Noticias Destacadas

No se descarta el femicidio

Una “escena muy violenta” en el asesinato de una mujer en Vaqueros

El fiscal confirmó que encontraron “una escena muy violenta” en la casa de Vaqueros donde ayer fue hallada asesinada Jimena Beatriz Salas, con heridas de arma blanca en su cuello.

Imagen : Nuevo Diario de Salta

El hecho que conmocionó a los vecinos de Vaqueros se dio a conocer ayer viernes alrededor de las 14, cuando su esposo Nicolás Cajal, regresó luego de su trabajo a almorzar y encontró en su casa una escena de horror. Su mujer en medio de un charco de sangre y a sus hijas mellizas, sanas y salvas, encerradas en el baño, según trascendió anoche luego de sus declaraciones ante la fiscalía.

La víctima fatal, Jimena Salas, estaba casada con Nicolás Cajal, gerente de una conocida casa de electrodomésticos. Según figura en su cuenta de facebook, el matrimonio tenían dos hijas mellizas de tres años, una de ellas con autismo, algo que se desprende de sus campañas de concientización que posteaba en las redes sociales sobre este trastorno.

Escena muy violenta

En la tarde noche de ayer, el fiscal Rodrigo Rodrigo González Miralpeix, a cargo de la investigación del asesinado con arma blanca de la mujer de 44 años, hablo con la prensa que se encontraba en el lugar.

“Les puedo asegurar que es una escena muy violenta”, dijo luego de obtener la información sobre las primera pericias en la casa de familia Cajal en Vaqueros. A las 13.30 se puso en conocimiento de la fiscalía del suceso, desde esa hora estuvo trabajado todo el cuerpo científico para reconstruir los hechos.

El fiscal aclaró que todavía no hay hipótesis ni posibles móviles del asesinato, pero aseguró que en el lugar se encontraban todos los objetos de valor, excepto uno: su telefono celular. “No podemos determinar si tremendo hecho es producto de un celular”, consideró.

González Miralpeix detalló luego que en el momento del hecho, las hijas del matrimonio estaban en la casa, pero no habrían presenciado el asesinato de la mujer porque el atacante los había encerrado en otra habitación, asi que no sufrieron ninguna lesión, concluyó.

Las hipótesis

Este nuevo asesinato de otra mujer en Salta causó conmoción en nuestra ciudad, dado las muertes que vienen ocurriendo. En lo que va de enero son cuatro las muestra de mujeres registradas. Tres de ellas productos en carcater de femicidios; aunque esta última está al principio de su investigación, también es una hipotesis que no se puede descartar.

El cuerpo de la mujer fue encontrado por la pareja de Salas, al llegar de su trabajo. Salas yacía en medio de un charco de sangre. Por fuentes allegadas este medio supo que en la mesa del comedor estaba la computadora y el televisor encendido.

Cuando la pareja de la víctima llegó al hogar de su trabajo, alrededor de las 13.30, dio el alerta al 911 a los pocos minutos una patrulla llegó al lugar y confirmó la horrorosa escena de un cuerpo con las mortales heridas de arma blanca a la vista.

En el lugar trabajó el titular de la Fiscalía de Graves Atentados contra las Personas N° 3, Rodrigo Miralpeix, y el fiscal Pablo Paz, además de la División Homicidios y peritos del  Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), quienes llevan a cabo las investigaciones correspondientes.

Cerca de las 19, el cuerpo de la infortunada mujer fue levantado y llevado al CIF para la realizacion de la autopsia. Pasadas las 20 de anoche, mediante otra fuente se supo que sus restros presentaban cortes y puñaladas en la zona del cuello, por lo cual se encontró gran cantidad de sangre en la mesa y el piso del comedor.

Los alrededores de la casa fueron valladas y los fiscales intervinientes realizaron el procedimiento de rutina, el levantamiento de huellas y de elementos de interés para la causa que se encontaron en el lugar. La sospecha es de alguien conocido porque la cerradura de la puerta no fue forzada.

Testimonios de vecinos

Vecinos contaron a los medios que Jimena Salas no tenía por costumbre abrir la puerta a cualquier persona y que era muy cuidadosa con la seguridad. Nadie alrededor escuchó gritos, alguna discusión ni pedido de auxilio, lo que abona la teoría de que el atacante podría ser una persona conocida.

Según otro trascendió en la mañana del viernes, una empleada doméstica que realiza trabajos en la casa se habría retirado a las 11. Lo que permitió acotar el rango de horas en el que fue asesinada Salas. En ese ámbito no se descarta ninguna posibilidad y será ahora el tiempo de reconstruir las últimas horas de vida de la mujer, y de entrevistar a los más allegados.

La vivienda está ubicada cerca del puente del río Wierna, en la calle La Virgina al 100, del barrio San Nicolás. La pareja no hacía mucho tiempo que había llegado a vivir en el lugar, según contaron vecinos más antiguos.