Salta

DISPUSIERON LA ADOPTABILIDAD DE UNA ADOLESCENTE DE QUINCE AÑOS, LUEGO DE ESCUCHARLA

Los jueces de la Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial rechazaron el recurso de apelación presentado por la madre de una adolescente de 15 años que se encuentra institucionalizada hace más de tres años, y confirmó la sentencia que declaró su adoptabilidad.

Imagen : Pixabay

Tuvieron en cuenta que a lo largo de la sentencia atacada se expuso que luego de haber escuchado a S. A. en varias oportunidades, consideró que su pedido contundente de tener una familia que la cuide resulta legítima, y que cuenta con la edad y el grado de madurez suficiente para ello. Además se expuso que los padres biológicos no se encuentran en condiciones de responsabilizarse por el cuidado y la protección de su hija, y que se han agotado las gestiones para revertir la situación de vulnerabilidad en la que está inmersa la joven y que permanezca en su familia de origen. Valoró también muy especialmente la conducta asumida por la progenitora a lo largo de todo el proceso, calificándola de “obstaculizadora”, porque ha interferido constante e infundadamente en la labor de la Secretaría de Niñez y Familia, y del equipo interdisciplinario interviniente, dilatando los tiempos previstos para su desarrollo. Por lo que concluyó en que el límite está en el interés superior de la joven, y que, en el caso concreto, es su derecho a vivir y crecer en familia.

Así, los jueces Ivanna Mary Chamale y Gonzalo Mariño, estimaron que se encuentra ajustada a derecho la declaración de adoptabilidad de la menor, ya que a lo largo de la sentencia se tuvieron en cuenta las circunstancias de alto riesgo en las que se encontraba, y la falta de aptitud exigible a sus progenitores, lo que puede corroborarse en los informes interdisciplinarios que se realizaron a lo largo de todo el proceso, y que resultan reveladores de un estado de abandono, desamparo moral, físico y afectivo de la menor.

Destacaron que a lo largo del proceso que la involucra, la joven pudo expresarse y dejar muy en claro su deseo de ser adoptada, tener una “nueva familia”, “un papá y una mamá” que la cuiden y le brinden cariño, lo cual tiene íntima relación con su derecho fundamental a que se le brinden condiciones para desarrollar una vida digna, a crecer y desenvolverse en el seno de una familia.

Finalmente, dedicaron sus últimos párrafos a la menor, a quien le dijeron textualmente: “Primeramente quiero agradecerte, en nombre de este Tribunal, que hayas venido aquí, a  la Ciudad Judicial, y permitido conversar con vos. Fue muy bueno conocerte y poder escucharte, y estoy convencida de que eso nos sirvió para comprender mejor tu situación, tus sueños y las ganas que tienes de vivir en una familia, con un papá y una mamá, que te cuiden y protejan; sentirte querida, crecer, poder estudiar, divertirte, y disfrutar de un ambiente familiar sano. También entendí que, a pesar de los momentos difíciles que has vivido, vos querés mucho a tu mamá (Sra. P.) pero que, por ahora, preferís no verla ni estar en contacto con ella; que comprendés que no puede cuidarte ni brindarte esa vida en familia que tanto deseas, y por eso querés que te adopten. Respecto de ese tema, también nos dijiste que sí entendés lo que eso significa (la adopción), y que estás dispuesta para que eso suceda lo más pronto posible; incluso nos llegaste a contar que te has informado sobre todo lo que significa “legalmente” este proceso, y que a partir de esa experiencia, tenés muchas ganas de estudiar y recibirte de Abogada, lo que me parece una excelente idea de tu parte.

          Por último, quiero decirte que entendí que ha pasado demasiado tiempo desde que ingresaste al Hogar (R. E.) y que ya no querés estar ahí, porque esa situación no te hace “feliz”; que estas ansiosa por poder conocer y formar parte de una familia, y que eso pase pronto, “rápido”, porque pensás que con tus quince (15) años, va a ser más difícil que quieran adoptarte. Pero te digo que no tenés que preocuparte por eso, y que mantengas la  esperanza y el entusiasmo que pudimos ver en vos.        

          Así que, por todo lo que pudimos escuchar de vos, de la Dra. Macarena Saravia Zenteno (Tutora Oficial), de tu Abogada, Dra. Marta Aguilar, y lo que vimos en todos esos “papeles” que están en el expediente del Juzgado, es que quiero contarte que los Jueces de este Tribunal estamos de acuerdo con lo que ya te dijo la Jueza, Dra. Inés Villa Nougués (a quien ya conocés, porque fuiste a otras audiencias), y queremos que pronto tengas la  familia que tanto soñás y que puedas sentirte “feliz”. Por ese motivo es que  estoy proponiendo que los Jueces del Tribunal confirmemos tu declaración de adoptabilidad. Un gusto conocerte S.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *