Noticias Destacadas

Derecho a decidir

Polémica por reforma a ley del aborto en Portugal

Mujeres de organizaciones por el derecho a elegir se concentraron frente al Parlamento en defensa de un aborto seguro y gratuitoportugal_eua_aborto-legal_mmm

El Parlamento de Portugal debatió hoy dos iniciativas dirigidas a reformar la ley del aborto que suscitaron el rechazo en bloque de todos los partidos de la oposición al considerar que representan un “retroceso” de la legislación actual.

La despenalización del aborto fue aprobada por los portugueses en un referéndum en 2007, tras lo que se elaboró una ley al respecto que todavía se mantiene en vigor.

La coalición conservadora que gobierna en Portugal -integrada por los socialdemócratas del PSD y los democristianos del CDS- ha presentado un proyecto de ley que busca introducir cambios.

La medida más polémica es el establecimiento de “tasas moderadoras” -el pago de una cuantía económica- a la interrupción voluntaria del embarazo, una práctica que ya se aplica a otros servicios médicos.

Desde la bancada socialdemócrata, la diputada Angela Guerra defendió que el proyecto de ley aboga por la “equidad”, ya que no tiene sentido que exista una discriminación positiva hacia las mujeres que deciden interrumpir su embarazo.

“Si una persona necesita reanimación cardio-respiratoria paga tasa moderadora, si se hace una mamografía paga”, ejemplificó por su parte la diputada del CDS Teresa Caeiro.

Por el contrario, portavoces de todos los partidos de la oposición expresaron su rechazo al proyecto, al considerar que la ley actual no necesita ningún tipo de alteración.

La diputada socialista Isabel Moreira criticó que al imponer una tasa “se violan de forma misógina los derechos de la mujer” y defendió que desde que se aprobó la ley actual disminuyó el número de abortos.

Las críticas fueron todavía más duras hacia la otra propuesta que se debatió hoy, una iniciativa ciudadana titulada “Derecho a Nacer”, dirigida a eliminar todos los beneficios para las mujeres que interrumpan su embarazo de forma voluntaria.

En concreto, el punto más controvertido de la iniciativa fue obligar a las mujeres a firmar una ecografía antes de que les sea practicado un aborto, una medida que recibió también las críticas del propio PSD.

Desde el marxista Bloque de Izquierda, la diputada Helena Pinto señaló que la iniciativa ciudadana “Derecho a Nacer” tiene un aire “revanchista” y pretende “penalizar a las mujeres que abortan”.

En ese sentido, la comunista Paula Santos consideró que ambas iniciativas suponen un “profundo retroceso de los derechos de las mujeres”.

La coalición entre PSD y CDS hizo uso de su mayoría absoluta para lograr que las dos propuestas no fueran votadas en el Pleno y pasaran directamente a las comisiones parlamentarias, actitud también criticada por la oposición.

Imagen : www.diarioliberdade.org