Noticias Destacadas

Salta

Se reunieron 9000 firmas por el Centro de Rehabilitación de Adict@s en Potrero de Linares

“La comunidad de Salta ha demostrado que verdaderamente está preocupada por el grave problema que representa el avance de las drogas y sus efectos sobre las personas”, manifestó la diputada provincial Virginia Cornejo, al informar que en tres días se recolectaron 5000 firmas en el área peatonal apoyando la iniciativa de que se incluya en el Presupuesto 2014 las partidas necesarias para poner en funcionamiento un centro de rehabilitación de adictos en finca Potrero de Linares. Con Madres

“Las Madres Contra el Paco aportaron cerca de 4000 firmas más, lo que habla del clamor de la sociedad porque las autoridades se ocupen de este problema, que está consumiendo a nuestros jóvenes y amenaza el futuro de la sociedad”, dijo la legisladora.

La diputada Cornejo presentó varios proyectos relacionados con la recuperación y aprovechamiento de las instalaciones de la ex colonia neurosiquiátrica de Potrero de Linares para que allí funcione un centro de rehabilitación de personas contaminadas por sustancias adictivas.

La Cámara de Diputados aprobó recientemente dos proyectos de Declaración en ese sentido, los que fueron remitidos al Poder Ejecutivo. “La voluntad política de todos los bloques ya se manifestó en forma unánime, el próximo lunes vamos a presentar en la Cámara 9000 firmas respaldando la iniciativa, porque lo que buscamos es que se contemplen las obras necesarias en el Presupuesto que el Poder Ejecutivo está elaborando para el próximo año”, expresó Virginia Cornejo.

Los efectos del PACO

Los jóvenes salteños que han incursionado en el consumo de PACO no escapan a los estragos que éste causa en su salud física y mental. Testimonios de adictos dan cuenta de la imposibilidad de abandonar la droga si no se trabaja seriamente en la desintoxicación y rehabilitación. 

“Lo peor de todo es que reduce a las personas y las transforma en seres sin conciencia; un adicto no es capaz de dejar la droga si no se lo ayuda, pierde todo sentido de su dignidad, sobrevive en la más dolorosa situación, lejos de la familia, en la indiferencia social y empujado a la delincuencia, porque para conseguir la droga es capaz de cometer cualquier delito”, comentó la diputada Cornejo, agregando que “cuando la familia es desbordada por la situación es el Estado el que debe tomar cartas en el asunto”.

Informes periodísticos dan cuenta de que en Buenos Aires los jóvenes adictos salen a robar armados para conseguir dinero para el PACO, que les cuesta entre 5 y 10 pesos. Se afirma que en el país mueren alrededor de 26.000 jóvenes al año por causa de las drogas y que la Argentina se ha convertido en uno de los países con mayor consumo de sustancias prohibidas, entre las que se destacan la cocaína, la marihuana, la pasta base de cocaína (PACO) y otras sintéticas.

 Imagen : PPS