“Siempre se asoció sexualidad con pecado”

Fueron las palabras que empleó la licenciada en Filosofía y directora del posgrado en género de la Universidad Nacional de Salta, Violeta Carrique, para hacer mención a la forma en la que nuestra sociedad ha sido educada.

“Siempre se enseña educación sexual aunque no se diga nada. No es una materia sino que atraviesa la vida de todas las personas, por lo que en una sociedad represiva en la que la sexualidad siempre ha estado asociada al pecado, a lo malo, con lo que no se debe decir, se han generado muchas dificultades para abordar el tema”, señaló, en el marco de las preinscripciones para el ?Curso de Capacitación para la Enseñanza de la Educación Sexual Integral?, que es organizado por la Facultad de Humanidades, Facultad de Ciencias Naturales y Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional de Salta y que se llevará adelante desde junio a octubre de 2011.

“La educación sexual está contaminada por miradas muy sesgadas, por lo cual a l@s docentes se les hace muy dificultosa la enseñanza de esto que es un derecho de niñ@s y adolescentes en el país”, enfatizó.

Carrique mencionó además, que se habla de una manera trivial sobre la sexualidad, con una marcada resistencia a abordar la temática de una manera seria, mientras de algún modo se naturaliza “la aparición de menores actuando como adult@s, de mujeres como objetos sexuales, y la hipersexualización de los medios masivos”.

“Se piensa muchas veces y se ha dicho por parte de docentes y padres que hablar de estos temas puede despertar o disparar la sexualidad, pero no se fijan en lo que pasa en la television y en que esto es al revés”, consideró, poniendo el acento en que eludir el problema es ampliamente perjudicial.

“Hay experiencias que muestran que la enseñanza de la educación sexual en las escuelas desde tempranas edades, atrasa el inicio en las relaciones sexuales, porque l@s chic@s tienen información”, relató.

Enfatizó asimismo, en la realidad que vive Argentina, país en el que es pavorosa “la cantidad de embarazos adolescentes y el número creciente de jóvenes infectados con HIV”.

“Debemos ayudar a que l@s adolescentes conozcan su cuerpo y a partir de ello puedan cuidarlo”, resaltó la docente.

Entre otros aspectos que llaman a implementar acciones de concientización y preparación para abordar la educación sexual integral, Carrique mencionó que deben tenerse en cuenta “las consecuencias de esta ignorancia, ya que que las madres adolescentes en un 90% no terminan la escuela, con lo cual no tienen la posibilidad de tener un proyecto de vida mínimamente decente”, recalcando que pese a que existe mucha avidez en los docentes, “socialmente existe una evidente negación para hablar de esto”.

IMAGEN: laislatuerta.org