Noticias Destacadas

Tucumán

Se realizó la inspección ocular del lugar donde fue hallada Paulina Lebbos

Las partes llegaron hasta el paraje en el que apareció el cadáver el  11 de marzo de 2006.

Imagen : La tinta

En la continuidad del juicio por el crimen y el encubrimiento delfemicidio de  Paulina Lebbos, el martes se realizó la inspección ocular del lugar donde fue encontrado el cuerpo, para poder tener una dimensión real de lo que se dijo en los testimonios y poder comparar las versiones.

“Yo, estirando el brazo, casi podía tocar el cuerpo de Paulina. Estaba ahí nomás”, aseguró Alberto Lebbos este martes, al recordar algunos detalles de la noche del sábado 11 de marzo de 2006, cuando llegó hasta el kilómetro 2,8 de la ruta 341, en Tapia, después que se conociera que allí había sido encontrado un cadáver.

Esa tarde, los restos de la estudiante de Comunicación fueron hallados por los hermanos Sergio y Marcelo Goitea, cuando se dirigían, a caballo, desde su casa hasta un club de polo.

Los imputados Hugo Raúl Sánchez, Rubén Brito, Eduardo Di Lella y Luis Nicolás Barrera asistieron, pero decidieron no participar.

Cuando se registró el femicidio de Paulina, Sánchez era el jefe de la Policía y Brito tenía a su cargo la Unidad Regional Norte. No estuvieron presentes los acusados Hugo Rodríguez y Roberto Luis Gómez, aunque sí asistieron sus representantes legales. “Esa noche, todos pisaban la escena, como nosotros ahora”, sostuvo Lebbos.

La medida judicial había sido solicitada por el Ministerio Público, representado en el juicio por el fiscal de Cámara Carlos Sale.

Las tareas comenzaron alrededor de las 17.30. Como Gendarmería no pudo participar, efectivos de la Policía local estuvieron a cargo de colaborar y documentar el procedimiento. “El 3 de mayo deberán presentar un informe de lo realizado”, explicó el fiscal Sale.

Los uniformados cortaron la circulación vehicular y cercaron el lugar hasta que finalizaron las tareas, poco antes de las 19.

Los jueces de la Sala III, Carlos Santiago Caramuti (presidente), Dante Ibáñez y Rafael Macoritto también estuvieron presentes.

Un uniformado del grupo CERO, utilizando una cuerda, descendió hasta el lugar del hallazgo. Luego, las partes le señalaron el sector donde consideraban que habían visto los restos de Paulina.

El primero en hacerlo fue Brito. “El lugar está cambiado. No recuerdo haberlo visto tan cerca, sino a unos 4 o 5 metros”, advirtió.

Luego fue el turno de Lebbos. “Puse el pie junto al barranco y la vi; casi la toco. Le vi la cabeza y después el tórax”, explicó. De acuerdo con su impresión, el cadáver estaba a unos 2,30 metros de profundidad.

“Esto no está igual. Ahora está limpio. Antes, había vegetación más alta. El cuerpo estaba perpendicular a la ruta”, indicó Sánchez. El cuerpo de Paulina estaba a más de cuatro metros, bajo el barranco, según consideró.

“Obtuvimos las versiones de las partes y se realizaron relevamientos fotográficos y planimétricos. Hay discrepancias sobre el lugar donde estaba ubicado el cuerpo. Lebbos lo ve más arriba; Sánchez y Brito, en cambio, lo ven mucho más abajo”, resumió Sale.