Noticias Destacadas

La investigación empezó en 2011

Trata: cuatro procesados por usar a chicos para vender droga

Encerrados entre las cuatro paredes reforzadas del búnker de la zona oeste de Rosario, en un espacio de dos por dos, los dos hermanos entregaban las bolsitas de cocaína y marihuana a través de un pequeño agujero.trata narcotráfico

Cumplían turnos de 12, 24 y hasta 48 horas. Los jóvenes lograron escapar y cuatro personas fueron detenidas en un megaoperativo en el que intervinieron más de mil gendarmes. En una resolución inédita, el juez federal N° 3 de Rosario los procesó por narcotráfico y trata de personas con fines de reducción a la servidumbre. “Es una decisión muy positiva, porque nos permite llegar más arriba en la investigación”, explicó a Infojus Noticias el fiscal federal Marcelo Degiovanni.

El pedido había sido realizado por Mario Gambacorta, interinamente a cargo de la Fiscalía Federal N°3 de Rosario. El fiscal los acusó de haber captado a los chicos con fines de “una explotación equiparable a una reducción a la servidumbre mediante la utilización de violencia física y amenazas”, según publicó el sitio Fiscales.gob.ar.

La causa empezó en 2011, cuando una amiga de los chicos recibió un llamado en el que le pedían dinero a cambio de liberar a los jóvenes. Unos días después los hermanos lograron escapar. Contaron que los habían encerrado en un búnker y los obligaban a vender drogas en turnos de 12, 24 y 48 horas. El lugar era una casilla de paredes reforzadas sin espacio para acostarse. No podían ir al baño ni comer.

“Es una situación típica”, explicó Degiovanni, quien reemplazó a Gambacorta al frente de la fiscalía. “Estas organizaciones buscan jóvenes y los encierran. Los tienen las 24 horas. Cuando la policía allana, atrapa a los chicos, y nunca se llegaba más arriba”, detalló.

“Uno de los chicos había sido detenido anteriormente, vendiendo en un búnker. En esa oportunidad declaró que había sido amenazado y estaba privado de su libertad”, explicó una fuente judicial que participó de la investigación. “Ese antecedente fue un elemento importante para que el hecho sea compatible con un caso de trata”, agregó. Los jóvenes y parte de su familia pasaron a formar parte del sistema de protección de testigos y fueron trasladados fuera de la ciudad.

Dos después de la denuncia, la policía allanó una serie de búnkers. El resultado fue negativo. Los cuatro hombres cayeron en abril del año pasado, cuando tres mil efectivos de las fuerzas federales allanaron 89 kioscos de drogas en diferentes barrios de Rosario. El operativo “más grande de la historia”, según lo definió el secretario de Seguridad, Sergio Berni.

A cuatro años de la primera denuncia, el juez Vera Barros procesó a los cuatro sospechosos por el delito de trata. A tres de ellos, además, los imputó por tráfico de drogas agravado por la intervención de tres o más personas y le dictó la prisión preventiva. “Manejaban dos o tres búnkers en varios barrios”, contó Degiovanni.

Es la primera vez que la Justicia rosarina considera a los soldaditos víctimas de trata y apunta directamente a sus captores. “Es un planteo novedoso. Es importante acotar la persecución penal a las víctimas”, explicó la fuente judicial. “Pero tampoco hay que dejar la puerta abierta a que todos los acusados quieran exculparse diciendo que son víctimas”, aclaró.

 

Imagen : La Capital.com.ar