Noticias Destacadas

Reforma laboral

¿Por qué es insuficiente la licencia por paternidad de 15 días?

El proyecto oficial propone extender el permiso para los hombres, pero según los especialistas, no alcanza. ¿Cómo y de cuántos días debería ser?

Imagen : Ignacio online

La reforma laboral que impulsa el Gobierno puso en agenda el debate sobre la necesidad de ampliar las licencias por paternidad y maternidad, entre otras cuestiones.

El proyecto oficial contempla sólo a la de los padres, a quienes el permiso se les extendería de 2 a 15 días corridos, pero los organismos especializados en primera infancia hacen hincapié en que hay que reformular el sistema de licencias en su conjunto.

A pesar de que la Argentina adscribió al convenio de la Organización Internacional del Trabajo, que establece un piso mínimo de licencia por maternidad de 98 días, actualmente las mujeres tienen 90 para repartirse entre las jornadas previas y posteriores al parto.

En cuanto a los hombres, el país tiene la peor licencia por paternidad de la región. Para que quede más claro: tienen más días por casarse o por estudio que por ser papás.

La necesidad de un cambio en la normativa está claro, pero la propuesta del Gobierno no contempla aspectos como la universalidad, la coparentalidad, la equidad y la gradualidad en el sistema de licencias.

Desde la Oficina Argentina del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA) y el Centro de Implementación de Políticas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), estiman que estos principios deben ser incorporados a la modificación del esquema de licencias actual.

“Es necesario pensar en un sistema universal enfocado en la equidad”.

“Hoy en día las licencias están obsoletas. Hay mucha heterogeneidad en el sector público según si los padres trabajan en una municipalidad u otro organismo del Estado. De esta manera, el derecho de un nene a ser cuidado depende del trabajo que tengan su mamá y su papá. Por eso es necesario pensar un sistema universal enfocado en la equidad”, aseguró Carolina Aulicino, oficial de política social de Unicef en diálogo con minutouno.com.

“La reforma tendría que ser gradual”.

“Existe una propuesta tomada de Uruguay que apunta a una reforma gradual. Uno de los desafíos más importantes es el impacto fiscal, ya que la licencia se paga desde el Estado, es por eso que se pensó en una propuesta a largo plazo”, sostuvo la especialista.

Por su parte, Cippec presentó una propuesta para modificar de forma paulatina el régimen de licencias que comenzaría en 2018 y terminaría en 2030. Los objetivos finales son: partir de una licencia por maternidad de 98 días, una de paternidad de 30 días, sumado a 60 días de licencia familiar que cada familia puede organizar según su conveniencia.

Esta propuesta no sólo aumenta la cantidad de días, sino que contempla una licencia universal que incluya a todos los trabajadores: los que están en blanco, los que están en negro y los monotributistas; la coparentalidad, para reducir la desigualdad de género en el trabajo; y la equidad, para tomar en cuenta a las adopciones y para también contemplar a las familias integradas por dos madres o por dos padres.