Noticias Destacadas

La Pampa

Piden reemplazar el botón antipático por “Pulseras Electrónicas” que llevará el victimario

El diputado Roberto Robledo y la legisladora Claudia Godoy presentaron un proyecto solicitándole al Ejecutivo la compra de “Pulseras Electrónicas” para que sean usadas por victimarios que tengan prohibición de acercamiento en situación de violencia de género.pulseras electrónicas

Los legisladores presentaron en forma conjunta un proyecto solicitándole al Poder Ejecutivo la compra en el ámbito del Ministerio de Seguridad, de las llamadas “Pulseras Electrónicas” o también llamados “Brazaletes Electrónicos” para que sean utilizadas por victimarios que tengan prohibición de acercamiento en situación de violencia de género. Entendiéndolo como un efectivo sistema de monitoreo, supervisión y rastreo electrónico.

Entre sus fundamentos Roberto Robledo comentó que “Consideramos esta propuesta como una medida superadora porque a diferencia del botón antipático, la pulsera de monitoreo no pone a la persona en situación de violencia en la circunstancia de estar pendiente de un posible delito y por ello pulsar el botón. La pulsera pone la carga en el victimario que será detectado si se aproxima al radio que tiene prohibido, mediante un sistema de monitoreo con una línea telefónica de la policía”.

Continúo señalando que “Para estos casos, el victimario deberá portar una pulsera de pie que no se podrá quitar -de lo contrario sonaría una alarma- y que emitirá una señal de proximidad, que será captada en una agenda electrónica que llevará la persona en situación de violencia. De esta manera a la persona en situación de violencia se le fija un rango, que puede ser hasta mil metros, y cuando el victimario se acerca se emite un alerta y la policía recibe un reporte. La tecnología propuesta emite señal tanto a cielo abierto como dentro de un inmueble”.

Alega además que este sistema ya se usa con excelentes resultados en algunas provincias de nuestro país, como así también en diferentes países como Uruguay, España, Estados Unidos, Francia e Inglaterra, entre otros… “se ha visto en estos lugares que este sistema mejora, dentro de lo adverso de las circunstancias, la calidad de vida de las personas en situación de violencia, poniendo el cuidado, la preocupación y la carga en el victimario”, finalizó Robledo.

 

Imagen :agenciafe.com