Noticias Destacadas

Se hizo policia para detener a quien la violó cuando era niña y lo logró.

Se hizo policia para detener a quien la violó cuando era niña y lo logró.

Hannah fue abusada sexualmente de los 8 a los 12 años. Ahora, ha logrado encarcelar a su agresor.detenidoabusador

“El pene no tiene conciencia, no hay explicación para lo que te obliga a hacer. Si tuvieras pene, lo sabrías”.

Estas son algunas de las palabras que han llevado a Joseph Chaisson a la cárcel. Tras una confesión en la que admite haber sido un abusador en serie,pasará en prisión 42 años, como mínimo, antes de poder tener libertad condicional. Entonces, tendrá 89. Así pagará por sus delitos: un abuso sexual grave a una menor y dos indecencias sexuales a otras dos niñas.

Pero lo más llamativo de este caso no es lo repugnante del crimen en sí, sino quién ha conseguido meterlo en la cárcel. Porque la agente de policía que lo ha puesto tras las rejas ha sido la misma niña de la que abusó hace años.

Desde los 8 hasta los 12 años, Hannah (nombre ficticio) fue abusada por Chaisson, un pariente cercano de ella. Durante años, luchó no para recordar el abuso, culpándose a sí misma de lo que había ocurrido y con un gran miedo a acercarse a otros hombres.

Sin embargo, decidió poner punto  final a través de la justicia. De su propia justicia. Hannah sabía que, después de tanto tiempo, no podía conseguir ninguna prueba incriminatoria para hacerlo caer, por lo que se convirtió en policía. Y ahora, a sus 27 años, por fin lo consiguió.

La estrategia para conseguir su declaración fue una decisión muy valiente.

En septiembre de 2014, organizó una reunión con él para hablar sobre lo que había ocurrido. “ Él sabía que yo estaba recibiendo ayuda psicológica y le dije que solo hablando con él podría superarlo”, explica Hannah.

En primer lugar, estuvieron hablando por vía telefónica durante 25 minutos, pero Chaisson no confiaba. “ Tenemos que hablar, pero no por teléfono. Tenemos que sentarnos y hablar cara a cara. A continuación, podremos explicar nuestras versiones. Siempre hay dos versiones de la historia”, le dijo.

Así, Hannah consiguió tener una cita con él en el parque público de Granbury, Texas. Con un micrófono oculto ella grabó una confesión en la que Chaisson reconoció sus crímenes.

Durante la charla, Chaisson explicó todo lo que hizo. Que la obligó a que frotara su pene con las manos. Que le realizó sexo oral. Que la obligó a desnudarse y a aguantar todo tipo de obscenidades. “Pero te conservé virgen, ¿verdad?” llegó a decirle.

Al principio el agresor la obligaba a rascarle la espalda y la abrazaba. Pero luego tuvo el hábito de meterse en su cama por la noche, mientras trataba de dormir. Al final, acabó realizando todo tipo de perversiones que, por fin, han cobrado su precio.

Hannah siempre había querido ser detective, pero fue al salir de la academia cuando decidió hacer algo de una vez por todas. Había estado yendo a terapia durante años, donde descubrió que tenía que enfrentarse a este doloroso pasado. Y ahora tenía la oportunidad de hacerlo.

“Me dije a mí misma: yo soy la diferencia entre él y la cárcel”, explica.

Así fue como se envalentonó y enfrentó a los fantasmas del pasado, con un micrófono guardado y una pistola preparada para lo que pudiera ocurrir.Estaba nerviosa, pero consiguió que su agresor se sintiera a gusto. Parecía que le estuviera hablando a un amigo. Casi se sorprendió por la facilidad con la que hablaba de su crimen, pero, en gran parte, era que no se sentía culpable.

Según él, la culpa era de su condición de hombre. Y esa no era la primera vez que lo hizo. En 1994, fue puesto en libertad después de pasar un tiempo en prisión por agredir a un niño de 8 años en Luisiana.

Chaisson era reincidente, como se ha demostrado en el juicio concluido dos años después. Y por fin tendrá su merecido. “Una cadena perpetua es el único castigo justo”, defendió el Fiscal Andrew Erwin durante el juicio. Por su parte, el abogado defensor pidió misericordia. Pero las pruebas hablaron por sí solas.

“Esta grabación ha sido mucho mejor que una confesión. Incluso cuando confiesan, no dan todos los detalles”, asegura uno de los detectives del caso.

Imagen :arg Noticias