Noticias Destacadas

Salta: Practican de 4.000 a 4.500 cirugías estéticas por año

Si bien no existen datos oficiales, al tratarse en su mayoría de procedimientos privados, el cirujano plástico Gustavo Bergesi, asegura que este tipo de cirugías oscilan en la provincia entre 4.000 y 4.500, con cerca de siete profesionales activos.

Bergesi coincide con su colega, Marta López Escotorín, que el 80% de las personas que consultan son mujeres, creciendo lentamente el número de hombres que se someten a este tipo de intervenciones. El médico relata también que la cirugía más solicitada por ellas es el implante mamario, siguiéndole la lipoaspiración, el lifting y la cirugía de nariz, mientras para el género masculino lideran las lipoaspiraciones, así como la rinoplastia, el mentón y la necesidad de atenuar el paso del tiempo con alguna refrescadita en el rostro. Por su parte, la profesional, advierte que los pedidos de una u otra intervención se vinculan con las modas y que existen además épocas del año, como los períodos de vacaciones en verano e invierno en los que las personas suelen intervenirse con mayor frecuencia. Asimismo, ambos señalan que la cirugía estética supera ampliamente a la reconstructiva, siendo esta última practicada en centros de salud públicos, mientras las primeras generalmente carecen de cobertura de obra social y suelen ser solicitadas por personas de un nivel socioeconómico medio o alto.

Sobre la desproporcionada diferencia de consultas entre mujeres y hombres, López Escotorín, asegura que la preponderancia de las primeras pasa por la construcción cultural de lo femenino, las autoexigencias y una particularidad de las argentinas en relación a la estética y el cuidado corporal, sumamente distante de las experiencias que se viven en otros países como sucede en Europa, por ejemplo. En este sentido, el cirujano general, Roberto Ruíz Huidobro, considera que otro punto importante que marca esta tendencia pasa por la importancia superlativa del aspecto físico en nuestro país a la hora de insertarse en el mundo laboral, poniendo énfasis en los parámetros de belleza que se construyen desde los medios de comunicación masiva.

Dudas ante eventuales malas praxis

Bergesi y López Escotorín mencionan cada uno por su lado que debe estudiarse exhaustivamente al paciente y que la solicitud de los exámenes prequirúrgicos es fundamental a la hora de cualquier tipo de intervención, resaltando el cirujano que en muchas ocasiones rechaza la posibilidad de una intervención puesto que no están dadas las condiciones adecuadas en la salud del solicitante o bien porque la persona no necesita de una determinada práctica.

Por su parte, Ruiz de Huidobro, quien además es responsable del área de Cirugía Plástica y Quemados del Hospital Niño Jesús de Praga, pone énfasis en el uso correcto de la técnica, ya que cada ser humano es particular y esto precisa una evaluación exhaustiva del mismo.

Los tres mencionan que lejos de los temores que se desatan cuando toman estado público casos como el de Emilia Medrano Coca, ocurrido en nuestra provincia tras someterse a una liposucción o el de Marta Barbero, la española de 53 años, fallecida en Buenos Aires durante un implante mamario, o el caso de Mabel Quintero quien murió producto de una falla multiorgánica días después de aumentar el tamaño de sus mamas en Córdoba, o el de Sonia Paola Torres, una joven de 22 años que para corregir una desviación de tabique nasal sufrió de una cuadriplegia espástica con afasia mixta y desde hace tres meses se encuentra en estado vegetativo, el riesgo quirúrgico se torna casi mínimo con el uso de anestesia local, recordando que la misma puede emplearse en la mayoría de los procedimientos de esta naturaleza.

FOTO: www.todamujeresbella.com