Noticias Destacadas

Por el trabajo de empresas privadas una comunidad perdió 10 hectáreas

Las 45 familias de la comunidad Tupí Guaraní que se dedican al cultivo de hortalizas y bananas al margen sur del Río Blanco Iguopeigendá (El Algarrobal), en el departamento de Orán, han observado como la desidia y la inacción de los organismos oficiales han permitido y facilitado el avance del río sobre sus tierras, sufriendo como consecuencia del trabajo de empresas privadas, la pérdida de 10 hectáreas en los últimos dos años.

A causa de esto, la comunidad ha denunciado en reiteradas ocasiones que existe ?una discriminación por parte de los funcionarios del Estado, que dejan actuar a los poderes económicos, a su antojo y conveniencia perjudicando una vez más a los pueblos originarios?, al tiempo que solicitaron a las autoridades provinciales el ordenamiento del Río Blanco, la paralización de estas obras y el trabajo en pos del bienestar general.

Una de las tantas notas emitidas desde Tupí Guaraní expresa: ?Con el objetivo o la excusa de obtener áridos?, se canaliza el río de manera ?oblicua? a su cauce natural ?apuntando directamente contra la margen de la comunidad, por lo que al momento de llegar las lluvias, las orillas se erosionan, ?la comunidad pierde terreno? y la empresa que explota el lugar ?gana superficie para trabajar sin que ninguna autoridad tome cartas en el asunto?.

Teniendo en cuenta esto, su presidenta, Gregoria López, refirió que desde hace 5 años se vienen efectuando reclamos a distintos organismos municipales, provinciales y nacionales, a través de las cuáles sólo se han generado expedientes sin que se dé una real solución, ya que el desvío del río que se realiza en cada invierno provoca ?daños ambientales acumulativos?.

1-3

López manifestó también, que la Secretaría de Recursos Hídricos conoce que los trabajos de extracción y clasificación de áridos en el lugar se realizan sobre los márgenes, en lugar de desarrollarse en su parte media.

La presidenta de la comunidad señaló asimismo, que la Dirección Nacional de Vialidad niega la obstrucción de tres vanos – distanciamiento entre columnas – del puente de la Ruta Nacional Nº 50, pese a que con sólo visitar la zona se puede observar que se incumple con las normativas vigentes y que los trabajos se desarrollan ?inmediatamente abajo del citado puente?, a tan sólo 200 metros de donde se hallan ubicadas las familias Tupí Guaraní.

?La Secretaria de Minería de la Provincia de Salta tampoco desconoce el tema, a pesar que niega sus consecuencias, como es el uso del lecho del río como playa de trabajos de la ripiera ubicada en frente de la comunidad?, reza otra de las notas cursadas, ya que actualmente a los trabajos en la zona que desde 1940 aproximadamente lleva adelante el ingenio San Martín de El Tabacal, se suma la canalización que desarrolla la empresa Monterrubio sin que se conozcan los permisos con los que cuenta, y el daño ocasionado por ?los desmontes en toda la zona? que ha provocado la disminución de retención de agua de lluvia de la selva desmontada río arriba.

Se conoce también, que ni siquiera desde el Instituto Nacional Indígena (INAI), ni desde la Defensoría del Pueblo de la Nación se ha dado una respuesta a esta problemática, que de seguir así conducirá a que nuevamente deban permitir el avance sobre sus tierras y realizar gaviones por cuenta propia para contener el río.

Monterrubio, la gran beneficiada

Otra cuestión que ha generado polémica entre los mismos habitantes de la comunidad es que si bien desde Recursos Hídricos se reconoció que gran parte de la culpa de lo ocurrido en el lugar se debe a los trabajos de la empresa de Pedro Daniel Monterrubio, cuando Nación decidió levantar gaviones para evitar una mayor profundización del problema, traspasó los montos a la Provincia que finalmente sin que haya licitación ni concurso de precios habría otorgado la obra a la misma empresa que generó el perjuicio.

Cabe recordar también, que esta empresa con asiento en la Ruta Nacional 50, Km.30, a sólo 1 Km. de donde se localiza el río, se dedica a las construcciones civiles y viales, a la venta y transporte de áridos y de hormigón elaborado.

El Ingenio El Tabacal y las consecuencias de su actuación en el Norte Provincial

Los perjuicios generados hacia ambos márgenes han sido relevados desde hace años por medios alternativos que han dado cuenta del permanente avasallamiento del Ingenio San Martín de El Tabacal.

Parte de este relevamiento refiere que en 2003 esta empresa ocupó 45 hectáreas de las 224 que reclama la Comunidad Tupí Guaraní, que más tarde hubo ofertas de compra de lotes a 300 dólares y que ante la negativa de sus habitantes siguieron actos de intimidación y violencia.

Imágenes del Río Blanco en estos días