No te voto

DIPUTADO GUSTAVO ORLANDO OROZCO,YO TE CONOZCO

El diputado de la provincia por Salta Somos Todos, partido de Alfredo Olmedo, Gustavo Orlando Orozco enfrenta graves acusaciones de delitos de vejámenes calificados y torturas, junto a otros cinco policías de Rosario de la Frontera, varias son las víctimas y sus familiares que esperan que la justicia actúe rápido y conforme a derecho.

Imagen : El Expreso de Salta

Varios pobladores del sur provincial indican que “cuando fue policía este legislador, siempre abusó del poder. Llevaba gente para hacerlos cargos de cosas, los picaneaba, los metía en baúles de autos y como si fuera poco, su hobby era torturar menores de edad”.

Verónica Simesen de Bielke es la fiscala que reunió los elementos probatorios suficientes para que Orozco sea condenado por un hecho denunciado en 2015 en el que se lo acusa de vejaciones agravadas por el uso de la violencia, en calidad de coautor con otras dos personas.

Este legislador tiene un amplio historial de violencias en pleno ejercicio de sus deberes como funcionario público y también violencia de género en contra de su ex mujer, que luego por el temor que le ocasionaba, tuvo que desistir de la denuncia.

Una de sus víctimas manifestó que en el 2015, había asistido a un festival junto a dos hermanas y amigas de ellas y allí se encontró con amigos. Se retiraron antes de que terminara el evento, fueron a comer algo y cuando estaban por retirarse, se acercó un hombre de civil, que preguntó a uno de los amigos “en qué había venido, y con quién, y si lo podía acompañar, intentaron detener al amigo y cuando el denunciante se acercó para preguntar el motivo, recibió un golpe de puño en la cara. Declaró que en la camioneta de la policía estaban Orozco y dos personas más de civil y que al recibir la piña, terminó en el piso”. Siguiendo con el relato, que parece extraído de una de las víctimas de las épocas más oscuras que atravesó nuestro país, el joven cuenta que “en el trayecto a la Comisaría de la Candelaria, viajó en el asiento trasero con dos policías: uno de ellos lo ahorcaba y el segundo, le iba pegando con golpes de puño en las costillas”.

“Me llevaron a la comisaria y no me pidieron datos ni me ingresaron como demorado y en cambio, me llevaron a un descampado contiguo y dijeron que estaba con custodia”. Cuando el amigo fue a hacer la denuncia sobre los hechos (con respecto a lo que pasó en el Festival), llegó Orozco al descampado y le dijo “por qué se había acercado al lugar donde estaba el personal policial”. El denunciante le pidió perdón y Orozco le dijo “porque te metés, en éstas cosas no tenés que andar”. Luego llegó una hermana y todos se retiraron. Al día siguiente, su padre radicó una denuncia.

Un femicidio impune que salpicaría al diputado Rosarino.

En Metán, todos conocen el triste femicidio de Carolina del Valle Rueda de 35 años, sucedido en el 2.012. Un llamado anónimo alertaba a las 04.30 am a la policía, acerca de un cadáver que se encontraba tirado en la Ruta Nacional 9/34 a la altura de Finca “El Carancho” a unos 3 kilómetros al Sur de Rosario de la Frontera. Minutos más tarde un móvil policial de la Comisaría 31 se hacía presente en el lugar. Luego de constatar el femicidio, trasladaron el cuerpo a la morgue del Hospital Melchora Figueroa de Cornejo. Según la familia de Carolina y las noticias de esa época, el informe policial señalaba: “Luego de practicada la necropsia, el Médico Legal determinó que la causa del deceso se produjo por un POLITRAUMATISMO GRAVE POR ARROLLAMIENTO VEHICULAR. A posteriori, a través de distintas señas particulares encontradas en el cuerpo, una allegada a la víctima pudo identificarla como CAROLINA DEL VALLE RUEDA de 35 años. El caso quedó en manos del Juzgado de Instrucción Formal de Tercera Nominación, a cargo del Dr. Mario Teseyra”.

