Noticias Destacadas

Tucumán

Tarifazos y más despidos: los trabajadores pagan la crisis

Despidos, suspensiones, vacaciones adelantadas, retiros voluntarios, son la metodología que según denuncian los sindicatos utilizan empresarios para “cortar el hilo por lo más fino” luego de haber gozado de beneficios estatales que les generaron grandes rentas. Hasta el momento 350 suspensiones en Scania, 70 desvinculados en Alpargatas, y 40 despidos y retiros voluntarios en Papeleros, son algunos de los números que grafican la crisis industrial  y el ajuste hacia los trabajadores. A eso, se suman los 2500 puestos de trabajo perdidos en la construcción.despidos tucuman

El 29 de junio, en conferencia de prensa en Casa Rosada, Mauricio Macri afirmaba: “El gran desafío es cuidar los trabajos e incrementar ese trabajo de calidad, para lo que hay que tener el elemento central que es la confianza de que los argentinos establecemos reglas de juego y las respetamos en el tiempo”.

Sin embargo, desde que Macri asumió el 10 de diciembre del año pasado, dispuso un fuerte aumento de las tarifas de electricidad, gas, agua, y transporte. A eso, se suman los más de 130.000 despidos en los sectores público y privado que denuncian  las centrales sindicales.

Según el último informe de la Unión Industrial Argentina (UIA) en los primeros cinco meses del año la mayoría de las divisiones más representativas del sector fabril mostraron caídas en sus exportaciones. Se destacó el desplome de más de 30% en las ventas de autos.

Desde los sindicatos encuentran las causas en la crisis económica y menor demanda de Brasil, alza de los costos de producción, encarecimiento del crédito, fuertes regulaciones que afectan a la producción y al comercio, alta presión tributaria, importación desmedida, entre otras cuestiones. Todas ellas, medidas que el Estado adopta en perjuicio del sostenimiento de los empleos.

Los empresarios, que durante años gozaron de grandes rentas, deciden cortar el hilo por lo más delgado, desplegando la crisis  sobre la espalda de los trabajadores: en Tucumán la planta local de Scania suspendió a unos 350 empleados y adelantó las vacaciones de otros 110; Alpargatas anunció la desvinculación de 70 operarios; y la firma Papeleros prescindió de 40 trabajadores entre despidos y retiros voluntarios.

Crisis en la industria

Luis Diarte, Secretario General de la filial Tucumán del gremio del Sindicato de Mecánicos (SMATA), reconoció que “la situación que atraviesa Scania es la misma que atraviesa la industria automotriz en general, puesto que la crisis de Brasil lleva a las automotrices a no poder sacar su producto, entonces cae la producción”.

A raíz de dicha crisis “acordamos una suspensión de dos semanas de 350 trabajadores, los cuales más de la mitad de ellos tienen una semana adeudada de vacaciones del año anterior”. Pero en definitiva “la planta queda cerrada por dos semanas, solamente está trabajando la gente de tratamiento térmico, reparación, a la espera de que mejore la situación de la industria, cosa que vemos con preocupación”.

Diarte confirmó que por el momento “despidos no hay, de ninguna manera, siempre vamos a defender los puestos de trabajo”, no obstante aclaró que “la suspensión se acordó en el marco que se acuerda siempre” hace un par de meses.

Por su parte Ramón Aguirre, Secretario General del Sindicato de Papeleros en Tucumán, compartió que “el país vive una situación crítica en relación a la cuestión energética, del gas, y los servicios, lo cual afecta el desarrollo de la industria en general”, por lo que la obligación de su gremio “es ir en contra del accionar especulativo del empleador y trabajar para que este momento no se aproveche y afecte a los trabajadores”.

Asimismo, denunció que “cuando el Estado habla de sincerar el costo de los servicios, que venían siendo subsidiados, se trata de una falencia grave, porque cómo puede ser que no se haya invertido en energía como nosotros veníamos reclamando”. Recordó que “en el año ‘95 cuando protestábamos por la reapertura de la fábrica, ya reclamábamos que se construyera un dique en Potrero de las Tablas para ser una fuente importante de energía eléctrica, de agua, pero nunca nos hicieron caso”.

Respecto a la situación en la firma Alpargatas, Luis Salado, apoderado de la delegación Tucumán de la Asociación Obrera Textil (AOT), aclaró que “todavía no tenemos cesanteados, lo que hay es un anuncio de la empresa de que el 25 de julio iba a desvincular a 70 operarios. Pero aunque ese número no está aclarado por la empresa, aducen causas económicas”.

“Eso fue informado formalmente desde la empresa al gremio nacional”, reiteró y destacó que “nosotros ya hicimos la denuncia en la Secretaria de Trabajo para tratar el tema, pero hasta el momento no se ha llegado a lograr que eso no suceda”.

2500 puestos menos

Según publicó El Periódico Móvil (http://www.periodicomovil.com.ar/) “desde finales del año pasado, se perdieron cerca de 2.500 puestos de trabajo, indicó el secretario general de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra) local, Adrián Santillán”.

En declaraciones a ese medio, el dirigente pidió a los funcionarios nacionales y provinciales prudencia a la hora de anunciar obras porque, asegura, los obreros desempleados reaccionan yendo al gremio creyendo que de inmediato encontrarán trabajo. Allí, se enteran de que las obras son sólo proyectos porque la financiación todavía no llegó.

Según estimó el dirigente, para el año que viene podrían comenzar a recuperarse los puestos perdidos.

Que la crisis no la paguen los trabajadores

Ramón Aguirre tildó de “traumática” la crisis que atraviesa el país y comentó que “el otro día se hizo un cacerolazo contra el tarifazo, porque sucede que es tan grave la situación que la plata no alcanza porque no tomaron los recaudos necesarios”.

Para Diarte desde el sector automotriz “vemos con preocupación la crisis que atraviesa el país porque se trata del bolsillo de los trabajadores. Los tarifazos, la inflación, nada de eso acompaña a las familias, siempre el hilo se corta por lo más fino”.

“Es nuestra preocupación y nuestro anhelo que la situación mejore. Pero las decisiones las toman ellos, las decisiones del manejo de la economía las toman ellos, no dependen de los sindicatos, depende de una política de Estado”.

Los pronósticos no son alentadores de parte del gremio de SMATA, quienes se encuentran “esperando que pase este 2017, esperando que mejore la economía de Brasil, esperando que mejore la economía de los mercados”. Aunque sostienen que “siempre preservando los puestos de trabajo, pensando que detrás de cada trabajador hay una familia”, la esperanza parece ser la única herramienta.

En la misma sintonía, desde el gremio textil de Salado aseguran ver “muy mal este segundo semestre, y vemos que la gente va a terminar pagando los errores de un gobierno que no está solucionando la crisis que ha heredado, sino que la está propagando”.  Al pensamiento del sindicalista, para padecimiento de los trabajadores, el gobierno “está apangando el fuego con nafta”, mientras el pueblo se queda sin matafuegos.

Sin embargo, a pesar del panorama oscuro, ninguno de los sindicatos anunció medidas de fuerza para defender los puestos de trabajo. Tampoco ninguna de las CGT, más preocupadas por la unificación, se ha manifestado por un plan de lucha para frenar la ola de despidos que sigue recorriendo el país.

 

Imagen : notienred.com