Noticias Destacadas

Buenos Aires

Parlamento de Mujeres ya tiene su primera integrante trans

Paula Arraigada es la primera mujer trans en integrar el Parlamento de Mujeres de la Legislatura Porteña. Activista por los derechos LGBT, también es precandidata en las elecciones primarias.

Imagen: Noticias Urbanas

Paula Arraigada tiene 48 años y es integrante de la Corriente Nacional de la Militancia. Además  es precandidata a diputada nacional en la Lista Unidad Ciudadana que encabeza Daniel Filmus. Ella fue electa en el Parlamento de Mujeres junto con Nelly Minyersky –presidenta-, Julia Contreras –vicepresidenta-, Natividad Obeso –secretaria-, Emelina Alonso –vocal igual que ella- y Mariana Vieyra –vocal suplente-.

“Con esta renovación de autoridades se forjan nuevas expectativas con respecto a las problemáticas de género, acompañado de un recambio generacional y de la representación de todas las femineidades”, dijo Arraigada a Presentes.

El Parlamento de las Mujeres se creó en 2011 y está integrado por un máximo de 60 representantes de organizaciones de la sociedad civil, lugares que se renuevan anualmente. Su fin es fomentar la participación de las mujeres en las discusiones para promover su agenda en la Legislatura con el objetivo último de concretar políticas públicas para eliminar toda forma de discriminación por cuestiones de género en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Desde allí se desarrollan acciones de diagnóstico, dictámenes, resoluciones, publicaciones y monitoreos. Entre las nuevas autoridades, que asumieron la semana pasada, está la referente trans

-Sos la primera mujer trans en integrarlo.

-Sí, y no fue nada fácil. Si bien en la elección de 2016 había participado una candidata trans -que ahora se volvió a presentar-, no quedó. Este año fuimos diez las candidatas propuestas por distintas organizaciones sociales y políticas, entre las que se eligieron a por voto a cinco titulares y una suplente. Por cantidad de votos yo estoy entre las cuatro primeras. Las organizaciones venían pidiendo una renovación de acuerdo con la diversidad, que contemplara e incluyera a todas las femeneidades.

-¿Cómo llegaste a ese lugar?

– Hubo muchas dificultades que se interpusieron desde el “establishment” del Parlamento y de las organizaciones. Incluso ATE Género ni siquiera respondió cuando pedí ayuda. Tanto que tuve que presentarme a través de otra organización porque a la mía le faltaba una cuestión burocrática. Gracias a la Asociación Civil Develar, y a su titular Fernanda Strático, me pude presentar. Y me votaron. En lo personal, llegué desde el barrio y de la necesidad de encontrar respuestas a los distintos problemas tejiendo redes con otras organizaciones con perspectiva de género que trabajen distintas disciplinas. Así llegué al Parlamento antes y me resultó una experiencia enriquecedora ya que hay muchas compañeras con las mismas inquietudes. Y ahora estoy adentro.

[LEER MÁS:#ELECCIONES2017: Quiénes son y qué proponen lxs candidatxs LGBT]

-¿Cómo viviste la elección?

-Por todo lo que te contaba, fue un momento de mucha tensión y angustia, pero también de emoción cuando se hizo el recuento de votos y vi que estaba ahí. Y que la vieja política, machista, patriarcal y homofóbica a veces también en las organizaciones de mujeres, no pudo impedírmelo. Yo represento no sólo un género, sino también una clase social, la militancia casera y del verdadero barro. Pero también represento un deseo. Y en todos esos sentidos represento una voz que necesita ser representada, porque no es dominante nunca.

-¿De qué se trata tu tarea?

-Es ser el nexo entre las organizaciones sociales y la concreción de las leyes que impulsan, ya sea mediante la participación con los legisladores en la asesoría o colaborando como contralor de las preexistentes. Esta es la tarea del Parlamento, ya que actuamos de forma conjunta y no individual.

-¿Con qué objetivos llegás?

-Mi objetivo es responder a las necesidades de las organizaciones y poder ser la polea de transición de sus requerimientos. El primer objetivo, después de lo que me pasó a mí en particular, es modificar ese requerimiento que exige Personería Jurídica a las organizaciones para poder presentarse y que hace que las organizaciones muy de base, del barrio, se queden afuera. Nos preocupan los femicidios y los travesticidios, la precarización de las trabajadoras y el aumento de la pobreza en los sectores vulnerables. En nuestro colectivo, seguir sosteniendo el Cupo Laboral Trans y Reconocer es Reparar -Ley de reparación de personas LGBTI víctimas de la violencia institucional-, que serían normativas que nos darían una mejor calidad de vida.

-¿Cómo te recibieron?

-Las organizaciones me recibieron muy bien porque, de hecho, ellas me votaron. A algunas “orgas” políticas grandes por ahí les molestó un poco la impronta popular y de base que yo tengo, pero es parte de la política. De todas maneras tengo las mejores expectativas, porque creo que será un período de mucho trabajo y de avances.