Noticias Destacadas

¿Travesura o nuevo caso de trata para prostitución?

Federica Anconetani tiene 12 años y el sábado 28 de noviembre desapareció de su casa, en la ciudad de Buenos Aires. Inmediatamente su madre, docente, comenzó la búsqueda y recurrió a sus compañeros y compañeras de trabajo, quienes por todos los medios y un corte y marcha en Avenida La Plata e Inclán hicieron pública la desaparición de Federica. El lunes 30 de noviembre la niña apareció, con lo que los medios masivos dieron por terminada la mención del caso, pero quedó como una travesura adolescente.

Aquí una opinión del Colectivo de Documentales EqEE con respecto al tema.

El sábado 28 de noviembre Federica Anconetani de 12 años, se encontraba en su casa del Barrio de Boedo, chateando por Facebook. A las 16 de la tarde, tocan el timbre de la casa y ella le dice a su madre que es un amigo del colegio, baja a verlo, desde ese momento y hasta el lunes 30 a la tarde estuvo desaparecida.

Desde un primer momento Claudia, la madre, denuncia la desaparición en la comisaría 34 y en missing children. La respuesta que recibió de parte de la comisaría es que tenía que esperar 48hs, ya que ese es el tiempo legal para la averiguación de paradero, y 5 días para que la Fiscalía empiece a investigar.

Claudia, no se queda conforme con esa respuesta, es por eso que empieza a contactarse con todos sus conocidos y con sus compañeros de trabajo, de UTE y Ademys, ya que ella es maestra de una escuela de caballito y convocan a dos marchas para el lunes 30, la primera, durante la mañana, en la escuela donde ella trabaja, haciéndose publica la noticia de la desaparición y la segunda, al mediodía, en la escuela donde va Federica en Parque Chacabuco.

Durante la segunda marcha, Claudia recibe un mensaje de texto de su hermano, dándole la noticia de que había aparecido. Dos señoras, vecinas del Barrio, la encontraron a unas cuadras de su casa, donde en ese mismo momento se encontraba la policía haciendo un operativo, la encontraron totalmente desorientada y sin acordarse de nada de lo que le había pasado.

Luego de esto, la revisa el medico legista, quien hace un relevamiento superficial de los golpes que tiene en la cara y en varias partes del cuerpo, pero sin proceder a los chequeos correspondientes, como ser análisis de sangre para constatar si fue drogada, y ginecológicos para descartar un abuso sexual. Es por esto que Claudia acude a su pediatra particular, quien si le manda a hacer esta serie de estudios. Todavía se están esperando los resultados para saber si la drogaron y si hubo abuso sexual.

De a poco Federica va recordando lo que le paso, y comienzan a hilarse los hechos, indicando cada vez con más fuerza, que fue victima de la mafia de las redes de trata que secuestran niñas y mujeres para la prostitucion.

Lo que ahora se sabe del testimonio de la niña, es que en realidad fue a encontrarse con un chico que no conocía personalmente y que la había convencido a través del Facebook para verse con ella. Cuando acude a su encuentro, el chico estaba junto a una señora, (quien dice ser su madre) y la invitan a ir a su casa a tomar algo. Al llegar comienzan a tratarla mal, a amenazarla y a golpearla. Por el momento esto es lo que recuerda Federica quien se encuentra en estado de shock y muy asustada de seguir hablando.

¿Cuál seria el final de esta historia, si Claudia hubiese esperado las 48hs que la justicia le pedía para empezar a buscarla? Si se hubiera quedado esperando sentada en su casa a que Federica regrese de su “travesura” como catalogaron todos los medios de comunicación. ¿Cuanto tarda una red que secuestra niñas para llevarlas a otra provincia y cuanto más tarde en sacarlas del país?

Claudia tuvo la lucidez de entender que las primeras 48hs son los momentos cruciales para lograr salvar a una niña secuestrada, por eso grito y busco desesperadamente a su hija, por eso se movilizo en su barrio, hablo en los medios y por eso no hubiese dudado un segundo en salir a quemar los cientos de prostíbulos clandestinos, si su hija no aparecía.

Colectivo EQEE

eqeedoc@gmail.com

http://eqeedoc.webs.com/

Que no se abolle la olla

Que no se calle la calle