Elude los términos " familia" y " matrimonio"

Proyecto de ley sobre uniones civiles entre personas del mismo sexo llega al Senado italiano

El Senado de Italia recibió ayer el proyecto de ley sobre las uniones civiles entre personas de un mismo sexo, un texto que comienza ahora su tramitación parlamentaria y que, durante su redacción, ha suscitado polémicas y divisiones incluso en el seno del Gobierno.

Demonstrators make their way past the Colosseum during the Europride gay rights march in Rome, Saturday, June 11, 2011. The Europride parade, held every year in a different European city, ends Saturday evening in Circus Maximus, a grassy field where ancient Romans would gather for entertainment, where Lady Gaga is expected to sing "Born This Way". Organizers hope the event will draw attention to discrimination homosexuals face in some parts of the world. (AP Photo/Andrew Medichini)

Por el momento no se ha fijado una fecha de discusión del texto, que, según los medios locales, tendrá que esperar a que los legisladores italianos opinen sobre los Presupuestos Generales para el próximo año.
Las fuentes estiman que la primera votación en la Cámara alta podría ser en noviembre, mientras que para la votación final habrá que esperar al próximo año.

En cualquier caso, todo apunta a que los plazos para su aprobación definitiva pueden ser amplios, debido a la controversia que el texto suscita.

El proyecto de ley, impulsado por la senadora del gobernante Partido Demócrata (PD) Monica Cirinnà, ha tenido que ser modificado en las últimas semanas después de meses de obstrucción en la Comisión de Justicia del Senado.

El texto extiende a las uniones civiles homosexuales todos los derechos y deberes del matrimonio tradicional, incluidos los relativos a los vínculos patrimoniales como pensiones de viudedad, ventajas fiscales y permisos de trabajo por motivos familiares.

Establece que la figura de la “unión civil” solo hace referencia a parejas homosexuales y no incluye el término “familia”, sino “formación social específica”, lo que ha molestado especialmente a la comunidad LGBT italiana (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales).

También elude el término “matrimonio” y, aunque permite la adopción del hijo biológico de uno de los miembros, impide adoptar a un niño que no sea hijo de uno de los miembros de la pareja.

Este proyecto de ley ha generado grandes controversias en la política italiana, unas divisiones que han alcanzado incluso al Gobierno de coalición del socialdemócrata Matteo Renzi, integrado por fuerzas situadas a ambos lados del centro.

Especialmente crítico se ha mostrado uno de los socios de Renzi, su ministro de Interior y líder del Nuevo Centroderecha (Ncd), Angelino Alfano, quien se opone al tema de la adopción.

“¿Pero qué persona puede considerar aceptable que un niño tenga dos papás o dos mamás? El niño debe tener un papá y una mamá. Estamos contra la adopción por parte de parejas del mismo sexo y contra la equiparación de las uniones al matrimonio”, dijo recientemente.

La oposición de este partido, escisión de Forza Italia, es tal que su coordinador nacional, Gaetano Quagliarello, ha dimitido del cargo después de que el proyecto de ley haya llegado a la Cámara alta, entre otras causas.

Otros partidos contrarios a la legalización de las uniones civiles homosexuales son las ultraderechistas Liga Norte y Fratelli d’Italia o la Forza Italia del ex primer ministro Silvio Berlusconi.

Esta última formación ha avanzado que “dará batalla” para evitar que los homosexuales puedan adoptar, como ha señalado el senador Maurizio Gasparri.

Italia es uno de los países de la Unión Europea que no ha legislado en esta materia, junto a Bulgaria, Chipre, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Rumanía y Eslovaquia.

El pasado 21 de julio, el Tribunal de Estrasburgo condenó a Italia por no respetar el Convenio Europeo de Derechos Humanos y le instó a que legalice las uniones civiles entre personas del mismo sexo.

 

Imagen : es.noticias.yahoo.com