Noticias Destacadas

Las manifestaciones se replicaron en unas cien ciudades

Un país, un grito

El reclamo contra la violencia hacia las mujeres movilizó a decenas de miles de personas en todas las capitales provinciales. En otras ciudades y otros pueblos, las consignas se repitieron. En muchos lugares, los femicidios locales aglutinaron la convocatoria.todo el pais

En casi un centenar de ciudades de todo el país, ayer por la tarde se volvió a escuchar el grito unánime para exigir Ni una menos. Las concentraciones se replicaron en las capitales provinciales, pero también en localidades más pequeñas como Los Antiguos, en Santa Cruz, donde la Plazoleta Malvinas fue el punto elegido para la convocatoria, o Las Lomitas, en Formosa, Puerto Madryn, en Chubut, Pozo Hondo en Santiago del Estero –con menos de 3000 habitantes–, Capilla del Monte, en Córdoba, Cañuelas, en la provincia de Buenos Aires, entre tantísimos lugares que se sumaron a la campaña federal contra las violencias machistas, los femicidios y la criminalización del aborto. Cada marcha tuvo sus reclamos puntuales, locales. En Tucumán, resonó con más fuerza el pedido de libertad para Belén, la joven encarcelada y condenada por la justicia de esa provincia, por un aborto espontáneo (ver aparte). Aquí un repaso por algunas de las manifestaciones que se sucedieron en distintos rincones de la Argentina.

Salta, record de femicidiosIMG-20160603-WA0035

En Salta, la provincia con la tasa más alta del femicidios de la Argentina –1,56 cada 100 mil habitantes–, la concentración fue frente al Cabildo. “Ni una menos ya no es sólo el grito de algunas organizaciones, es el grito de gran parte de la sociedad unida por un anhelo común: que se terminen los abusos, la discriminación, las violaciones, los golpes, los discursos machistas, la trata, la explotación sexual, los femicidios, los travesticidios, los transgenericidios, los crímenes de odio y sexuales contra las mujeres lesbianas y comencemos a construir un mundo con equidad e igualdad de derechos”, decía la periodista Marta César, presidenta de la Multisectorial de Mujeres de Salta e integrante de la Red PAR. Entre la marcha del año pasado y el 31 de mayo hubo 21 femicidios, según el registro que lleva adelante La Casa del Encuentro. En lo que va del año, fueron seis. “También es la provincia que lidera el ranking nacional de víctimas de trata de personas, con 64 casos en 2015, según el informe del Ministerio de Seguridad de la Nación”, apuntó a este diario César y señaló que a pesar de la sanción en 2015, de la ley de protección contra la violencia de género”, vigente en la provincia, “las políticas públicas para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres son prácticamente inexistentes”. La marcha en la provincia gobernada por Juan Manuel Urtubey –a quien se lo vio actuando en la apertura del programa de Marcelo Tinelli– también reclamó la aplicación de la guía sobre abortos no punibles del Ministerio de Salud nacional, dado que el protocolo salteño es restrictivo y no se adecua al fallo de la Corte Suprema. Otro reclamo clave en Salta fue la puesta en marcha del Programa de Educación sexual Integral, que todavía no se inició en la provincias.

El arte en Corrientes

La jornada de protesta comenzó antes del mediodía en la ciudad de Corrientes, con la inauguración de un mural, en la escuela Donato Alvarez, contra la violencia de género y el femicidio, en homenaje a Eli Verón y Librada Haedo, víctimas de dos femicidios emblemáticos allí, ocurridos en 2013. La iniciativa partió de organizaciones de género y contó con el apoyo de la comunidad educativa, el Ministerio de Educación y la municipalidad local. “El arte público es una manera pacífica de intervenir en la comunidad, para promover mensajes que apunten a tomar conciencia de la problemática y a la vez sean positivos. Hay que romper con la desigualdad, que es la generadora de violencia, el amor no es maltrato, los colores simbolizan la vida libre de violencias”, destacó Daniela Almeida, artista a cargo de la obra.

Por la tarde, a partir de las 17, la muchedumbre se congregó en la Plaza Cabral. Resonó la consigna “Vivas y libres nos queremos” y se sumó el pedido de libertad para la dirigente Milagro Sala, junto a los demás reclamos contra las violencias machistas, que se replicaron en todo el país. “El femicidio es la forma más extrema en que el machismo demuestra su poder, un poder que a diario es sostenido y revitalizado de distintas maneras a las que no se le dan importancia como los mensajes sexistas en las publicidades en los que solo las mujeres podemos lustrar el inodoro y esperar al príncipe, como las elecciones de reinas en fiestas populares, o como el acoso diario disfrazado de piropo que atenta contra nuestro libre circular por la vía pública, el machismo está en nuestra cultura y es un enemigo interno que debemos desterrar”, señaló a Página/12 Caro González, de ConGénero, una de las organizaciones convocantes, junto a La Colectiva, Evita y Cristina, Barrios Unidos, Nuevo Encuentro, la Secretaría de Derechos Humanos, el Partido Comunista, entre otras. “En Corrientes muchísimas son las mujeres que sufrimos de precarización laboral o accedemos a empleos informales con una paga mucho menor a los empleos que puede acceder un varón –destacó González– y contó que “en una provincia declarada ‘provida’ por decreto siguen muriendo bebés al no contar los hospitales del interior con la infraestructura imprescindible para atender partos”.

Reclamos en Córdobatodo el pais cordoba 1

También se marchó en la ciudad de Córdoba. En la capital provincial la cita fue en Colón y Cañada, pero hubo concentraciones repitiendo Ni una menos, en ciudades del interior. “Particularmente en Córdoba venimos contando nueve femicidios en lo que va del año, los últimos cuatro ocurridos en nueve días. Estos femicidios nos movilizan, nos desgarran, nos entristecen”, contó a este diario la comunicadora social Soledad Ceballos, también integrante del colectivo de Periodistas de Argentina en Red por una Comunicación No Sexista, PAR. Recién hace pocos días el gobernador Juan Schiaretti anunció la adhesión a la Ley 26485, de protección integral contra la violencia hacia las mujeres, sancionada en 2009 por el Congreso, un reclamo que venían sosteniendo las organizaciones de mujeres de la provincia. Como preámbulo de la concentración, en las calles de su barrio Ceballos pintó “Basta de matarnos. Patriarcado de mierda”. Con esa consigna se sumó a la marcha.

Al surtodo el pais 2

Las manifestaciones en Tierra del Fuego se hicieron en Ushuaia y en Río Grande. En la capital se escucharon los ecos de la represión y el violento desalojo de los docentes y empleados estatales en un acampe frente a la Casa de Gobierno provincial. Y se habló sobre algunos femicidios que quedaron impunes, además de levantar las consignas nacionales del NiUnaMenos.

En Chubut, las convocatorias más concurridas estuvieron en Comodoro Rivadavia y en Puerto Madryn. En esta última ciudad, marcharon todavía conmocionados por el femicidio de Diana Rojas, la joven de 25 años, estudiante de Derecho, encontrada asesinada hace menos de un mes. Cursaba el segundo año de abogacía y la última vez que había sido vista con vida salía de rendir un parcial en la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Nacional de la Patagonia. Era oriunda de Nogoyá, Entre Ríos: fue la sexta mujer entrerriana asesinada en lo que va del año.

“Nuestro desafío mayor se da en el plano sociocultural. No son suficientes los marcos legales conseguidos en los últimos años, tenemos que discutir el patriarcado. El nuevo gobierno pretende instalar no solo una hegemonía político-económica sino también cultural. Con la visión conservadora del nuevo gobierno neoliberal, se verán reforzados algunos aspectos del patriarcado como el que ubica a las mujeres principalmente como madres y cuidadoras y probablemente también aumente la violencia física como forma de disciplinamiento”, opinó a este diario Alejandra Tolosa, ex titular de la oficina local del Inadi y parte del Frente de Mujeres Unidas y Organizadas de Puerto Madryn, una de las organizaciones que convocaron a la marcha.

Otras provincias

En la ciudad santafesina de Rafaela, la concentración se hizo en la Plaza 25 de Mayo. Uno de los reclamos puntuales fue por el esclarecimiento del femicidio de Nelly Zárate, ocurrido el 9 de abril, y que conmocionó a la comunidad local. “Queremos denunciar que a casi dos meses no hay ningún detenido”, dijo a Página/12 Dahiana Belfiori, integrante de la Enredadera colectiva feminista. Familiares, amigos y docentes se encolumnaron con la misma demanda. Zárate era directora de la Escuela Primaria Nº475 Bernardino Rivadavia, referente social, viuda desde hace 17 años y fue encontrada en su domicilio, asesinada a golpes de puños y patadas. La encontraron con el rostro desfigurado. Tenía 52 años. “No sólo nos queremos vivas, queremos que nuestras vidas, que nuestras existencias, sean las que elegimos vivir”, destacó Belfiori, activista feminista y autora del libro Código Rosa. Relatos sobre abortos. En Santa Fe, se marchó también en Rosario, Casilda, Villa Ocampo y San Genaro.

En Entre Ríos, el NiUnaMenos se replicó en Paraná, Concordia, Concepción del Uruguay, Colón, Diamante, Gualeguaychú y La Paz. En La Pampa, en Santa Rosa. En Santiago del Estero, en la capital y en Pozo Hondo. En Mendoza, también en General Alvear. Hubo además, manifestaciones en Chaco, Misiones, Catamarca, La Rioja, Jujuy, San Juan, Santa Cruz, en cada una de las capitales y en casi un centenar de ciudades de todo el país.

 

Imagen : diario Panorama/ La Otra Voz Digital/cba24n/Francisco Paranza twitter