Reino Unido

Presunto asesino de diputada británica habría tenido vínculos con grupos neonazis

Medios locales aseguran que Tommy Mair compró una serie de libros sobre armas a la National Alliance, grupo nacionalista y de ultraderecha estadounidense.asesino diputada

El presunto asesino de la diputada laborista británica Jo Cox tuvo relación con una organización neonazi de los Estados Unidos y con grupos defensores del apartheid, informó hoy la prensa. Al parecer el detenido, identificado como Tommy Mair, apoyó durante mucho tiempo a National Alliance (NA), un grupo neonazi estadounidense, y en 1999 compró un manual de la agrupación que incluía instrucciones para fabricar una pistola, afirmó el diario citando al Southern Poverty Law Center.

Según el “Daily Telegraph”, el sospechoso, de 52 años y nacido en Escocia, también estuvo abonado a una publicación digital del grupo de extrema derecha Sprinbock Club, que defendió el Apartheid sudafricano. “The Independet” también hizo referencia a un correo electrónico enviado hace una década por la publición del Sprinbok Club, que describía al sospechoso como “uno de los primeros suscriptores y simpatizantes de SA Patriot”, una revista publicada por el grupo sudafricano White Rhino Club, también defensor del Apartheid. Sin embargo, la policía sigue investigando lo ocurrido y no se ha pronunciado respecto a una posible motivación política del crimen.

Cox, de 41 años, fue asesinada el jueves mientras hacía campaña a favor de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea (UE) de cara al referéndum del 23 de junio, y por eso una de las posibilidades es que haya una relación. Sin embargo, un hermano del atacante manifestó dudas sobre una posible motivación política. El hombre relató que su hermano tiene “un historial de enfermedades mentales, aunque estaba recibiendo ayuda”. “Mi hermano no es violento y para nada politizado”.

La diputada, que estaba casada y tenía dos hijos pequeños, fue atacada a tiros y acuchillada en plena calle al mediodía del jueves en el centro de la pequeña ciudad de Birstall, cerca de Leeds. Murió horas después en el hospital. Políticos de todos los partidos lamentaron su muerte. Algunos medios informaron que testigos presentes oyeron al hombre gritar “Britain first” cuando fue detenido, pero no hay confirmación oficial sobre este hecho. La frase significa “Reino Unido primero”, pero es también el nombre de un partido de ultraderecha británico.

Tras el asesinato de Cox, los dos principales partidos políticos británicos llamaron a todos los diputados a ponerse en contacto con la Policía para revisar su seguridad personal. “Britain First”, cuyo eslogan es “Recuperemos el país”, ha negado en un comunicado cualquier implicación en el incidente y señala que “jamás incitaría a este tipo de comportamiento”.

Imagen .: EFE