Noticias Destacadas

Tucumán

Por primera vez una chica trans pudo jugar al hockey femenino en Tucumán

El sábado 12 de agosto, Natalia Gabriela Lazarte entró a la cancha de hockey como una jugadora más de Sitravi Tucumán TK. Aquel no fue, sin embargo, un partido común y corriente en la historia del deporte provincial porque Lazarte, que es transexual y una de las primeras beneficiarias de la Ley de Identidad de Género sancionada en 2012, pudo jugar gracias a la intervención de la Justicia. De a poco, su caso asoma como un ejemplo de integración para una minoría sexual históricamente excluida, que suele terminar expuesta a los peligros de la calle.

Imagen : La Gaceta

 

El caso “Lazarte” también aparece como un modelo de actuación judicial rápida -en tiempos de morosidad endémica- en pos del reconocimiento del derecho a la igualdad. La transexual, que también había logrado el respaldo del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi), demandó a la Asociación Tucumana de Hockey en mayo de 2016, luego de que esta entidad le negara una respuesta sobre el fichaje que solicitaba para poder jugar en el circuito amateur.

Siete meses después, el juez en lo Civil y Comercial N°4, José Dantur, ordenó la afiliación de Lazarte al considerar que el silencio de la entidad era una forma de discriminación. Dantur expresó que la práctica de deportes es un derecho humano, y que no era posible ignorar los prejuicios existentes respecto de las minorías sexuales, un pensamiento fóbico que había generado matanzas y persecuciones.

La Asociación apeló el fallo pero los camaristas civiles Laura David y Augusto Ávila confirmaron la decisión de primera instancia el 16 de mayo pasado.

“Con su silencio, la entidad dijo lo que no dijo por escrito, esto es, que no aceptaba la inscripción de Lazarte como jugadora federada por su opción de género”, expresó Ávila.

En un intercambio de mensajes, Lazarte coincidió en que su lucha era un triunfo para los tucumanos que creen en el pluralismo y la igualdad. Antes, la jugadora oriunda de Tafí Viejo había dicho: “una debe lidiar con las miradas acusadoras, los murmullos y las habladurías, por eso muchas transexuales terminan autoexcluyéndose o marginándose a sí mismas. A mí no me sucedió porque mi familia me apoyó desde el principio”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *