Noticias Destacadas

¡¡Todas somos uruguayas!!

El martes 11 de noviembre de 2008, el Senado uruguayo finalmente aprobó el Proyecto de Ley de Defensa de la Salud Sexual y Reproductiva, por 17 votos de un total de 30. El Poder Ejecutivo, a partir de esta aprobación, tiene 10 días para firmar la promulgación de la ley, o para vetarla.

Aunque el Presidente Tabaré Vázquez porfiadamente ha anunciado, incluso desde que asumiera el poder, su intención de vetar cualquier ley que intente despenalizar el aborto, el peso simbólico y real que implica su aprobación tanto en Diputados como en el Senado, más el abrumador apoyo ciudadano de más de un 60% a favor del proyecto, sin duda son elementos que debieran influir en un país que se reconoce respetuoso de la voluntad popular.

Y así debe entenderlo Tabaré Vázquez, ya que gobierna para todas las uruguayas y uruguayos, no para estar en paz con sus convicciones personales. Ni tampoco para escuchar las amenazas ni diatribas de las jerarquías eclesiásticas que atentan contra la plena vigencia del Estado laico.

Esta emblemática ley, cuya tramitación lleva ya largo tiempo, ofrece respuestas concretas y coherentes respecto de las demandas en salud sexual y reproductiva de mujeres y hombres, y hace visible la existencia de un territorio de derechos, de autonomías y de libertad, cual es el ámbito de la sexualidad y la reproducción. Y es así como aprueba la despenalizació n del aborto a demanda de la mujer, hasta las 12 semanas de gestación, reconociendo a las mujeres, sin distinción de clase social, como sujetas de derecho y como entes morales responsables de las decisiones que adoptan sobre su maternidad. Pero no solo habla sobre la interrupción voluntaria del embarazo, sino que establece una serie de medidas para garantizar la promoción y protección de la salud sexual y reproductiva de todas y todos.

Uruguay se constituye, así, en un ejemplo de democracia, en un ejemplo de acción política impulsada por distintos sectores de la sociedad civil ?mujeres, proveedores y profesionales de la salud, representantes de la academia, estudiantes, trabajadoras y trabajadores, sectores de iglesia de base, parlamentarias y parlamentarios, medios de comunicación? para la defensa y promoción de derechos que hasta ahora son muy difíciles de concretar en la vida cotidiana: los derechos humanos sexuales y reproductivos.

La Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe, RSMLAC, por lo tanto, se une al regocijo que recorre a esta región, a las mujeres y hombres que hoy celebran en las calles del Uruguay, y se une también a la decisión cada vez más fortalecida de las organizaciones de mujeres y personas que en otros países continúan luchando decididamente, incluso con riesgo de su integridad personal, por urgentes cambios legislativos y por políticas públicas que hagan posible una verdadera justicia social y de género.