Noticias Destacadas

Suicidio o femicidio?

Una nueva muerte enluta y tiñe de dudas a la Policía

Una agente de 32 años murió de un disparo. Estaba en el departamento, donde vivía con un oficial, que quedó detenido.femicidio policia

Una mujer policía de 32 años falleció anoche en el barrio Villa Estela luego de una larga discusión con su marido que comenzó, según los vecinos, desde las 20 horas. Según informó el Ministerio Público Fiscal, la víctima se llamaba Delia Lamas y falleció por un disparo que recibió en su cabeza.

Su pareja, Héctor Pérez, también perteneciente a la fuerza policial, fue detenido y la primera versión que dio a la Justicia es que se trató de un suicidio. Sin embargo, la Justicia no descarta que el trágico hecho se trate de un nuevo femicidio.

El cuerpo de la mujer fue retirado del lugar por orden de la Fiscalía de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas 3, a cargo de Ramiro Ramos Ossorio y fue trasladado a la morgue judicial donde se le practica la correspondiente autopsia.

La Fiscalía ordenó el secuestro las armas reglamentarias de la pareja, la toma de muestras en ambas personas y cerró el lugar para facilitar el trabajo de los peritos.

Hermetismo en la zona 

Hay un gran hermetismo en la Fuerza Policial. Desde el área de prensa anoche enfatizaron que la causa no fue caratulada como femicidio y los vecinos que dialogaron con LA GACETA dieron a conocer pocos detalles del hecho; pero sí brindaron información que habla de la pareja. Un joven dijo que el hombre una vez había retado de manera iracunda y violenta, a unos niños, que jugaban con bombuchas en ese pasaje.

Otras mujeres agregaron que habían visto como él la golpeaba en público. Más de un vecino recalcó que fueron dos o tres disparos. Relataron, además, que se sintieron conmovidos, cuando vieron llegar a oficiales en sus patrulleros y bajar llorando. “Compañeras de la chica”, dijeron.

Los familiares de Delia Lama permanecieron alrededor del cordón de contención, hasta el momento en que el CIF retiró el cuerpo, un poco antes de la una de la mañana.

El 2015 cerró con un lamentable suceso para la fuerza de seguridad. Un efectivo mató de un disparo a su pareja y luego se quitó la vida con su arma reglamentaria en la localidad norteña de Salvador Mazza.

Si bien en esta oportunidad no se conoce a ciencia cierta lo que sucedió en el departamento de zona este a donde vivían los uniformados, la problemática de la violencia de género reaparece a través del relato de vecinos y allegados a la pareja.

Luego del crimen perpetrado en diciembre del año pasado el ministro de Seguridad,Alejandro Cornejo D’andrea, aseguró que los miembros de la fuerza se capacitan de manera permanente sobre estos casos, a través de acuerdos con el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, a través de charlas; y además se habla con los jefes para detectar situaciones conflictivas. “La cuestión preventiva, que tiene que ver con la asistencia a los efectivos que estén en problemas, a veces es difícil, hay situaciones que tienden al comportamiento impredecible que es difícil… por eso es necesario fortalecer el sistema de contención”, aseguró el funcionario.

En aquella oportunidad el Jefe de la Policía, Marcelo Lami tuvo la desafortunada idea de decir que el crimen perpetrado en Salvador Mazza respondió a “decisiones del corazón” y además aseguró que pese a la capacitación que reciben los efectivos la Fuerza no pueden prevenir el quebrantamiento psicológico de alguno de sus miembros.

 

Imagen : La Gaceta