Florencia de la V.

“Perdí a mi madre por un aborto clandestino”

La actriz Florencia de la V decidió contar en su programa de televisión que su madre había muerto en un aborto clandestino. Notablemente angustiada describió al aire, lo que sucede cuando una mujer muere en un aborto clandestino. Su relato, tomo resonancia mediática al ser una figura del espectáculo, pero representa perfectamente las secuelas dolorosas que deja la clandestinidad del aborto. ¿Qué subjetividad determina en las mujeres la clandestinidad de la práctica del aborto? 

Imagen : Infobae

A mi me dispara todo cuando se habla desde la ignorancia, cuando no se piensa en los demás, y no se tiene compasión. (…) No creo que nadie se quiera desprender de un hijo. Ninguna mujer desea eso, se llega porque ya no tiene posibilidad” Expresó De la V.

El relato de Florencia de la V expresa el sentir de muchos hijos e hijas que pierden a sus madres en abortos clandestinos.

En el contexcto del debate que se está dando en el Congreso de la Nación sobre la aprobación del Proyecto de Ley de Interrupción Legal del Embarazo (IVE), las historias de vida, son el mejor ejemplo para explicar y sostener los argumentos en favor de la legalización del aborto.

¿Qué subjetividad determina en las mujeres la clandestinidad de la práctica del aborto?

“La omisión de los aspectos subjetivos en el discurso del derecho al aborto, tiene la potencialidad de aplanar la subjetividad implicada en el acto de abortar. Y esta es la contracara reactiva que se opone al sentido común hegemónico que fija un significado criminoso al aborto, cualesquiera sean sus circunstancias culturales e individuales, más que leerlo como un acto que destituye las pautas que acentúan lo materno como esencial de las mujeres.” explica la psicoanalista y activista feminista Martha Rosemberg.

El feminismo, ha tomado el desafío de redefinir las construcciones subetivas de los cuerpos femeninos, y hablar de aborto implica mucho mas que el acto de interrumpir un embarazo, ya que entran en juego redefiniciones que incluyen por ejemplo: la maternidad como destino.

Sin embargo, como explica Rosemberg al mismo tiempo que reflexiona sobre las subjetividades femeninas, sostiene que por efecto de la inercia de los valores patriarcales, se prefiere pensar que los embarazos involuntarios ocurren sólo porque los anticonceptivos fallan, o por el desequilibrio de poder en las parejas héterosexuales, que develar qué deseos inconcientes nos implican y actúan en nuestras prácticas sexuales cuando éstas son potencialmente fértiles.

“El discurso de los derechos sexuales y reproductivos suele mencionar exclusivamente la falta de información, la falta de recursos materiales y de educación sexual de un sujeto femenino gobernado por la conciencia y las condiciones objetivas de su existencia. No considera la eficacia inconciente del imaginario de la maternidad como única identidad femenina valorada socialmente, ni la deuda con la madre por darnos la vida, imposible de saldar de otra manera”.

Por lo tanto la discusión sobre la maternidad como destino, al ser puesta en cuestionamiento por el feminismo, le da una mayor profundidad a las razones por las cuales una mujer decide interrumpir un embarazo. El deseo de no ser una madre, es aun mas fuerte que el querer serlo, de ahi que no hay espacio subjetivo para seguir adelante con un embarazo que no se desea. No se es madre, por el solo por el hecho de tener la capacidad biológica de gestar, sino debe hacer un deseo asociado a la posibilidad biológica.

Efectos de la clandestinidad

Tal como lo expusiera Florencia de la V, su vida fue afectada por la muerte de su madre, lo que la convirtió en una hija huérfana a temprana edad, con todo lo que ello implica.

No poder contar cual es el motivo de defunción de una persona, genera una angustia familiar difícil de sobrellevar, mas que con un silencio sostenido en el tiempo.

Morir en la clandestinidad, afecta subjetivamente los duelos porque quien muere en esas condiciones es por haber hecho algo que no correspondía. Por lo tanto la víctima muere en un contexto donde nadie se hace cargo de la mala praxis, y resulta la única culpable de su muerte, es decir: la unica responsable.

Legalizar el aborto, no solo regula la enorme cantidad de muertes maternas y de personas gestantes en abortos clandestinos, sino que ademas les permite a las mujeres poner en ejercicio su plena libertad a decidir sobre sus propios cuerpos y destinos.