Noticias Destacadas

Buenos Aires

Polémica por una menor violada que no puede abortar

La niña de 13 años fue violada por su padrastro. El hospital no permitió interrumpir el embarazo a las 23 semanas de gestación. Las voces del caso.aborto violación

La comisaria número 8 de la localidad de Moreno recibió la denuncia del abuso sexual hace un mes, cuando la niña de 13 años se animó a contarle a su madre que su padrastro la había violado. Cuando fueron hacer el control al hospital, los médicos confirmaron que estaba embarazada y su madre solicitó un turno para el ecógrafo.

El último sábado la nena tuvo fuertes dolores y fue al nosocomio donde quedó internada en el hospital Mariano y Luciano de la Vega. La joven tiene 23 semanas de embarazo y las autoridades del hospital recibieron el consentimiento informado para el acceso al aborto no punible pero todavía no dieron curso a la práctica médica ya que debieron aceptar la declaración jurada de víctima de violación, tal como indica el Protocolo de Aborto no punible de la Provincia de Buenos Aires.

Ante la reticencia de los médicos a la cirugía abortiva, la madre de la nena pidió una reunión con la directora del hospital, Mariana Dunayevich, que la recibió ayer por la tarde. Uno de los argumentos que la médica hizo referencia fue al estado de avance del embarazo.

“Esa práctica implica un alto de riesgo de muerte para la paciente”, expresaron los médicos.

Desde el hospital informaron que la madre de la víctima solicitó el aborto con 23 semanas de gestación y que la niña fue al nosocomio con una infección y contracciones. Los médicos explicaron que se esperó demasiado y que la práctica pondría en riesgo la vida de la adolescente.

Los médicos al realizarse la ecografía encontraron un embarazo de 23 semanas con un peso de 600 gramos. “A la mamá de la víctima se le explicó, entonces, que la nena ya no estaba en condiciones de ser sometida a un aborto por lo avanzado del embarazo y las condiciones de salud de la niña. Esa práctica implica un alto de riesgo de muerte para la paciente”, expresaron los profesionales de la salud a la prensa.

En tanto la madre se comunicó con organizaciones de mujeres, piqueteras y sociales que están acompañando a la familia -frente a las puertas del hospital- y reclaman que se aplique el protocolo de Aborto No Punible.

Para la Organización Mundial de la Salud se define como aborto la interrupción voluntaria del embarazo hasta las 20-22 semanas y/o hasta que el producto del embarazo alcance los 500 gramos. La Guía Técnica Nacional de aborto no punible se basa en esta definición. “A esto se suma que la paciente ingresó al hospital con una infección y contracciones. La inducción del aborto en estas condiciones aumenta significativamente el riesgo de una eliminación incompleta de la placenta y de una hemorragia post-parto con riesgo de muerte y de histerectomía, es decir, de poner en riesgo su capacidad reproductiva a futuro”; explicó la directora asociada del hospital, Mariana Dunayevich, directora asociada del hospital Mariano y Luciano de la Vega.

En tanto, abogados que trabajan la despenalización del aborto manifestaron que no hay impedimento para realizar un aborto no punible. Y las mujeres que se han concentrado en la puerta del hospital marcaron: “Nos vamos a quedar hasta el momento en que se cumpla con la interrupción del embarazo”, dijeron las integrantes de la Mesa por el Aborto Legal zona Oeste. “Y estamos evaluando realizar una denuncia penal contra los médicos que se niegan a cumplir con la legislación vigente, porque el Código Penal de la Nación establece que los abortos no punibles son un derecho”, afirmaron.

Personal de los Programas de Salud Reproductiva y Procreación Responsable y de Prevención de la Violencia del ministerio de Salud provincial se hicieron presentes en el nosocomio “para brindar asesoramiento, contención y acompañamiento a la víctima y a su familia”. Además, el hospital denunció ante la Justicia el delito de violación y se puso a disposición de la familia.

Los especialistas coincidieron en recomendar a la paciente y su familia una cesárea programada y la posibilidad de dar en adopción al producto del embarazo. También explicaron que la víctima tiene derecho a evitar que la coloquen en situación de vínculo con el producto. Además, se les ofreció, tanto a la madre como a la víctima, acompañamiento psicológico, ginecológico y asistencia social en todo el proceso, con lo cual busca garantizar el respeto de los derechos de las víctimas.

El Área de Políticas de Género del ministerio de Salud provincial fue pionero en la adecuación del Protocolo de Aborto No Punible a las indicaciones impartidas por la Corte Suprema de Justicia en el año 2012. En él queda establecido que el aborto será no punible si el embarazo proviene de una violación, conforme la manifestación de la propia victima o su representante legal y con prescindencia de la denuncia y/o calificación penal del hecho.

En esta paciente se da la condición de abuso, sin embargo los condicionantes particulares (embarazo avanzado sumado al endeble estado de salud de la niña) impiden la realización de la práctica abortiva.

Imagen : bizenfuster.wordpress.com