Noticias Destacadas

Consejo Nacional de la Mujer

Tuñez también tiene sus despedidas

La presidenta del Consejo Nacional de la Mujer y ex titular de la ONG “La Casa del Encuentro” echó a dos trabajadoras del organismo. También usó el eufemismo de la no renovación del contrato.fabiana tuñez

La Asociación de Trabajadores del Estado denunció que  hubo dos despidos en el Consejo Nacional de la Mujer, conducido por la militante social Fabiana Tuñez. “Hacemos pública la existencia de despidos a mujeres en el organismo en el que trabajamos. Un organismo que se autodenomina de ‘puertas abiertas’, hoy cierra sus puertas a dos trabajadoras”, indicó el gremio.

Fabiana Tuñez llegó al cargo durante el gobierno de Macri como la presidenta de La Casa del Encuentro, la ONG que hace el relevamiento de la cantidad de femicidios en el país y estableció que una mujer muere cada 30 horas en Argentina.

En su rol de funcionaria tomó la determinación de dejar a dos mujeres sin empleo. “Las compañeras que a partir del 1 de julio están despedidas son sostén de hogar y se encuentran realizando tratamientos médicos. Las autoridades del organismo han tomado pleno conocimiento en tiempo y forma de esa situación, lo cual se ha respaldado con la documentación pertinente”, señaló ATE.

“Expresamos que estos despidos injustificados están violando sus derechos y garantías como trabajadoras y a poder acceder al tratamiento de salud correspondiente. A la vez que constituyen un acto de desconocimiento absoluto de los derechos básicos como ciudadanas y demuestran el desinterés por la persona humana”, indicaron.

“La labor que en materia de defensa de los derechos de las mujeres sostenemos cada día desde nuestros puestos de trabajo y desde la férrea convicción de prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres, no puede encontrarnos en otro lado. Por eso, planteamos que con los despidos a nuestras compañeras, la lucha por los derechos y contra la violencia hacia las mujeres por parte de quienes toman estas decisiones es una ficción”, denunciaron.

“Nuestra condición de precariedad laboral facilita y agrava la situación dado que desde el 1 de diciembre nuestros contratos -que eran precarios y anuales- fueron reducidos a contrataciones por sólo seis meses. Los despidos amparados bajo la argumentación de “no renovación de contrato” sólo demuestran una vez más la situación de enorme vulneración de derechos de la que somos objeto los y las trabajadoras del Estado”, agregan.

“Necesitamos desempeñarnos en un organismo inclusivo que contemple los derechos de todas las mujeres trabajadoras, por eso llamamos a las autoridades del CNM a la reflexión y a rever sus posturas”, pidió ATE.

La respuesta de Tuñez: La militante social con traje de funcionaria firmó un comunicado que acusó a una de maltratadora y a otra de haber renunciado por voluntad propia. “En ambos casos se trata de trabajadoras que cometieron severas infracciones a los términos de su contratación y por tal motivo se decidió no renovar sus contratos, notificando debidamente en tiempo y forma de la situación tanto a las trabajadoras como a los/las delegados/as gremiales”, señaló.

“Una de las trabajadoras en cuestión, luego de manifestar por escrito en reiteradas oportunidades su disposición a  desvincularse  del organismo, renunció públicamente el día 9 de mayo de 2016. Una vez notificada de la decisión de no renovación de su contrato, envió reiterados mensajes intimidantes a las autoridades que configuran lo que nuestro Código Penal tipifica en su arts.169, 170 y 171 como amenazas y hostigamiento. Atendiendo a un pedido de la familia de la trabajadora, y considerando especialmente la situación, esta gestión decidió en ese momento no accionar legalmente al respecto”, dijo Tuñez.

“La otra trabajadora maltrataba a sus propios compañeros/as – quienes le manifestaron esta situación a las autoridades  a través de sus delegados/as gremiales- a la vez que también lo hacía con las mujeres que llaman a la línea 144, generando situaciones de revictimización inaceptables para cualquier dependencia del Estado y más aún para el organismo rector en materia de prevención y erradicación de la violencia hacia las mujeres, se le dio traslado a otras tareas para ver si de esta forma podría solucionarse el problema . En adición, se pudo constatar que la trabajadora sustrajo ilegítimamente documentación del Consejo Nacional de las Mujeres, poniendo en severo riesgo la confidencialidad de los datos que se manejan en esta dependencia.La actual gestión del Consejo Nacional de las Mujeres ha demostrado, desde el 10 de diciembre de 2016, un total respeto por los y las trabajadoras del Organismo y una permanente preocupación por mejorar sus condiciones laborales”, finalizó.

Imagen : lanacion.com.ar