V Marcha del orgullo LGBTTI

Lema de la marcha: ?Por una camino de justicia e igualdad?

Salta-10 noviembre 2008-Festejamos en la Marcha del Orgullo: que somos CADA VEZ MAS personas hoy, en esta marcha, que estamos luchando por nuestros derechos, que estamos acá, que somos maravillosamente diferentes, que estamos celebrando esta diversidad en esta plaza, que celebramos las distintas formas de familias, marchamos porque estamos en contra de todo tipo de discriminación, marchamos para decir basta de homofobia en el sistema educativo, para decir basta de abusos policiales contra nuestra comunidad, marchamos por la derogación de los códigos contravencionales y de faltas que son discriminatorios para con nuestra comunidad lgbtti, marchamos para llamar a la reflexión y poner en conocimiento que somos constantemente objeto de malos tratos en nuestros hogares, también para que nuestros legisladores y legisladoras promuevan las leyes que necesitamos para ser una sociedad mas justa, que respeta y garantiza nuestra libertad, igualdad y diversidad.

Reclamamos en la Marcha del Orgullo LGBTTI como lo hicieron aquellos y aquellas compañeros y compañeras en 1969, en el bar Stonewall de Nueva York, donde estas marchas tuvieron su origen a partir de la resistencia de gays, lesbianas, bisexuales y trans que se opusieron con el cuerpo al atropello sistemático de la policía y el poder político de aquel entonces. Como lo hicieron nuestros compañeros y compañeras de Nuestro Mundo, la primera organización LGTB de América Latina, fundada en Argentina en Noviembre de 1967.

Estamos acá, festejando y reclamando que se termine YA con la desigualdad, la discriminación y la opresión hacia nuestra comunidad. A 25 años de democracia, ni los Gobiernos, ni esta legislatura, ni el poder político, ni la Justicia, le han dado fin a las situaciones de represión y desigualdad que todavía vive nuestra comunidad, especialmente las personas trans, en tiempos que se suponen democráticos. Todavía hay personas de nuestra comunidad que son perseguidas, torturadas y asesinadas en las comisarías de nuestro país. Hay niños y niñas que son hostigados y hostigadas, negados y negadas, golpeados y golpeadas, expulsados y expulsadas de los institutos de educación tanto privados como públicos debido a que este sistema educativo no contempla la diversidad, también somos expulsadas/os de nuestras casas a la deriva, expuestos y expuestas a estar en situación de prostitucion, de situación de adicción etc.

Reclamamos libertad. La de decidir sobre nuestros propios cuerpos y sobre nuestra identidad. La que nos niegan con códigos de faltas represivos, que criminalizan la homosexualidad y el travestismo o incluyen artículos abiertos como el del ?atentado a la moral y las buenas costumbres? con los que la policía y un sector conservador de la sociedad nos persigue, nos reprime, nos coimea, como sucede hoy en nuestra provincia. Reclamamos poder acceder a la educación y la salud en ámbitos donde nuestras identidades sean respetadas, queremos libertad para acceder a un trabajo, para tener alternativas. Reclamamos una Ley de Identidad de Género que nos garantice el respeto de nuestra identidad, que nos permita cambiar nuestros datos registrales y acceder ?en caso de desearlo- a una operación de adecuación de sexo.

Reclamamos igualdad. No para ser todos y todas iguales. Reclamamos la igualdad que nos permite ser todos y todas diferentes. Reclamamos la igualdad ante la ley, una igualdad jurídica que nos garantice un trato no discriminatorio en las instituciones, en los ámbitos laborales, en nuestras familias, en las escuelas, los colegios, en los ámbitos públicos y privados. Reclamamos igualdad para nuestras parejas, y para nuestras hijas e hijos. Exigimos la igualdad jurídica base de todo estado democrático. Los mismos derechos para todos y todas: matrimonio y unión civil, para poder elegir el instituto jurídico con el que queremos proteger a nuestros seres queridos. Nuestras familias son una realidad, nos le pedimos a nadie autorización para conformarlas. Reclamamos que tengan los mismos derechos: herencia, patria potestad compartida, adopción, entre otros derechos con los que hoy cuenta sólo una parte de la sociedad.

Reclamamos que la diversidad no sólo se respete sino que se celebre. Que se reconozca como un aporte al crecimiento y la riqueza cultural de una sociedad, no un motivo de vergüenza. Reclamamos una Ley Antidiscriminatoria que nos incluya y que sea un instrumento realmente eficaz para que se proteja la diversidad. Reclamamos la derogación de toda legislación discriminatoria que nos restrinja nuestros derechos o nos estigmatice ?como la reglamentación del Ministerio de Salud que nos prohíbe donar sangre-, porque estas normas profundizan diferencias sociales que se constituyen como cimiento para todas las situaciones de discriminación que vivimos gays, lesbianas, bisexuales y trans.

Reclamamos la separación de la Iglesia del Estado. Una separación real, que se traduzca en que la Iglesia Católica deje de decidir quiénes ocupan los espacios de poder político, que deje de ser consultada para tomar decisiones sociales y políticas, y que deje de recibir millones de pesos por año para seguir reprimiendo y discriminando. Esta institución históricamente genocida, cómplice de dictaduras militares y regimenes fascistas, protagonista de persecuciones hacia pensadores y pensadoras, científicos y científicas, mujeres y muchos otros grupos, es una institución que nos condena a todos y todas: a quienes tienen relaciones prematrimoniales, a quienes usan un preservativo o anticonceptivos, o a quienes promueven su uso, para evitar la transmisión de infecciones y enfermedades o para planificar su familia, a quienes se divorcian para poder ser felices y a quienes quieren casarse para poder proteger su felicidad. También sumamos nuestro reclamo al de muchos sectores políticos y sociales, ante el proyecto de Ley de educación provincial que el poder ejecutivo provincial envió al poder legislativo, por considerarlo discriminatorio ante la obligatoriedad de la enseñanza religiosa en las instituciones educativas públicas. Denunciamos esta iniciativa como un hecho discriminatorio e inconstitucional. Además jamás se no invito a dar una opinión al respecto desde el ministerio de educación para aportar desde la perspectiva de la diversidad sexual en el ámbito educativo, ámbito que no esta preparado hoy, para tratar una política no discriminatoria por orientación sexual e identidad de genero.

Reclamamos todo esto y lo hacemos a través de esta fiesta. Porque reclamamos con hechos, mostrándole a la sociedad que se puede estar orgulloso y orgullosa de ser gay, lesbiana, bisexual o trans. Se puede festejar la diversidad y reclamar los derechos que nos faltan.

Solicitamos a los y las legisladores/as nacionales y provinciales, acompañar estas iniciativas presentadas en el congreso de la Nación y que también queremos que tomen como propias los legisladores y legisladoras en nuestra provincia.

Iniciativas para la igualdad

Ley de Matrimonio para personas del mismo sexo.

Ley de identidad de Género, para garantizar el derecho a la identidad de travestis, transexuales y transgéneros.

Ley del Nombre.

Ley para eliminar la restricción de donación de sangre a varones gays.

Inclusión de contenidos de Diversidad Sexual en la currícula de Sexualidad en el sistema educativo formal.

Creación de la Comisión Parlamentaria de Diversidad Sexual.

Programa de Igualdad de Trato y Oportunidades para las personas LGBT.

Inclusión de la Diversidad Sexual como causal de discriminación en la Ley Antidiscriminatoria.

FOTO: Marta César