Noticias Destacadas

Rosa Luxemburgo*

?¡El orden reina en Berlín!?¡Estúpidos secuaces! Vuestro ?orden? está construido sobre la arena. Mañana la revolución se levantará vibrante y anunciará con su fanfarria , para terror vuestro : ¡ Yo fui, yo soy, y yo seré!?.

Rosa Luxemburgo nació en la población polaca de Zamosc, el 5 de marzo de 1871.Hija de un comerciante de Varsovia, su brillante inteligencia le permitió estudiar a pesar de los prejuicios de la época y de la discriminación que las autoridades zaristas imponían en Polonia contra los judíos. Su familia se desenvolvió en un ambiente muy cultivado e influenciado por los escritores occidentales, especialmente alemanes.

Desde muy joven fue activista del movimiento socialista. Se unió al partido revolucionario Proletariat, fundado en 1882, alrededor de 21 años antes de que se fundara el Partido Obrero Social Demócrata Ruso. En 1886, Proletariat fue prácticamente decapitado por la ejecución de cuatro de sus líderes, el encarcelamiento de otros veintitrés y el destierro de otros doscientos. Sólo se salvaron del naufragio pequeños círculos y a uno de ellos se unió Rosa Luxemburgo a los 16 años.

Alrededor de 1889, su actuación llegó a oídos de la policía y tuvo que abandonar Polonia. Fue a Zurich, Suiza, que era el centro más importante de emigración polaca y rusa. Ingresó en la universidad donde estudió ciencias naturales. Matemáticas y economía. Tomó parte activa en el movimiento obrero local y en la intensa vida intelectual de los revolucionarios emigrados. Allí terminó sus estudios de Derecho y se unió a la dirección del joven Partido Socialdemócrata Polaco. En Zurich conoció a quien iba a ser su compañero de muchos años, el también dirigente revolucionario Leo Jogiches.

En 1894, el nombre del partido, Proletariat, cambió por el de Partido Social Demócrata del Reino de Polonia, muy poco después Lituania se añadió al título. Rosa siguió siendo líder teórica del partido- el SDKPL- hasta el fin de su vida. En agosto de 1893 representó al partido en el Congreso de la Internacional socialista. Allí siendo una joven de 22 años, tuvo que lidiar con veteranos muy conocidos de otro partido polaco, el Partido Socialista Polaco (PPS), cuyo principio más importante era la independencia de Polonia, a la cual ella se oponía, pues colocaba por encima la necesidad de la unidad de la clase obrera internacional.

Rosa cuestionó al PPS, acusándolo de tendencias nacionalistas y de propensión a desviar a los trabajadores de la senda de la lucha de clases; se atrevió a tomar una posición diferente a la de los viejos maestros y se opuso al slogan de ?independencia para Polonia?

En 1895 contrajo matrimonio con Gustav Lübeck para adquirir la nacionalidad alemana con el fin de poder militar en el Partido Socialdemócrata Alemán, el más poderoso de la II Internacional.

En 1898, se trasladó a vivir en Berlín, centro del movimiento obrero internacional, que la atrajo irresistiblemente .Comenzó a escribir asiduamente, y llegó a ser uno de los principales colaboradores del periódico teórico marxista, más importante de la época, Die Neue Zeit. Independiente en el juicio y en la crítica, ni siquiera el tremendo prestigio de Karl Kautsky, su director, lograba apartarla de sus opiniones.

Rosa entregó cuerpo y alma al movimiento obrero en Alemania. Era colaboradora regular de numerosos diarios socialistas ? y en algunos casos, directora, dirigió muchos mitines populares y tomó parte enérgicamente en todas las tareas a que el movimiento le requería.

El movimiento socialista alemán se dividió en dos tendencias principales, una reformista con fuerza creciente, y la otra revolucionaria. El progreso social de los trabajadores a fines del siglo XIX llevó a una burocratización de los sindicatos, lo cual, junto con el peso parlamentario del Partido Social Demócrata, fortalecería las tendencias reformistas. El principal vocero de esa tendencia era Eduard Bernstein. Rosa Luxemburgo, recién llegada, afiló su pluma contra Bernstein, en defensa del marxismo, en su famoso folleto ¿Reformismo o Revolución .

En 1899, el ?socialista? francés Millerand participó de un gobierno de coalición con un partido capitalista. Rosa siguió atentamente este experimento y lo analizó en una serie de brillantes artículos referentes a la situación del movimiento francés en general, y a la cuestión de los gobiernos de coalición en particular. Después del fracaso de los gobiernos de frente popular en los años treinta en España y Francia, quedó claro que las enseñanzas impartidas por Rosa tenían una trascendencia histórica.

Entre 1903- 1904, Rosa se entregó a una polémica con Lenin, con quien disentía en la cuestión nacional, y en la concepción de la estructura del partido y la relación entre el partido y la actividad de las masas.

En 1904, después de ?insultar al Káiser? fue sentenciada a nueve meses de prisión, de los cuales cumplió sólo uno. Participó directamente en la revolución de 1905 en Polonia y escribió una serie de artículos y panfletos para el partido polaco, en los que exponía la idea de la revolución permanente, en términos parecidos a los de Trotsky y Parvus. Mientras que tanto los bolcheviques como los mencheviques, a pesar de sus profundas divergencias, creían que la revolución rusa había de ser democrático- burguesa, Rosa argüía que se desarrollaría más allá del estadio de burguesía democrática y que podría terminar en el poder de los trabajadores o en una derrota total. Su slogan era ?dictadura revolucionaria del proletariado basada en el campesinado?

Sin embargo, pensar, escribir y hablar sobre la revolución no era suficiente para Rosa Luxemburgo , el motivo de su vida fue: ?En el principio fue el acto?Y aunque no gozaba de buena salud en ese momento, entró de contrabando en la Polonia rusa en diciembre de 1905 . Pero el punto culminante de la revolución había pasado y se inició la represión. El 4 de marzo de 1906 fue arrestada y detenida durante cuatro meses en Varsovia, primero en la prisión y posteriormente en un fuerte. A causa de su mala salud y de su nacionalidad alemana, fue liberada y expulsada del país.

La revolución rusa dio vigor a una idea que Rosa había concebido años atrás: que las huelgas de masas, tanto políticas como económicas, constituían un elemento cardinal en la lucha revolucionaria de los trabajadores por el poder. Al hablar en tal sentido en un mitín público fue acusada de ?incitar a la violencia? y pasó otros dos meses en prisión, en Alemania. En 1906 sintetizó sus experiencias y opiniones sobre esta materia en ?huelga de masas, partido y sindicatos?

En 1907, participó en el Congreso de la Internacional Socialista celebrada en Stuttgart, en nombre de los partidos ruso y polaco, desarrollando una posición revolucionaria coherente frente a la guerra imperialista y al militarismo.

Entre 1905 y 1910, la escisión entre Rosa Luxemburgo y la dirección centrista del SPD, del que Kautsky era el portavoz teórico, se hizo más profunda. Ya en 1907 Rosa había expresado su temor de que los líderes del partido, vacilarían frente a una situación que requiriera acción. El punto culminante llegó en 1910, cuando se produjo una ruptura total entre Rosa y Kart Kautsky por la cuestión de la vía de los trabajadores hacia el poder.

Desde ese momento, el SPD se dividió en t res tendencias: los reformistas, que progresivamente fueron adoptando una política imperialista; los marxistas de centro, conducidos por Kautsky (ahora apodado por Rosa Luxemburgo ?líder del pantano? y el ala revolucionaria de Rosa Luxemburgo.

En 1913 publicó su obra más importante: La acumulación de capital. (Una contribución a la explicación económica del imperialismo). Este libro como lo señalara Mehring, el biógrafo de Marx, con su caudal de erudición, brillantez de estilo, vigoroso análisis e independencia intelectual, es de todas las obras marxistas, la más cercana a El Capital.

Lenín también fue objeto de la crítica por parte de Rosa Luxemburgo, en especial a lo referente a las concepciones de éste sobre la democracia en el partido y la dictadura del proletariado, contra la concepción centralista del partido de revolucionarios profesionales.

En 1914 estalló la Primera Guerra Mundial, y el grupo parlamentario socialdemócrata alemán, apoyó la votación de los créditos de guerra. La oposición interna en el SPD, inició una gran actividad, difundiendo centenares de miles de folletos y octavillas que llegaron a movilizar a la población. El 20 de febrero de 1914, Rosa Luxemburgo fue nuevamente arrestada por incitar a los soldados a la rebelión. La base de esta acusación fue una arenga en la que declaró: ? si ellos esperan que asesinemos a los franceses o a cualquier otro hermano extranjero, digámosles ? No, bajo ninguna circunstancia?.En el Tribunal se transformó de acusada en acusadora, y su disertación publicada posteriormente bajo el título Militarismo, guerra y clase obrera, es una condena al imperialismo por parte del socialismo revolucionario. Se la sentenció a un año de prisión, pero no fue detenida ahí mismo. Al salir de la sala del Tribunal fue de inmediato a un mitín popular en el que repitió su revolucionaria propaganda antibélica. Durante su estancia en la cárcel escribió ?La crisis de la socialdemocracia?

El 3 de Agosto el grupo parlamentario socialdemócrata, que contaba en esos momentos con 11 diputados, decidió apoyar la concesión de los créditos de guerra que pedía el gobierno del Kaiser, con tan sólo 15 votos en contra. Un día después los parlamentarios socialdemócratas que se opusieron a los créditos decidieron acatar la disciplina de voto del grupo y el 4 de agosto, todo el grupo socialdemócrata votó por unanimidad a favor de los créditos.

La decisión de la dirección del partido fue un rudo golpe para Rosa Luxemburgo. Ese mismo día un pequeño grupo de socialistas se reunió en su departamento y decidió emprender la lucha contra la guerra. Este grupo dirigido por Rosa, Kart Liebknecht, Franz Mehring y clara Zetkin, finalmente se transformó en la Liga Espartaco. Durante cuatro años, principalmente desde la prisión, Rosa continuó dirigiendo, inspirando y organizando a los revolucionarios, levantando las banderas del socialismo internacional. El 3 de diciembre, Karl Liebknecht ignoró la disciplina del partido para votar de acuerdo con su conciencia. Fue el único voto en contra de los créditos para la guerra.

El estallido de la guerra separó a Rosa del movimiento obrero polaco, pero su propio partido permaneció en todo sentido leal a las ideas del socialismo internacional.

La crisis del SPD terminó llevando a la escisión del partido en enero de 1917 con la fundación, el 6 de abril, del USPD (Socialdemócratas Independientes) y luego del Partido Comunista Alemán (KPD)

La revolución rusa de febrero de 1917 concretó las ideas políticas de Rosa. Desde la prisión saludó con entusiasmo la revolución, siguió febrilmente los acontecimientos, emitió constantes llamamientos a los trabajadores y soldados alemanes para que emularan a sus hermanos rusos.

El 8 de noviembre de 1918, la revolución alemana liberó a Rosa de la prisión. Con toda su energía y entusiasmo se sumergió en la lucha revolucionaria. Lamentablemente, las fuerzas reaccionarias eran poderosas. Líderes del ala derecha de la socialdemocracia y generales del viejo ejército del Káiser unieron sus fuerzas para suprimir al proletariado revolucionario.

El 15 de enero Rosa de Luxemburgo y Liebknecht junto al cual había lanzado la Revolución Espartaquista de 1919, fueron asesinados. El culatazo de rifle de un soldado destrozó el cráneo de Rosa Luxemburgo y su cadáver fue arrojado a un canal. El 31 de mayo fue encontrado el cadáver y el entierro se celebró el 13 de junio.

De vasta influencia en el ámbito del socialismo, sus aportaciones teóricas, su lucha personal y su dramática muerte contribuyeron a hacer de ella uno de los referentes de la izquierda del siglo XX.? El más admirable cerebro entre los sucesores científicos de Marx y Engels?, como dijo Mehring, había dejado de existir. En su vida, como en su muerte, dio todo por la liberación de la humanidad.

*Mujeres que revolucionaron el mundo, Revolucionarias, Publicación de Convergencia de Izquierda, CABA 2010.

IMAGEN: commons.wikimedia.org