Misiones

“Que Dios lo perdone, yo no puedo; quiero cadena perpetua”

En medio del dolor, la madre de Horacelia dijo sobre el detenido que “quisiera enfrentarlo y preguntarle por qué lo hizo”. Los restos de la menor de 16 años aparecieron en la zona oeste de Posadas el viernes por la noche, en cuatro bolsas.Horacelia

Tras la confesión del concubino de Horacelia Marasca (16), las autoridades finalmente hallaron en la noche del último viernes los restos de la adolescente, divididos en cuatro bolsas, en dos puntos del oeste posadeño. Ante el dramático desenlace, la madre de la menor de edad habló con PRIMERA EDICIÓN y pidió cadena perpetua para el acusado.
“Que Dios lo perdone, yo no puedo; creo en la Justicia y quiero cadena perpetua”, le dijo el sábado a este diario Norma Benítez, aún shockeada por el hallazgo de los restos de su hija. La mujer dijo sobre el detenido, de 34 años, que quisiera enfrentarlo y preguntarle por qué lo hizo”.
Los restos fueron trasladados a la Morgue Judicial, donde serán sometidos a pericias forenses y genéticas.
La menor estaba desaparecida desde el pasado 16 de agosto, cuando su propia pareja denunció que había abandonado su casa de la chacra 150 de Posadas y también al bebé de ambos, de siete meses.
Esa versión llegó a oídos de la madre por parte del propio arrestado. La mujer desconfió y lo denunció ante la Comisaría de la Mujer. Entonces la investigación encabezada por el juez Ricardo Balor, titular del Juzgado de Instrucción 6 de Posadas, se inició y acabó en un final propio de una película de terror.

El  presunto femicida declaró ayer por más de tres horas ante el juez Balor . El hombre contó que mató a la joven el domingo de una cuchillada . Seccionó el cuerpo y se deshizo de él en dos secuencias: la misma noche del crimen y el lunes .

“Días antes ella dijo que le había pegado mucho”
POSADAS. Horas de angustia son las que vive Norma Benítez, la madre de Horacelia Génesis Marasca (16), la menor que, según la confesión de su pareja, habría sido asesinada y descuartizada. Hasta anoche, los investigadores buscaban sus restos.
Al respecto, horas antes de que se conociera el trágico final, la progenitora de la adolescente dialogó con PRIMERA EDICIÓN y contó cómo fue que decidió radicar la denuncia que finalmente activó el trabajo policíaco-judicial. Además, aseguró que horas antes de la desaparición, la menor de edad le confesó que había recibido una brutal golpiza de su pareja, una más entre tantas, consignó.
“La última vez que hablé con ella fue el viernes 14 de agosto,  me pidió que alguien vaya a vivir con ella. Quedamos en que yo la iba a acompañar, en ningún momento me dijo que se iba a ir de la casa e iba a abandonar a su hijo. Lo que sí me contó es que él le había pegado mucho. Eso fue el viernes y el domingo ella desapareció”, contó Norma, en medio de la desesperación que la agobiaba hasta anoche.
Benítez relató cómo comenzó a sospechar y finalmente radicó la denuncia. “Él vino a mi casa el último miércoles, para avisarme que ella se había ido de la casa. Según sus dichos, abandonó el hogar y a la criatura de siete meses ese domingo 16 de agosto a las 22, me dijo primero que se bañó, agarró su ropa y se fue, y que incluso le había robado su plata”, reveló la madre.
A la mujer no le cerró la historia y comenzó a indagar por su cuenta. Primero fue hasta la casa de la pareja y se reencontró con el muchacho. “Yo pasé por la noche y se contradecía en un montón de cosas. Entonces le pedí para pasar a la habitación, para ver eso de la ropa, pero me dijo que no porque el bebé estaba durmiendo. Y ahí enseguida se puso nervioso”, sentenció Norma.
Todo terminó de cerrar para la madre cuando habló con una vecina de la pareja, quien le brindó otro detalle de la macabra historia. “Esa mujer me contó que salió afuera aquel domingo 16 por los gritos de socorro, de auxilio, y los golpes. Dice que al final apenas gritó, se escuchó un golpe fuertísimo y ahí un silencio total”, reveló la entrevistada.
Las sospechas cerraron y Benítez radicó una denuncia en la Comisaría de la Mujer de la Unidad Regional I. Y ahí comenzó la investigación que arrojó un primer resultado con las pruebas de luminol en casa de la pareja, que hallaron importantes rastros de sangre.
Ante esta situación, las versiones iniciales que se manejaban durante las primeras horas por parte de los investigadores de la Policía provincial y del magistrado Ricardo Balor, titular del Juzgado de Instrucción 6 de Posadas, terminaron de confirmarse anoche, una vez que el detenido decidió ampliar su indagatoria -se había abstenido el último jueves- y confesar el dramático y trágico final de la adolescente.
Imagen : Primera Edición