Noticias Destacadas

Paraguay: Demuelen terrorífica celda de castigo en cárcel de mujeres

Asunción, enero.- “Un hoy negro lleno de alimañas”, así describían las reclusas de la cárcel de mujeres Casa del Buen Pastor a las tres celdas de castigo y confinamiento, cuya demolición puso fin la semana pasada a muchos años de terror en el reclusorio.

La destrucción de estos habitáculos, compuestos por precarias literas hechas de ladrillo y solo un hoyo a modo de sanitario, se hizo a instancias de la Secretaría de la Mujer de Paraguay y el Viceministerio de Justicia, luego de que representantes de ambas instituciones presenciaran representaciones teatrales basadas en la vida de la cárcel y en cuyas escenas se referían, recurrentemente, al lugar.

“Pero nunca pensamos que eso existía en realidad hasta que algunas personas ex reclusas y reclusas se acercaron a contarnos que lo que se decía en la obra era cierto”, comentó a SEMlac Gloria Rubín, ministra de la Mujer de Paraguay. Conocidas con el mote de “Pío Pío”, estas celdas no tenían nada de graciosas.

En un informe elaborado por Rossana Delgado para la Secretaría de la Mujer, luego de una visita al penal, describió que Pío Pío “cuenta con tres divisorias, la entrada que posee toda la seguridad máxima para que no se escape la reclusa, además se encuentra una pieza bastante chica, con poca iluminación tanto artificial como natural, sin ventilación; además posee una letrina. En este lugar la persona solamente podrá permanecer parada o sentada, ya que el espacio físico es bastante reducido”.

En palabras de Rosana Hermoza, asesora jurídica de la Secretaría de la Mujer, esta es una victoria de los derechos humanos de las mujeres. “Cuando fuimos a constatar la existencia de estas celdas -a finales de 2009-, la actual directora del centro penal, Elda Escobar, aclaró que durante su mandato -que está por cumplir un año- jamás se ha utilizado ninguna de esas celdas”, relató a SEMlac Hermoza.

Sin embargo, Hermoza reconoció que no había garantías, una vez que la comitiva de verificación se retirase del Buen Pastor, por lo que en contacto con el viceministro de Justicia de Paraguay, Carlos María Aquino, se solicitó la demolición de Pío Pío.

“Lo que estaba sucediendo en ese lugar era muy grave, un atropello a los derechos humanos, y debíamos ponerle fin. Lo que si puedo garantizar que, desde que el nuevo gobierno asumió, en agosto de 2008, esas celdas no fueron utilizadas”, contó a SEMlac el viceministro Aquino.

Aunque el informe hecho por Delgado desmiente estas declaraciones, ya durante la verificación ocular encontraron restos de colillas de cigarrillos y otras evidencias de que, recientemente, algunas reclusas pudieron estar confinadas en esas precarias celdas.

Por su parte, Aquino enfatizó en la necesidad de dignificar cada vez más a las mujeres que se encuentran privadas de su libertad; hecho que la propia Rubín reconoce, pues la demolición fue una tarea conjunta de ambos ministerios.

Asimismo, Aquino recalcó a SEMlac que todos los lugares de privación de libertad cuentan con celdas de aislamiento. “Las que existen actualmente cuentan con ventilación adecuada y lugares de higienización dignos”, recalcó Aquino.

Finalmente, la ministra de la Mujer, Gloria Rubín, celebró este primer paso como una posibilidad de hacer valer los derechos humanos de la mujer. “Hay que comenzar a respetar a las mujeres y no por haber cometido un hecho ilícito deben recibir tratos inhumanos. Estamos trabajando también para darles clases de autoestima y capacitación con vistas a una salida laboral. Me parece fantástico, cada vez más, respetarlas y dignificarlas”, concluyó Rubín.