que transfirió dichas acciones y los datos registrales de la persona humana o jurídica a quien hubiera transferido dichas acciones”.