Noticias Destacadas

Señalan progresos insuficientes en la reducción de la mortalidad infantil

Según las últimas estimaciones dadas a conocer por la Organización Mundial de la Salud (OMS) existen progresos insuficientes para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio que aspiraban a reducir “a dos terceras partes la mortalidad infantil para 2015”. El trabajo desarrollado a través de Estadísticas Sanitarias Mundiales 2009 destaca que los avances escasos y nulos se dan en torno a la salud de la madre y del recién nacid@, registrándose un 37 por ciento de las defunciones de niñ@s menores de cinco años en el primer mes de vida, con prevalencia de “la mayoría de ellas en la primera semana”,

El informe que no se limita a relevar sólo este tema, también revela cuan elevadas siguen siendo las tasas de embarazo en adolescentes, ya que en 2006, por cada 1000 mujeres de 15 a 19 años se registraban 48 nacimientos, con una pequeña disminución respecto de los 51 casos por 1000 registrados en 2000″. Otro dato no menos relevante, vinculado a la maternidad, da cuenta de que las enfermedades transmisibles y los trastornos relacionados con la misma y la nutrición, provocan 34 de cada 100 defunciones en el mundo.

En torno a la tasa de mortalidad de niñ@s menores de 5 años, si bien desde 1990 hubo una disminución a nivel mundial de un 27%, este primer informe, tira abajo las metas que pretendían llevarse a cabo, ya que en 2007 9 millones de niñ@s menores de cinco años murieron, siendo este dato extremadamente inferior a la cantidad de defunciones de infantes ocurridos en 1990, cuando los cálculos arrojaban cifras cercanas a los 12,5 millones de vidas perdidas.

De igual manera, no debe dejarse de lado que si bien han existido progresos, los números aún escalofriantes, siguen siendo notablemente extremos en África y en los países de bajos ingresos, por lo cual desde estos organismos internacionales se subraya que la reducción de defunciones en esta etapa de la niñez sólo es posible mediante “el fortalecimiento de los sistemas de salud y la intensificación de intervenciones tales como la distribución de mosquiteros tratados con insecticida para prevenir el paludismo y la terapia de rehidratación oral contra la diarrea, la ampliación del acceso a las vacunas y el mejoramiento de los sistemas de abastecimiento de agua y saneamiento en los países en desarrollo”.

La OMS recuerda además que es imperioso trabajar y reforzar fortaleciendo “los sistemas de salud de los países afectados por elevados niveles de VIH/SIDA, dificultades económicas o conflictos, siendo también necesario prestar mayor atención “a los grupos más pobres de los países en los que los progresos suelen ser los más lentos y las tasas de mortalidad infantil se mantienen elevadas”, entendiendo que los desafíos futuros se vinculan especialmente a las deficiencias de los sistemas de salud, adonde existe una notable dificultad incluso en la entrega de medicamentos, las enfermedades crónicas no transmisibles y las constantes amenazas sanitarias, “como las pandemias y el cambio climático”.

FOTO: blog.estudioprofumo.com.ar