También deberá difundir spots para difundir los derechos de los niños

Un conductor radial deberá capacitarse en género por burlarse de chicos gay

Un conductor de radio sanjuanino se capacitará en género y difundirá spots sobre los derechos de niños y adolescentes después de ser denunciado ante la Defensoría del Público por ventilar al aire sus opiniones sobre la homosexualidad, sin tener en cuenta que podría vulnerar los derechos de la audiencia. “En el futuro vamos a tener que crear escuelas para los mariquitas, ya son pichoncitos de homosexuales, ya están aprendiendo cómo es esto de practicar la homosexualidad argentina. Las escuelas van a crear un nuevo espacio para no hacerlos jugar a la pelota, para no hacerlos correr”, dijo Antonio Canales en su programa “Las 40”. Entre otras adjetivaciones, les dijo “delicaditos” y “putines”.antonio canales

La Defensoría del Público analizó los planteos de la audiencia y los dichos objetados y comprobaron elementos contrarios de las obligaciones que la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual establece en materia de trato igualitario y no discriminatorio por motivos de orientación sexual. Se consideró que los dichos, además, vulneraron derechos de los niños/as y adolescentes, ya que las expresiones discriminatorias hacían hincapié en la elección sexual de menores que asisten a la escuela secundaria.

El director de la emisora “se comprometió a realizar una actividad de capacitación para profundizar en las obligaciones que la normativa vigente establece para quienes hacen radio o televisión: sobre trato plural, igualitario y no discriminatorio y sobre los derechos de los niños/as y adolescentes”, comunicaron en la página de la Defensoría. También se obtuvo su compromiso de incluir spots para difundir los derechos de niños, niñas y adolescentes y promover la no discriminación en los servicios de comunicación audiovisual en las emisiones de la radio.

¿Libertad de expresión u ofensa?

Después de enterarse que lo habían denunciado, Canales escribió una columna en diario Tiempo de San Juan titulada “La libertad de expresión primero”. “Me molesta que me traten de homofóbico. Si no tolerás a las arañas, te llaman aracnofóbico, si no tolerás los espacios abiertos, tenés agarofobia. La fobia es un miedo irreprimible, es una enfermedad mental. Ahora si yo disiento con la homosexualidad, los medios y las agrupaciones me tratan de enfermo mental, esto no es así. ¿Si la homosexualidad no es una enfermedad, por qué va a ser una enfermedad disentir con la homosexualidad? Me he sentido discriminado por los medios de comunicación y por parte de la sociedad por verter mi opinión sobre la homosexualidad”, escribió Canales.

A partir de la ley 26522 se creó la Defensoría del Público como un espacio abierto a que los oyentes y televidentes puedan presentar sus consultas, reclamos y denuncias con la facilidad de un clic. La ley considera que los medios de comunicación son de interés público, que la información es un derecho, no un negocio, y que las trabajadoras y trabajadores de la radio y la televisión tienen responsabilidad social. Es por eso que actúan cuando alguien sale a opinar livianamente sobre cuestiones que pueden ofender los derechos de la ciudadanía.

La capacitación para Canales probablemente le explique que las opiniones personales no están prohibidas porque la ley no está en contra de la libertad de expresión, pero referirse a un sector de la población de forma despectiva es otra cuestión.

“Sé que los términos que utilicé en el editorial no fueron los adecuados, razón por la que como ya he expresado anteriormente, pedí las disculpas pertinentes en la radio. Pero esto no significa que haya cambiado de opinión. Así como los homosexuales tienen derecho de sentirse atraídos por su propio género, yo como periodista también tengo derecho a no estar de acuerdo y a dar mi opinión en mi medio de comunicación porque el derecho esencial de todos los seres humanos desde que nacemos es tener acceso a la libertad”, dice Canales en su texto e insiste en que puede decir lo que tenga ganas sin importar la audiencia y que eso se llama libertad de expresión, desconociendo que un medio de prensa obtiene su licencia como “servicio de comunicación audiovisual”.

Prejuicios y descalificaciones

Cuando en 2012 el Encuentro Nacional de las Mujeres se hizo en Misiones, el conductor Alfredo Abrazián fue denunciado por los dichos en su programa “El show de los impactos”, que se emitía en una radio misionera. “La organizadora de todo esto, la diputada nacional Julia Perié, guacha hija de mil putas, es candidata a gobernadora. ¿Vos te podes creer que en esta provincia podemos tener cualquier puta metida en el medio?”.

Después de estudiar las denuncias, la Defensoría  recordó que “los servicios de comunicación audiovisual son una actividad social de interés público de carácter fundamental para el desarrollo sociocultural”. También señaló que en el programa de radio no se buscó informar sobre el Encuentro Nacional de Mujeres, sino agredirlo: “Es necesario reflexionar, entonces, sobre cómo al insultar y descalificar se insertan imágenes sobre un fondo ya naturalizado, que termina por ser legitimado y reforzado, donde se ratifican prejuicios existentes, dificultando la configuración de espacios sociales más democráticos e inclusivos en los medios de comunicación”.

La titular de la Defensoría, Cynthia Ottaviano, ofreció cooperar con la radio de Misiones en “la capacitación de las trabajadoras y trabajadores de los servicios de comunicación audiovisual, en la perspectiva de los derechos humanos”.

La agresión de Lanata a Flor de la V

Desde 2014 la nueva plataforma de Facebook en Argentina permite el género personalizad. Las opciones ya no son solo hombre y mujer sino que ahora existen 54 nominaciones para poner en el casillero de sexo, en sintonía con la ley Identidad de Género aprobada en 2012.

En agosto de ese año el periodista Jorge Lanata opinó en su programa radial sobre las múltiples identidades de la red social. “Vos sos un trava, te dan documento de mina, pero no sos una mina”, dijo y ejemplificó: “Flor de la V dice soy mujer, soy madre, en todo caso ‘sos padre’”. Esto ofendió a muchas personas que lo denunciaron ante la Defensoría y a partir de las denuncias y después de las reuniones con el organismo, Radio Mitre resolvió asignar espacios para la difusión de la ley de Identidad de Género e invitar al equipo de la emisora a hacer capacitaciones sobre géneros.

Los representantes de la radio informaron que “transmitirán a todos los integrantes de los equipos de producción y realización que integra la radio, la invitación a los cursos de capacitación que la Defensoría haga llegar y que refieran no solo a la problemática tratada en las presentes actuaciones (Identidad de Género y discriminación), sino en general cualquier otra temática que pretenda ser abordada por la Defensoría en consideración a su objeto, que tiene que ver con el debate permanente sobre el desarrollo y funcionamiento de los medios de comunicación”. Después de una convocatoria abierta para que participe la ciudadanía en la elaboración de spots, la radio los emitió.

 

Imagen : www.tiemposdesanjuan.com