Noticias Destacadas

Una suerte de black list con el prontuario de figuras conocidas

Sí, tu ídolo es un forro

De Ghandi a Neruda. De Chaplin a Lennon. tuidoloesunforro.com.ar recopila perfiles de cientos de artistas, deportistas y pensadores que fueron protagonistas de denuncias de acoso o abuso sexual. En Argentina, también tenemos lo propio. El debate se abrió: la figura del macho progre y la imagen de ícono como pantalla de la violencia patriarcal.

Imagen : RockAndPop.cl
Jhon Lennon y Mahatma Ghandi activaban por la paz mientras Pablo Neruda escribía sus memorias, hablaba del amor y militaba en el Partido Comunista de Chile. Charles Chaplin ideaba “El Gran Dictador”, mientras Woody Allen ya pensaba su nueva obra para hablar sobre nuevos vínculos y falsos estereotipos. Distintos tiempos una misma línea de conexión: detrás de esa mirada de avanzada, se esconde un falso macho progre que pone en jaque la veneración de sus seguidores. O al menos eso es lo que intenta hacer tuidoloesunforro.com.ar, una plataforma que recopila nombres de cientos de artistas, pensadores y deportistas que protagonizaron casos de abuso o acoso sexual.
Es un menú, una suerte de black list con el prontuario de cada una de estas figuras. Algunos casos ya conocidos otros, no tanto. La publicación es acompañada de links con notas, investigaciones y fuentes que certifican las denuncias. Es que la memoria aveces juega una mala pasada y es más fácil perderse en los ojos de James Franco, tararear un tema de Bowie o pedirle un autógrafo al Burrito Ortega. Pero las víctimas están ahí, haciendo tambalear el pedestal de idolatría del cual el Jet Set se ampara para ejercer impunemente la violencia patriarcal.
La plataforma entonces abre el debate sobre la “cultura del aguante”, la prevalencia de lo icónico, ante todo, casi inalcanzable. Pone en discusión lo que la masa, hipnotizada, trata de esconder: tu ídolo puede ser un forro y no hay sello popular que pueda justificarlo. No hay trayectoria ni Currículum que equilibre una violación, un forcejeo o un golpe. Esto nos hace repensar desde las estructuras culturales, la construcción de lo que nos “reprensenta” y lo que defendemos. Y también puede generar angustia, incomodidad o molestia. Pero son umbrales que hay que poder traspasar si entendemos que como sociedad, la violencia hacia las mujeres no puede ser naturalizada en ningún ámbito. Nunca más.
Entonces, hablemos de que nuestros ídolos son unos forros: pese a los goles del Diego o esa remera que te compraste de los Sex Pistols. Si estos son nuestros ídolos de ahora, ayudemos a la construcción de nuevos referentes donde el feminismo no sea una moda, sino una forma de vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *