Cámara Federal de Casación Penal

RECHAZAN PEDIDOS DE PRISIÓN DOMICILIARIA PARA LOS GENOCIDAS ETCHECOLATZ Y CENDÓN

Los jueces Ana María Figueroa, Daniel Petrone y Diego Barroetaveña rechazaron el planteo porque las autoridades penitenciarias «han adoptado medidas de aislamiento» en el lugar de detención de Etchecolatz y «hasta el momento no se han reportado casos positivos ni sospechosos», según informaron hoy fuentes judiciales.

Imagen: Télam

La Cámara Federal de Casación Penal rechazó pedidos de arresto domiciliario por coronavirus presentados por las defensas de los condenados represores de la última dictadura militar Miguel Etchecolatz y Néstor Cendón.

En al caso del ex comisario bonaerense Etchecolatz, la Sala I del máximo tribunal penal federal del país declaró «inadmisible» la petición del arresto domiciliario para el condenado a prisión perpetua, ante la situación sanitaria generada por la pandemia, según la resolución a la que accedió Télam.

Los jueces Ana María Figueroa, Daniel Petrone y Diego Barroetaveña rechazaron el planteo porque las autoridades penitenciarias «han adoptado medidas de aislamiento» en el lugar de detención de Etchecolatz y «hasta el momento no se han reportado casos positivos ni sospechosos», según informaron hoy fuentes judiciales.

Además se tuvo en cuenta al rechazar morigerar las condiciones de detención la «gravedad de los delitos» de lesa humanidad por los que está condenado cometidos en centros clandestinos de detención que funcionaron en la provincia de Buenos Aires.

En cuanto al ex suboficial del Servicio Penitenciario Federal Néstor Cendón, la Sala IV de Casación rechazó evaluar su prisión domiciliaria y declararon «inadmisible» el recurso.

Los camaristas Mariano Borinsky y Javier Carbajo remarcaron «la gravedad de los delitos» por los cuales está condenado a prisión perpetua, y, además, destacaron que la fiscalía y la querella particular en la causa se opusieron a dar el beneficio de arresto domiciliario.

La defensa del represor había pedido la morigeración de la detención por el riesgo sanitario en la cárcel a raíz de la pandemia.

Cendón fue condenado por violaciones a los derechos humanos en el centro clandestino de detención «El Vesubio» entre 1976 y 1978, que funcionó bajo la órbita del Primer Cuerpo del Ejército.