En Bahía Blanca

“Todas las formas de familia están incluidas en el nuevo Código Civil”

Lo dijo la ministra de la Corte Suprema Elena Highton de Nolasco, en la apertura de las XXV Jornadas Nacionales de Derecho Civil, en las que docentes, magistrados, académicos y profesionales debatirán hasta el sábado haciendo foco en el nuevo y unificado Código Civil y Comercial que el Congreso aprobó hace un año.JornadasNacionalesDeDerechoCivil___4___1_

Con presencia de académicos, profesionales y funcionarios, quedaron inauguradas las vigésimo quintas Jornadas Nacionales de Derecho Civil que se desarrollarán hasta el sábado en Bahía Blanca. Organizadas por el Departamento de Derecho de la Universidad Nacional del Sur (UNS), auspiciadas por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, a través del Sistema Argentino de Información Jurídica (Infojus) y declaradas deinterés por la Provincia de Buenos Aires y las  Cámaras de Diputados de la Nación y la provincia, las Jornadas servirán para analizar el nuevo Código Civil y Comercial, aprobado por la ley 26994, de cuya sanción se cumple hoy un año.

La apertura del acto, estuvo a cargo de un panel integrado por los ministros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) Ricardo Lorenzetti y Elena Highton, la vicerrectora de la UNS Claudia Legnini, el decano local de Derecho Andrés Bouzat, el presidente de las Jornadas Hugo Acciarri y el director de Capacitación, Comunicación y Servicios al usuario de Infojus, Francisco Jaurena.

Jaurena, quien fue el primero en hacer uso de la palabra, subrayó la “trascendencia académicas e institucional” de las Jornadas y destacó que confirman una tradición de debate de más de medio siglo. “Se constituyen en el gran evento jurídico del derecho privado porque luego de más de ciento cuarenta años de vigencia del Código Civil redactado por Dalmacio Vélez Sarsfield, nos encontramos ante un nuevo paradigma en la materia”, expresó. 

A su turno, la vicerrectora Legnini dio la bienvenida institucional repasando la relación entre la academia y el Derecho desde la Edad Media. Celebró la concreción de las Jornadas en Bahía Blanca y puntualizó sobre las expectativas que le despierta el Código. “No soy abogada pero tengo esperanzas en que nos cambie la vida para bien, y cumpla con lo que los ‘de a pie’ esperamos de él y de todos aquellos encargados de hacerlo cumplir”, dijo  la economista, que representó al rector Ricardo Sabbatini, que en ese mismo momento participaba de un panel en el II Congreso Internacional Científico y Tecnológico.

Como cierre, Legnini resaltó que la UNS “tiene un motivo especial para apoyar el nuevo Código”, ya que dos de los miembros de la Comisión redactora -Aida Kemelmajer y Ricardo Lorenzetti- son doctores honoris causa de esa academia y “dos docentes de la cátedra de Derecho de Familia de nuestra casa, Carolina Duprat y Victoria Pellegrini, han intervenido activamente en una de las subcomisiones” de su especialidad.

Finalmente, Acciarri remarcó que “el derecho y las instituciones importan” y diferenció entre considerarlos “un engranaje de las políticas públicas” o tomarlos como un mero “conjunto de dogmas o esencias. “El derecho es bueno si ayuda a mejorar la vida de las personas reales”, señaló el docente y presidente de las Jornadas, que recuperó la historia de los intentos y sucesivos fracasos de modificación del corpus normativo desde la recuperación de la democracia hasta llegar a este “producto colectivo”, que resulta “obra de una generación de juristas”.

“No hay discrecionalidad judicial ilimitada”

Luego de las palabras de recepción, la primera de las conferencias de apertura estuvo a cargo de Lorenzetti. En un recorrido por los principales aspectos del unificado Código, el presidente de la Corte Suprema subrayó que la nueva legislación “es para la gente y no para el Poder Judicial o el Legislativo” y, en tal sentido destacó que evita la caída periódica del razonar resolutivo judicial en “la intención del legislador” al sancionarlo para valorizar en cambio “la finalidad de la ley” y aplicarlo interpretativamente con arreglo a ello.

“Pero tampoco es un Código que permita que los jueces tengan una discrecionalidad ilimitada, porque no es un Código de jueces y no debe serlo. Por eso es que nosotros hemos incluido una norma, en el artículo 3, que es la obligación de resolver razonablemente”, marcó Lorenzetti.

 “Highton de Nolasco ahora podría ser Nolasco de Highton”

Elena Highton de Nolasco, comenzó enumerando y desarrollando aspectos del nuevo Código que representan la ampliación o incorporación de derechos en los campos de la concepción, la unión matrimonial igualitaria, la pluralidad de formas de familia, la igualdad de género y la identidad eliminación de instancias judiciales o burocráticas para obtener un divorcio.

“Yo soy Highton de Nolasco. Pero ahora, con la nueva legislación, podría ser a la inversa y mi marido, que hasta ahora es Nolasco, podría ser Nolasco de Highton”, ejemplificó en el comienzo de su alocución. La jueza recordó que “en los viejos tiempos no utilizar el apellido de casada había llegado a ser causal de divorcio contra las mujeres y, por entonces, sólo se permitía el uso del apellido de soltera en la vida social a las mujeres que se habían destacado en algún área antes de su casamiento.

Por otra parte, la vice presidenta del máximo tribunal destacó los avances de la legislación argentina en cuanto al acceso a la fertilización asistida, tomando además en cuenta que “la infertilidad es una discapacidad según la Organización Mundial de la Salud”, lo que produce que a la mujer se la estigmatice como “minusválida, con poca femineidad, o culpable”. “Además, esto es muchas veces causal de divorcio o de violencia doméstica. Es causa de muchos males y mucha discriminación social”, recordó. El derecho a la fertilización asistida, subrayó, “está en el Código y en una ley especial, que lo importante que tiene es que agrega un acceso integral, incluyéndola entre las prestaciones que deben brindar las obras sociales y todos los servicios médicos prepagos”.

Volundad procreacional

En el mismo sentido, la ministra de la CSJN enfatizó el cambio en la concepción de identidad del niño o niña por nacer, ya que “será hijo de la mujer, pero del hombre no si es un tercero que aportó el material biológico sino de aquel que prestó su voluntad procreacional. Esto es fundamental: éste último va a ser el padre” de la criatura.

Finalmente, Highton celebró que “todas las formas de familia estén incluidas en el Código” y dedicó el último tramo de su alocución a examinar la evolución del tratamiento judicial de la violencia de género. “Con cuarenta años de carrera, he visto que las mujeres iban de una comisaría a otra, pero nunca terminaban su camino de una forma satisfactoria. Eso hacía que se tuvieran que volver a la casa, otra vez con el golpeador”, graficó. En tal sentido, valoró especialmente la actividad que lleva adelante la Oficina de Violencia Doméstica de la CSJN, que ella dirige y que “en sus siete años, no ha cerrado ni un minuto, ha estado abierta todos los días durante las veinticuatro horas”. El trabajo de la dependencia, señaló, permite acelerar de días a horas el informe de riesgo para agilizar el trámite judicial y proteger a la víctima de los distintos tipos de violencia doméstica o de género, lo que incluye mayoritariamente a mujeres, niños y niñas y un porcentaje de un dígito de hombres.

 

Imagen : Infojus Noticias