Noticias Destacadas

Roció a su pareja con alcohol, la quemó y la dejó en coma

Otra vez el fuego machista

Miguel Saracho fue detenido en Berazategui, acusado de rociar con alcohol a su pareja, Mónica Garnica Luján, y prenderla fuego. Ella fue internada en coma farmacológico con el 55 por ciento de su cuerpo quemado. El se negó a declarar.

Imagen :/ AFP / Eitan ABRAMOVICH

La violencia machista no da tregua. Mónica Madelein Garnica Luján, de 25 años, el domingo entró de urgencia al Hospital de Berazategui, donde pasó la Nochebuena y quedó internada, inconsciente, en coma farmacológico por las quemaduras que sufrió en su hogar y que le dejaron con más de la mitad del cuerpo con heridas lacerantes. Por el hecho quedó detenida su pareja y padre de sus tres hijos, Miguel Ángel Saracho, también de 25 años. Ayer se negó a declarar cuando fue citado a indagatoria por la fiscal Gabriela Mateo, a cargo de la UFI N° 3 de Berazategui, en el marco de una causa caratulada como “homicidio calificado por la relación de pareja en grado de tentativa”. Ante la gravedad del cuadro, la joven tuvo que ser trasladada al Hospital del Quemado, en la ciudad de Buenos Aires, donde permanece en terapia intensiva en estado delicado.

“Él era violento. Yo vi un par de veces que mi hija llegaba moreteada a casa y le preguntaba y me decía que se lo había hecho jugando. Nunca me decía que él la golpeaba. Yo le preguntaba a mi nieto más grandecito y me decía que la golpeaba y que un par de veces había visto que la ahorcaba y cuando iba a defenderla, le decían que estaban jugando. También los maltrataba a mis nietos. Yo dejé de ir a lo de mi hija para no ver lo que le hacía a ella, como la trataba, como si fuera su empleada, le pedía la comida, le decía que no estaba cocinada, que las cosas no estaban hechas, que los chicos estaban sucios, pero él no se ocupaba de nada. Quería que ella hiciera todo, después de volver de trabajar. Pero él no trabajaba”, le contó la mamá de Mónica, Giovanna Luján Charcos, a la abogada Claudia Perugino, quien representa legalmente a la joven y su familia. La mujer declaró ayer en la UFI N° 3. También lo hicieron una hermana de la joven, Yasmín Garnica, y un tío, Genaro Guzmán. Los tres contaron que vieron a Mónica golpeada.

De familia boliviana, Mónica es vendedora de especies en un mercado de Quilmes y estudiante en la Universidad Nacional Arturo Jauretche de la carrera de Instrumentadora quirúrgica. Con Saracho convivía hace 5 años, pero se conocían de antes. La pareja y sus tres hijos, de 7 a 2 años, viven en Berazategui, junto con los padres de él. Desde esa casa, salió Mónica prendida fuego el domingo a la mañana. La noche anterior había dejado a sus hijos en casa de sus padres, en Florencio Varela. La madre y una hermana de él se estaban yendo de la casa, cuando escucharon los gritos de auxilio de Mónica. “Un vecino que la acompañó en la ambulancia le cuenta a la familia que ella le dijo que el marido la había rociado con alcohol y prendido fuego”, dijo a este diario Perugino. Ese vecino, conocido como “El tucumano”, fue la última persona que la vio consciente. Se espera que también declare en la causa. Después de llegar a la guardia, la indujeron a un coma farmacológico, por la gravedad de las heridas que, según detalló la abogada, cubren el 55 por ciento de su cuerpo. Ayer la tuvieron que trasladar al Instituto del Quemado por la gravedad de las heridas.

Perugino supo por algunas vecinas que en el barrio era sabido que él la maltrataba. También serán citadas a declarar, confirmaron en la UFI N 3. Al parecer, Mónica había presentado una denuncia por violencia de género en contra de su pareja pero la habría retirado para evitar que él tuviera antecedentes en la Justicia que le impidieran ingresar a la policía bonaerense, adonde pretendía entrar luego de terminar el secundario, que todavía lo tenía incompleto. En los archivos judiciales, no figuran denuncias en contra de Saracho, según confirmó a este diario una fuente de la fiscalía. De todas formas, el hecho de que no existan denuncias anteriores no significa que no fuera violento con ella. Muchas mujeres pasan largos años sin denunciar ni contar en su propia familia los malos tratos que sufren en su relación de pareja.

La madre de Mónica también relató que su consuegra le comentó que en la casa había olor a alcohol el domingo cuando la joven resultó quemada. Y que Saracho le había roto varias veces el celular a su hija, conducta típica de un maltratador. El joven quedó detenido desde el domingo en la seccional 1° de Berazategui. Ayer se negó a declarar.