Brasil

Tras la polémica por el matrimonio gay, aseguran que Silva toma las decisiones consultando la Biblia

Lo aseguró una biógrafa de la ex senadora y candidata presidencial por el Partido Socialista Brasileño (PSB), luego de que la postulante defendiera el pasado fin de semana la inclusión del matrimonio gay en su programa de gobierno y luego se retractara.marina-silva-agbr2

Según su biografía autorizada, escrita por Marilia de Camargo César, la candidata evangélica acostumbra a realizar una lectura aleatoria de los versículos de la Biblia para obtener orientación espiritual en los momentos que considera difíciles.

La última consulta a la Biblia fue para decidir si adhería a la fórmula encabezada por Campos, quien murió el último 13 de agosto: “El aval para el proyecto vino después de un recado personal de Dios”, dijo la ambientalista.

Tras la caída del avión que trasladaba a Campos, ella también atribuyó a la “providencia divina” el hecho de no haber embarcado el vuelo con los otros integrantes de su comité que murieron en la tragedia.

Las declaraciones se dan luego de que este fin de semana, la candidata quedó envuelta en una polémica por su postura frente al matrimonio gay.

“Asumir compromisos que obligaban a aprobar proyectos de ley en el Congreso fue un error de la campaña”, dijo ayer el diputado Beto Albuqueque, candidato a vicepresidente en la fórmula que encabeza Silva, al referirse al cambio de postura frente a la propuesta que propiciaba derechos civiles para parejas homosexuales en el caso de obtener un triunfo en las elecciones del 5 de octubre.

Asumir compromisos que obligaban a aprobar proyectos de ley en el Congreso fue un error de la campaña (A)Beto Albuqueque, diputado

Albuquerque aludió al arrepentimiento de la candidata en relación a esa propuesta incluida en el programa de gobierno del PSB y de la que Silva se desdijo tras fuertes críticas de un influyente pastor evangélico.

Según la postura de Albuquerque, una campaña presidencial no puede asumir banderas que dependen del Congreso para su aprobación.

“El equívoco fue que una campaña presidencial asumiera compromisos con proyectos de ley en el Congreso, lo que es una invasión de competencia. No hay un retroceso con nuestros compromisos con el movimiento LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales), con la defensa de los derechos de esos compañeros que, como todos los brasileños, tienen derechos asegurados. La exageración de nuestra coordinación (de campaña) fue establecer un compromiso con aquello que sólo el parlamento puede hacer”, dijo Albuquerque.

Silva dijo el sábado pasado que las propuestas sobre derechos de homosexuales que presentó recientemente no representan completamente el consenso de su coalición, en respuesta a las críticas de un influyente evangélico, el pastor Silas Malafaia.

Vinculado como Silva al grupo evangélico Asamblea de Dios, Malafaia es crítico de los derechos de homosexuales y al aborto.

El pastor consideró a la propuesta de Marina sobre los derechos de los gays “peor que la del PT (Partido de los Trabajadores) y el PSDB (Partido de la Social Democracia Brasileña)” y “vergonzosa” debido a su apoyo al casamiento gay y a la adopción por parte de matrimonios gay. La reacción provocó la marcha atrás de Silva, informó la agencia Brasil247.

Por otro lado, la explicación posterior de Albuquerque es ambigua ya que siempre el cumplimiento de las promesas de los candidatos suele depender de una articulación con el Congreso.

En esa línea, dijo que Silva gobernará con “la fuerza de las calles”, para exigir al Congreso los cambios necesarios en el país, minimizando el hecho que la candidata no posee a la fecha, ninguna articulación política consistente en el Legislativo.

 

Imagen : www.luizberto.com