Noticias Destacadas

Zapatos azules

 

Caminaban bajo el sol del mediodía, tomadxs de la mano, iluminadxs por el aura pegajosa del enamoramiento reciente. Se miraban unx al otrx, con esa mirada boba y eterna de quienes vienen de tener sexo o se aprestan a tenerlo.

Ella se movía lánguida con su exuberante cabellera de Venus de Botticelli y una mirada mansa y celeste como los campos de lino de mi infancia.

Se paró resuelta, frente a una vidriera de zapatería y comenzó a señalar unos zapatos azules, corrientes, amorfos, que sólo se destacaban por su color, en medio de tantas gamas de negro y marrón.
Él, los miró indiferente, elevó su mirada y dijo algo ininteligible, acerca de unos botines color beige de los tantos que se ofrecían en un estante superior. .Ella, comenzó a golpear suavemente la vidriera en dirección a los zapatos azules con su dedo infantil, como niña en una juguetería.

El volvió a murmurar algo acerca de los botines, entró con determinación de macho y le pidió al dependiente, que se los acercara. Confusa y sumisa, ella se los probó con desgano, ante la mirada satisfecha de quien se siente dueño o triunfador en una batalla. El pagó con su tarjeta de crédito, tomó con decisión la bolsa con su preciada compra y salió a la calle.

Antes de irse, ella lanzó la última mirada, apagada de decepción, sobre los zapatos azules y continuó caminando.

Se fueron por donde habían llegado, ella retrasaba su andar, mirando hacia un lado u otro pretendiendo ver cosas importantes que le llamaran la atención. Ya no iban de la mano, el aura de caramelo había sido rota.

Caminaban separadxs. A esa hora del día, entre ellxs , mediaba la distancia de una sombra.

Marta César