Paraguay: “Píldora del día después” solo en casos de violaciones

El Ministerio de salud aprobó el uso de la ‘Pildora del día después’ solo para casos de violación.

Asunción, noviembre.- El Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSP y BS) informó que aprueba el uso de la “pastilla del día después para situaciones de emergencia, específicamente para casos de violaciones”, según lo expresó la ministra Esperanza Martínez en un reportaje publicado por el suplemento Nosotras del Diario ABC Color.

En momentos en que existe una controversia sobre el proyecto de Ley de Salud Sexual y Reproductiva en Paraguay ?aún sin fecha de tratamiento en el Parlamento paraguayo?, estas declaraciones han generado una nueva polémica entre los grupos conservadores y los que están a favor de la promulgación de dicha ley.

“Yo creo que es una disposición ridícula”, comentó a SEMlac Delia*, una estudiante universitaria de Periodismo en una universidad privada de Asunción. “No me parece adecuada esa norma porque, por más que ellos digan o dispongan algo, igual las mujeres vamos a consumir esa pastilla porque tenemos el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, haya habido violación o no”, agregó la joven de 22 años.

Pastilla de “lo antes posible”

“Esa información (de la ministra) es totalmente falsa. En caso de que la persona se haya olvidado de tomar su anticonceptivo, que el condón se haya roto o, peor, si hay una violación, el uso de la píldora del día después es totalmente libre, no existe restricción alguna”, declaró a SEMlac la doctora Noemí Mancuello de Alum, de la oficina de Salud Sexual y Reproductiva del MSP y BS.

Mancuello explicó el principio de funcionamiento de la píldora del día después, a la cual ella llama “píldora de lo antes posible”, ya que para evitar un embarazo no deseado, debe tomarse en el menor tiempo posible transcurrido luego de la relación sexual.

Esta píldora no debe confundirse con la píldora anticonceptiva de emergencia (RU 486), que es abortiva y se usa en Europa. La “del día después”, que se distribuye gratuitamente en los servicios de salud pública de Paraguay, es Lenogestrel (0,75 miligramos) y lo que hace es impedir la ovulación, de tal manera que no se produzca el embarazo. “En caso de que ya haya embarazo, no produce ningún efecto al feto, no produce aborto”, subrayó a SEMlac la profesional.

Aunque Mancuello sostiene que la distribución de esta píldora es gratuita, también se venden en las farmacias (droguerías) céntricas bajo el nombre comercial de Pronta, y su costo es de 20.000 guaraníes (unos cuatro dólares estadounidenses).

“Te sirve hasta 72 horas después” declaró a SEMlac María*, una farmacéutica de 25 años. “Pero no vendemos Cytotec porque ese sí es abortivo, es peligroso y está prohibido. Aunque en otro mercado seguro que la vas a encontrar a 70.000 guaraníes (unos 14 dólares estadounidenses)”, asegura.

Puerta a la legalización del aborto

Por su parte, el doctor Atilio Fariña, presidente del Consorcio de Médicos Católicos, acusó a Martínez de abrir la puerta a la legalización del aborto. “Lo que demuestra la ministra es que están usando abortivos. Si hubo una violación y la mujer estuvo en su etapa fértil, esta pastilla Lenogestrel le producirá un aborto. ¿Pero quién demuestra si la persona fue violada o no? Y en esa discusión es donde se abre la puerta para la legalización del aborto”, manifestó Fariña, contrariado, a SEMlac.

“Yo pensé que la pregunta era una broma. Jamás me enteré de que existía una ‘pastilla del día siguiente’, por lo tanto no puedo opinar si es buena o es mala. Lo que yo digo es que cada cosa en la vida ?como tener un hijo? sucede a su debido tiempo y el único dueño del tiempo es Dios”, respondió a SEMlac, Zully*, una mujer de 54 años que confiesa haber usado siempre métodos naturales para no quedar embarazada.

En opinión de Mancuello, es muy importante informar correctamente a la gente. Fue justamente esta profesional la encargada de hablar en la audiencia pública, previa al tratamiento de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva en el Parlamento, meses atrás, y en la que se produjo una polémica con los sectores conservadores.

“Los que estaban en la audiencia eran, en su mayoría, de la Iglesia católica y confundieron al auditorio diciendo que la píldora que tenemos en el Ministerio es abortiva. Ellos estaban mintiendo y eso no se hace. Nuestra píldora está reconocida por la OMS (Organización Mundial de la Salud)”, recalcó Mancuello a SEMlac.

Del otro lado del escenario, el católico doctor Fariña alegó a SEMlac que “esta es, lastimosamente, una campaña de la Cultura de la Muerte manejada por compañías estadounidenses como la de Rockefeller, para que la gente pobre muera de sida y las jóvenes en abortos. Hay pruebas suficientes de eso como, por ejemplo, estimular precozmente el inicio de las relaciones sexuales”.

La decisión

“El Ministerio está dando abortivos. Cuando me llegan pacientes que me preguntan sobre la píldora yo les explico el mecanismo de esta, pero luego hago objeción de conciencia”, refirió Fariña, cuya agrupación de médicos católicos agrupa a unos 120 profesionales paraguayos de la ginecología.

“Las relaciones sexuales no son como ir al gimnasio, son un acto de amor de una pareja, que tiene que ser estable; es decir, tienen que estar casados. Yo no les recomiendo ningún tipo de métodos, solo el natural: el Billing. El amor de pareja no debe tener ningún tipo de barreras y el preservativo constituye una barrera entre ellos, por eso yo no lo recomiendo”, acotó Fariña, finalmente, a SEMlac.

El método de ovulación Billings o método del moco cervical, consiste en el auto monitoreo de su fertilidad, identificando cuando es fértil y no en cada ciclo, de acuerdo con los cambios del flujo vaginal.

En contrapartida, el departamento de Salud Sexual y Reproducitiva del MSP y BS tiene una “canasta básica” de métodos de planificación familiar. “Todos los hospitales regionales y centros de salud tienen anticonceptivos de emergencia y recalcó que son gratuitos”, agregó la entidad. Además, se ofrecen anticonceptivos orales combinados, inyectables trimestrales, dispositivos intrauterinos como la T de cobre 380 A y los preservativos masculinos de látex.

¿Pero qué pasa cuando ninguno de estos métodos logra evitar un embarazo y se recurre a métodos como abortos clandestinos o el uso de Cytotec? “El aborto no es un método anticonceptivo; es una resolución desesperada de la mujer. Nosotros, como profesionales, no tenemos derecho a juzgar a nadie”, respondió Mancuello.

A su vez, denunció que existen lugares como el Hospital San Pablo de Asunción, donde los ginecólogos son presionados por los fiscales para que denuncien a las mujeres que llegan al centro con complicaciones por aborto.

“Como profesionales, tenemos que tener en cuenta nuestro secreto profesional; cuando viene una paciente y te cuenta un problema en secreto, no hay por qué llamar a la fiscalía y yo sé que muchos fiscales están al acecho”, denunció Mancuello a SEMlac.

“El tema del aborto es una decisión personal de cada mujer. Lo que digo es que en Paraguay hay doble cara: por un lado se dice una cosa, pero por el otro se hace una diferente. Es importante que podamos ser consecuentes y actuar en defensa de las mujeres”, concluyó Mancuello.