Familiares y amigas de la víctima que habían pasado juntos las últimas horas del día, señalaron a este medio, que “Carolina habría estado en la Bailanta “Burbujas” de donde fue retirada por personal policial cerca de las 03 am porque supuestamente estaba ebria y eso le impedía movilizarse por sus propios medios. Es aquí donde se pierde toda referencia, ya que según los policías la habrían dejado en la vereda del local bailable pero no dieron aviso a la Comisaría y tampoco la trasladaron al hospital para su atención médica”.

Sus amigas dicen, que no estaba en condiciones de caminar y menos casi4 kilómetros hasta el lugar del supuesto accidente. En este punto es donde la figura de Orozco cobra relevancia ya que en ese momento fue el encargado de investigar que sucedió con Carolina, pero hay un dato aportado por la familia que la justicia paso por alto “este oficial tenía un vínculo cercano con la víctima”.

Cuando la familia comenzó a mencionar el nombre del policía torturador, comenzaron las persecuciones al punto  que, uno de los sobrinos de Carolina fue arrollado por la camioneta de la brigada de investigaciones de Rosario de la Frontera y según la familia quien estaba en su interior era nada más y nada menos que Orozco. Pasó el tiempo,se realizaron marchas en Metán pidiendo a la Justicia que investigue, pero el caso de esta joven quedo impune, hubo un detenido, que todos señalaron como el posible autor del femicidio, pero la familia nunca creyó esa versión.

Duro testimonio de la madre donde señala a dos policías

Este relato data del 2.012, actualmente la mujer no quiere brindar declaraciones por temor a lo que les pueda suceder a ella o su familia.

“Supuestamente, las amigas que estuvieron con ella, (Carolina del Valle Rueda)todas las amigas que estuvieron allí, dijeron que dos policías la sacaron del baile y desde allí no saben  más nada, no saben cómo ella fue a parar a donde  la encontraron muerta. Lamentablemente es triste decirlo, pero ella tenía corte de arma blanca, a ella también me la arrastraron, a ella parece que me la han golpeado hasta desamarle la cabeza, no ha aparecido la parte de arriba de los ojos no se sabe a dónde está eso. Sin duda, parece que ella ha tratado de defenderse, porque bajo las uñas ella tiene cuero tiene pelos y no me le hicieron la autopsia a mi hija; yo pedí que me le hagan y bueno el juez Teseyra me dice que me quede tranquila que si se le va a hacer. Que va a llevar tiempo pero que si le van a hacer. Nadie le hizo un ADN, ella la hemos sepultados con esos restos debajo de la uña por eso yo le exijo al juez me le haga esa prueba a mi hija. A mi no me van a venir a decir a mi hija ha sido a arrollada, a mi hija la mataron, eso si estoy segura que la mataron. pero no fue una sola persona”.

En esa época, la mujer señalaba a Orozco- ya que él fue quien plantó el relato del supuesto accidente- “a ella me la mataron en otro lugar y me la tiraron allí”, aseguró la madre.

En relación a una de las causas por vejaciones y torturas contra el ex policía. hoy diputado ,Gustavo Orlando Orozco, la fiscala Simensen de Bielke, asegura que el accionar del acusado excedió los límites impuestos por la Ley N° 7742, pues las lesiones constatadas permiten sostener que su conducta afectó el umbral mínimo requerido, es decir, la afectación de los derechos del sujeto pasivo, que recayó en la concreta conculcación de su dignidad y la integridad personal. Además señaló que, “el sufrimiento infligido, configuró un trato denigratorio e humillante, físico y verbal, que tuvo por fin mortificar a la víctima produciendo un ataque a su dignidad que merecía como persona y con el que espera sea tratado”.

Con todos estos antecedentes, la versión de la familia de Carolina Rueda, quien sospecha del diputado Orozco como posible participante del femicidio de la joven, debe ser escuchada nuevamente pues cuentan con sobrados argumentos, para que se reabra la causa.

Gustavo Orozco, es titular de una Fundación que se presenta en las redes sociales con su nombre, como modo de cantarse loas a sí mismo.Al mejor estilo olmediano, habla de un trabajo y honestidad que no conoce. A menos, que cuenten las vejaciones, torturas y malos tratos por las cuales está procesado. Tampoco dice, en función de la »transparencia» que usan como bandera, de dónde salen los fondos para sostener la mencionada fundación.