Mario Bonillo

Terror en Jujuy: el decano de la Universidad contó cómo fue la ilegal detención de los alumnos

“Los chicos estaban muy asustados, ingresaron policías haciendo disparos al aire”, contó Mario Bonillo rector de la facultad de Ciencias Agrarias de esa provincia. Además dijo que la policía ni siquiera orden judicial. El hecho viola la autonomía universitaria.

Imagen : minutouno

En un nuevo hecho de abuso de autoridad en Jujuy, la policía del gobernador Gerardo Morales ingresó la madrugada del jueves a la sede de la Universidad de Ciencias Agrarias y se llevó detenidos al menos tres miembros del centro de Estudiantes por estar haciendo un asado.

El rector de la Universidad, Mario Bolillo, dialogó con el canal C5N, donde contó cómo fueron los sucesos y señaló que los efectivos ni siquiera tenían orden judicial.

 

La noche de los bastones largos

 

“Estaba informado de que el Centro de Estudiantes iban a hacer un asado para los alumnos del primer año. A las 2 de la mañana recibo un llamado de los chicos muy asustados, que ingresaron policías 40 metros adentro del predio. Han hecho disparos al aire, se llevaron al menos tres detenidos, al resto no los pudieron detener porque se metieron dentro de los autos.

Bolillo dijo que los jóvenes fueron liberaros gracias a la intervención del abogado de la Universidad. “De los dos detenidos, uno es el consejero académico”, agregó.

Según la Ley de Educación Superior, la intervención de la Policía de la Provincia en el ámbito de Ciudad Universitaria está prohibida en tanto es territorio federal, autónomo, es decir que depende de la jurisdicción nacional. Esta leyes fueron pensadas en respuesta a las detenciones ilegales que se dieron en las instituciones en los años oscuros del país.

Lo más grave es que los efectivos no tenían orden del juez, contó el Decano. Y la irrupción violenta se dio a una supuesta “contravención”, que de ningún modo justifica la detención de estudiantes.

“Cuando pedí leer los fundamentos del juez, me dicen que no había orden del juez. Les dije que entraron bajo la ilegalidad, que si había una contravención no podían cometer un ilícito”, contó Bolillo.