Samuel Huerga

«PUSIERON AL LOBO A CUIDAR A LAS GALLINAS»

El periodista oranense Samuel Huerga informó que alrededor de las 3 de la madrugada de ayer, hubo una gran movilidad de tropas de seguridad a la localidad de Pichanal para rodear el acampe de los trabajadores del frigorífico Bermejo.

Los trabajadores del frigorífico realizaron un acampe y un paro total de actividades para exigir que se cumpla con sus derechos laborales. Con la llegada de la policía, los trabajadores que se habían retirado a sus hogares y aquellos que se habían ido para refrescarse volvieron, por lo que el lugar se llenó de familias. Ante esto, cerca de las 4:30 de la madrugada la policía se retiró.

“No se produjo la represión porque hubo una rápida reacción de la comunidad de Pichanal, de los trabajadores, de las familias, que han rodeado ese campamento y que han mostrado su interés de proteger a los trabajadores”, comentó Huerga.

Sobre el paro de actividades, Huerga dijo que cuando llegó el CoVid-19 a la provincia, los trabajadores empezaron a presentar síntomas compatibles con la enfermedad por la que solicitaron a sus empleadores las licencias correspondientes. Debido al colapso del sistema sanitario fue imposible para los trabajadores adquirir los certificados médicos exigidos por la patronal, razón por la que fueron obligados a seguir presentándose en su puesto de trabajo.

Ante esto, y la imposibilidad de acceder a un médico que atienda a los trabajadores, realizaron un paro para exigir testeos masivos y un médico que los atienda.

“Los resultados fueron escandalosos, si ven la curva de crecimiento Pichanal-Salta pasó de no tener casos a tener 50 casos por día”, relató el periodista.

Tras la presión ejercida por los trabajadores, la empresa otorga los días correspondientes de licencia, pero cuando éstos intentan reintegrarse a sus puestos laborales les deniegan la entrada.

“Fueron a ver al juez de paz para que certifique esto, pero el juez de paz no quiso tener problemas con el intendente, eso fue lo que les dijo el juez de paz que no quiso hacerles la certificación”, informó Huerga.

En esta situación, hicieron las presentaciones en el Ministerio de Trabajo quien les asignó un abogado, Julio Villalba, que resultó ser el esposo de la diputada Amelia Acosta, compañera de campaña del actual intendente de Pichanal, Sebastián Domínguez. “Pusieron al lobo a cuidar las gallinas”, comentó el periodista.