Noticias Destacadas

Perú: Mujeres en los medios de comunicación: ¿ausentes o silenciadas?

Lima, agosto.- ¿Es posible hablar de libertad de información y expresión cuando amplios sectores de los movimientos sociales son ignorados o relegados? ¿Contamos con una opinión pública informada? ¿La ciudadanía tiene oportunidad de enterarse de la agenda de los movimientos de mujeres?

Estas fueron algunas de las interrogantes en torno a las cuales se desarrolló en Lima un desayuno feminista y un conversatorio internacional bajo el tema: “Las mujeres en la agenda de los medios de comunicación”.

La periodista mexicana Sara Lovera, corresponsal de SEMlac, y Ana María Portugal, del Servicio de Información y Comunicación de las Mujeres (ISIS Internacional) dialogaron durante el encuentro con representantes de las organizaciones de mujeres e instituciones feministas peruanas y compartieron con ellas su experiencia en el posicionamiento de la agenda de las mujeres en los medios de comunicación.

“Hemos trabajado para ir cambiando la mentalidad de los periodistas porque los estereotipos se transmiten en los medios de comunicación y ahora en Internet. Nuestros triunfos se expresan en el debate público del aborto, de los derechos sexuales y reproductivos, son logros del movimiento en su relación con los medios de comunicación”, afirmó Lovera.

Ana María Portugal afirmó que participar en el desayuno y en el conversatorio son oportunidades para la retroalimentación, juntar experiencias, compartir recursos y “montar nuestra agenda para romper el cerco mediático respecto a determinados temas en los medios de comunicación masivos”.

Ambos eventos tuvieron lugar el 15 de julio y fueron organizados por el Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán, el Estudio para La Defensa de los Derechos de la Mujer, DEMUS, la Asociación Nacional de Periodistas del Perú, ISIS Internacional y SEMlac.

El desayuno permitió a diversas instituciones peruanas intercambiar experiencias con la corresponsal mexicana de SEMlac.

Tanto Lovera como Portugal plantearon estrategias de acercamiento a los medios de comunicación, espacios a través de los cuales la ciudadanía toma conocimiento sobre los hechos que suceden en sus países y sus protagonistas.

En la tarde, su realizó el conversatorio internacional “Las mujeres en la agenda de los medios de comunicación”, convocado por las mismas organizaciones, a las que se sumó la Universidad de Periodismo Jaime Bausate Meza, de Lima, que cedió su auditorio para la actividad.

Compartieron la mesa con Lovera, el columnista del diario La República y panelista de Radio Programas del Perú Augusto Álvarez Rodrich, la editora de la revista Caras, Teresina Muñoz Nájar, y Ana María Portugal, de Isis Internacional.

“La democracia en nuestros países, así como el periodismo latinoamericano, está en crisis”, afirmó Lovera, quien además explicó que los medios de comunicación son coadyuvantes definitivos para que la sociedad consienta, no proteste y no haga una revolución por el nivel de violencia que existe en nuestros países.

“En los medios de comunicación, en donde las mujeres no encontramos cabida, no se explica, no se informa, no se ahonda, no se indaga, no se hace contexto, porque no se hace buen periodismo en América Latina”, indicó.

Lovera señaló que, pese a que en el siglo XX dos revoluciones cambiaron al mundo: la de las nuevas tecnologías de la información y la incursión de las mujeres en el ámbito público y político, ésta última no ha logrado que cambiar que “sigamos siendo vistas como algo de menor valor”.

“El problema central de los que toman decisiones en los medios es que banalizan la información, la violencia contra la mujer; se da la noticia de muerte de mujeres sin contexto, no se ofrecen datos sobre las causas, el entorno familiar, no hay seguimiento salvo que sea un personaje público”, indicó.

Por su parte, Augusto Álvarez Rodrich dijo que el criterio con que se manejan los medios de comunicación es el rating, para mal o para bien, y lo hacen al margen de si el protagonista es hombre o mujer.

“Los periodistas somos flojos por naturaleza y para que los temas sean abordados estos deben estar bien armados, estructurados, empaquetados; claro que también es necesario que los editores estén mejor preparados para tratar estos temas, y las más conservadoras para tocar los temas de mujeres son las editoras, son las mas temerosas”, afirmó.

Para Rodrich la razón que estaría impidiendo una mayor apertura de los medios de comunicación a la agenda de las mujeres es cultural, porque reconoció que en algunos medios hay discriminación, así como algunos periodistas discriminan por mil razones: raciales, religiosas, sexuales, ideológicas, “y a ellos tenemos que combatirlos por retrógrados”, indicó.