Día Internacional de lucha Contra la Trata de Personas

Trata de personas: rescatan menos víctimas por falta de controles nacionales

Denuncian que disminuyeron las inspecciones de explotación laboral en el ámbito rural. Hoy es el Día Internacional de Lucha contra la Trata de Personas.

Imagen : Jujuy al día

En el marco del Día Mundial contra la Trata de Personas, aseguran que en Argentina bajó el número de víctimas rescatadas debido a que disminuyeron los controles nacionales de la problemática.

Desde la sanción de la ley 26.364 de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas en 2008, el Programa de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata del Ministerio de Justicia de la Nación ha rescatado y asistido a 11.169 víctimas, el 54% de explotación laboral y el 46% de explotación sexual. Una de cada diez víctimas son niños, niñas y adolescentes.

El gráfico estadístico tiene un dato insoslayable: desde el 2008 al 2015 la asistencia se fue incrementando anualmente (pasó de 169 víctimas a 2110), pero en 2016 el número cayó abruptamente a 666, asegura un informe de Clarín. Para los titulares de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX) lo que ocurrió es que bajaron las inspecciones en el área laboral, puntualmente en las zonas rurales. De todas maneras, la cantidad de denuncias recibidas en la línea de ayuda 145 no para de crecer: 600 llamadas en 2012 y 3.256 en 2016.

Los rescates cayeron básicamente por la desaparición y la disolución del Renatea y la falta de fiscalizaciones constantes y programadas en trata laboral en campos”, dice a Clarín el fiscal federal Marcelo Colombo, al frente de la PROTEX. Su par, Alejandra Mángano, opina igual: “Hay menos inspecciones en campos porque no está más el Renatea, y esos eran rescates muy numerosos. A nosotros nos entraban un montón de denuncias y ya no”.

El Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios (Renatea) había sido creado en el 2012, y una de sus tareas era fiscalizar el empleo en el sector rural. A fines de 2015, la Corte Suprema confirmó un fallo que declaraba inconstitucional la creación del Renatea. Y el gobierno actual restableció el viejo Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre), cuya dirección y administración está a cargo de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores y varias entidades empresarias de la actividad, como Confederación Intercooperativa Agropecuaria (CONINAGRO), Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Federación Agraria Argentina (FAA) y la Sociedad Rural Argentina (SRA).

Agustín Gómez Di Nardo, a cargo de Fiscalizaciones del Renatre, asegura que controlan que los trabajadores tengan sus libretas y que si no, se multa al empleador. Y que en estos casi dos años han hecho 16 denuncias por trata o trabajo forzoso ante la justicia federal, aunque desconoce la cantidad de víctimas involucradas.

Laura Ferrante, del área de Inspecciones del Ministerio de Trabajo, da sus estadísticas: en 2014 se controlaron 175.696 establecimientos, en 2015 133.643, en 2016 156.960 y este año 110.062. Dice que relevan talleres, fincas, comercios, ladrilleras, y que hay situaciones de explotación en el agro, en la industria, el comercio y la construcción. Habla de trabajadores en condiciones de esclavitud, que viven hacinados, sin descanso y mal pagos: “La gran deuda es tener una base de datos a nivel nacional que englobe a todas las víctimas que encontraron todos los organismos”.

Rosario Sánchez, subsecretaria de Acceso a la Justicia de la provincia de Buenos Aires, cuenta que en el último año se rescataron 631 personas (465 víctimas de explotación laboral, y 118 de explotacián sexual, entre otras), en 54 allanamientos. Y Patricio De Laetda los datos de ciudad: en 2016 participaron en 10 allanamientos a locales nocturnos y 28 a talleres textiles en los que asistieron a 215 personas (121 mujeres, 99 varones y 5 del colectivo LGBT). En lo que va del 2017 hubo 5 allanamientos a locales nocturnos y 14 a talleres textiles en los que se asistió a 133 personas, 61 mujeres, 72 varones.

Este año entró en vigencia el Consejo Federal para la Lucha Contra la Trata, en el que participan representantes de todas las provincias, los ministerios, las cámaras de diputados y senadores y algunas organizaciones no gubernamentales. Se busca que los bienes decomisados en los allanamientos pasen directamente a las víctimas, algo que aún no ocurre.

“Las víctimas deben tener una oportunidad de rehacer sus vidas, poder construir un futuro y eso sólo se va a lograr con una transferencia directa a las víctimas. La explotación no se puede olvidar ni se pueden quitar sus huellas, pero sí se puede ayudar a las víctimas a construir un futuro digno”, dice Alika Kinan, rescatada en 2012 de un cabaret de Ushuaia en el que era explotada sexualmente. Un mes atrás el Departamento de Estado de los Estados Unidos le dio el Premio a los Héroes Contra la Esclavitud Moderna.

EXPLOTACIÓN SEXUAL: UN DELITO QUE SIGUE BAJO OTRAS FORMAS

Si bien todavía hay prostíbulos por todo el país -aunque están prohibidos-, el delito de explotación sexual sigue firme bajo otras formas mucho más difíciles de detectar y de llevar a la Justicia: “El delito está mutando. Se da en departamentos privados y en la calle, enmascarado bajo una supuesta autonomía de trabajo sexual de las mujeres que no es más que un discurso aleccionado -dice Zaida Gatti, al frente del Programa Nacional de Rescate-.

“En los privados hay redes en las que se repiten los propietarios de los departamentos, con contratos de alquileres mentirosos. Y en la supuesta prostitución callejera lo que se ve son autos vigilando a las mujeres y motos que cada tanto pasan a levantar la recaudación. También está empezando a haber una relación entre narcotráfico y trata, con las mulas”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *