Noticias Destacadas

Tucumán

Piden que se investigue a los hijos del ex policía que asesinó a su ex mujer

A dos meses del crimen de Silvia Graciela Morales, sus familiares realizaron una protesta en la puerta de Tribunales para exigir justicia y quejarse por la actuación de la fiscala que lleva adelante el caso, Adriana Reinoso Cuello. “No quiere investigar, está apurada por cerrar la causa”, aseguraron.

Imagen : Contexto
Morales fue asesinada a puñaladas por su ex marido, el policía retirado Julio Rubén Olivera, en el barrio Crucero Belgrano. Después de matarla, el hombre caminó hasta la comisaría 9ª y se entregó. En ese instante quedó detenido y la Reinoso Cuello lo imputó por homicidio agravado por el vínculo. Pero la carátula molestó a los familiares de la víctima. “La fiscala se niega a caratular el caso como femicidio, no sé por qué, sólo nos dijo que no se puede cambiar”, aseguró ayer durante la protesta Fernanda Valdez, hija de la víctima.

Desde la fiscalía se informó que esa fue la imputación que se le hizo para solicitar la prisión preventiva y que aún se la puede cambiar si es que se suman más pruebas. El hombre, si es que es encontrado culpable, recibirá la misma condena si es que se lo enjuicia por femecidio o por homicidio agravado por el vínculo.

Pero esa no era la única molestia de los manifestantes, que cortaron la avenida Sarmiento al 400 acompañados por representantes de la Casa de las Mujeres Norma Nassif. “Pedimos justicia por nuestra madre y que la fiscal avance con al investigación”, insistió la jovencita.

Según explicó Valdez, Olivera no actuó solo cuando asesinó a Morales. “Sabemos que los hijos de él también participaron y tenemos testigos. Pero la fiscal no quiere investigarlos, está apurada por cerrar la causa”, remarcó la hija de la víctima. Voceros de la fiscalía informaron que hasta el momento no hay indicios para sospechar que el acusado contó con el apoyo de otras personas.

“Además están escondiendo muchas pruebas, que las tenemos fotografiadas, como una remera con sangre. Tampoco nos mostraron el informe del ADN que había debajo de las uñas de mi madre”, agregó Valdez.