Buenos Aires

Piden penas de 23 años para policías que abusaron de jóvenes en situación de calle

Los abogados de dos adolescentes que fueron abusadas cuando vivían en situación de calle pidieron que se condene a penas de entre 15 y 23 años de prisión a seis policías federales y a un agente penitenciario que están acusados de los hechos, ocurridos entre 2009 y 2011.niñas situacion de calle

Los abogados de dos hermanas adolescentes que fueron abusadas sexualmente cuando viví­an en situación de calle pidieron ayer que se condene a penas de entre 15 y 23 años de prisión a seis policí­as federales y a un agente penitenciario que están acusados de los hechos, ocurridos entre 2009 y 2011.

Los representantes de las víctimas, Gerardo Etcheverry y Sabrina Dentone, del Programa de Asistencia y Patrocinio Jurí­dico de la Defensorí­a General de la Nación (DGN), efectuaron su alegato en la mañana del viernes ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 17 porteño.

Los abogados les imputaron a los acusados los delitos de “abuso sexual con acceso carnal agravado por haber sido cometido por personal de fuerzas de seguridad en ejercicio de sus funciones en forma reiterada (dos hechos) en concurso real con corrupción de menores agravada mediante violencia y amenazas, en calidad de autores”.

La querella pidió 23 años para el sargento Sebastián Borfitz (59), 22 para el cabo primero Héctor Palavecino (37), 19 para los agentes Héctor Martí­­nez (41) y Gustavo Salinas (40), 18 para Mauricio Acevedo (30) y 15 para Miguel Campero (37), todos de la PFA.

En tanto, se pidió una condena de 17 años para el ayudante del Servicio Penitenciario Federal (SPF) Jorge Acevedo, hermano de uno de los policías y quien todavía continúa en actividad.

Al exponer ante los jueces Pablo Vega, Alejandro Nocetti Achaval y Juan Giudice Bravo, la querella consideró que “hubo un claro aprovechamiento del estado de confusión y fragilidad de las víctimas, de parte de los autores de delito, atento al grado de vulnerabilidad (de las niñas) en razón de su minoridad e historias de vida”.

Además, pidió para todos los imputados la inhabilitación absoluta perpetua para ocupar cargos, empleos y comisiones públicas, en virtud de haberse valido de sus cargos cometer los delitos.

En consecuencia, también solicitó que se los remueva definitivamente de sus cargos públicos y se suspenda el eventual goce de toda jubilación, pensión o retiro cuyo importe, en su caso, será percibido por los parientes que tengan derecho.

También requirió que Jorge Acevedo sea apartado de su cargo, ya que es el único que permanece activo.

Debido a que todos los imputados llegaron al juicio en libertad, la querella solicitó que en caso de condena se adopten las medidas que el tribunal considere necesarias para que se cumpla la pena.

Por su parte, tras la exposición de la querella, alegó el fiscal Fernando Fiszer, quien solicitó penas de entre 12 y 17 años para los imputados por el delito de “corrupción de menores de 18 años agravada por abuso de autoridad en forma reiterada, dos hechos”, uno por cada chica.

Los hechos que se juzgan se produjeron entre 2009 y 2011, cuando las hermanas tení­­an entre 13 y 15 años una, y entre 14 y 16 la otra.

En el debate se dio por acreditado que en ese perí­­odo, los imputados llamaban telefónicamente a las adolescentes, las buscaban en la zona de Parque Lezama y las trasladaban al Cuerpo de Policí­­a Montada de la PFA.

En ese predio, situado en Cavia 3302 del barrio porteño de Palermo, las violaban tanto ellos como algunos allegados y, en ocasiones, lo hacían a cambio de dinero o comida, aprovechando la situación de calle de las víctimas.

También se dio por probado que abusaban de las adolescentes en el predio de la Policí­­a Montada situado debajo de la Autopista 7 “Presidente Héctor Cámpora”, y en una pensión para efectivos de la calle Warnes al 2100 del barrio de La Paternal.

Según dijo a Télam una fuente ligada a la causa, se cree que los policí­­as involucrados son muchos más, pero las adolescentes no pudieron identificarlos a todos porque a algunos los conocí­an sólo por sus apodos y varios tení­an el mismo apellido.

Uno de los hechos abusos más graves se produjo cuando las chicas fueron subidas por la fuerza a un carro de asalto y las violaron una veintena de policías de distintas reparticiones.

El juicio continuará el martes con el alegato de las defensas de los imputados, tras lo cual el tribunal quedará en condiciones de dar su veredicto.

 

Imagen : atinaargentina.com