Cassandre Bouvier y Houria Moumni

Nuevos testimonios en segunda jornada de juicio por doble crimen

Tres turistas que encontraron los cuerpos de las francesas Cassandre Bouvier y Houria Moumni, asesinadas en 2011 en un paseo salteño, aseguraron hoy que nadie de la empresa que explotaba ese circuito acudió inmediatamente al lugar del hallazgo al enterarse del hecho.turistas francesas

Se trata de los chaqueños Gustavo Goujón y Fabio Cano, y del pastor evangélico Rubén Hoyos, quienes testificaron en la segunda jornada del debate que se extendió en los tribunales de Salta durante más de ocho horas.

Goujón y Cano contaron, a través de una videoconferencia desde los tribunales de Chaco, que el primero de ellos vio el cuerpo de una de las víctimas a metros de lo que se conoce como El Mirador, en la Quebrada de San Lorenzo, en la capital salteña, luego de ser alertado por Hoyos.

Los chaqueños coincidieron en que desde la empresa Puma Expedition, que era la encargada de la explotación del circuito de la Quebrada de San Lorenzo, “no mostraron mucha inquietud” ante la noticia del hallazgo de los cuerpos y que, por eso, ellos se dirigieron a la subcomisaría local a realizar la denuncia.

Luego, también por videoconferencia y desde los tribunales bonaerenses de San Martín, declaró el pastor Hoyos, quien fue el primero en observar el cuerpo de una de las víctimas cuando se alejó unos metros del Mirador.

El testigo contó que, al ver el cadáver boca abajo en el matorral, salió de inmediato y le contó lo que le había pasado a los dos turistas chaqueños que estaban en el lugar.

Tanto los chaqueños como Hoyos coincidieron en que nadie de la empresa encargada del corredor de la Quebrada acudió al lugar del hallazgo tras ser alertados.

A su turno declararon Mariano Olarciregui y su primo y socio, Ignacio Poods, propietarios de Puma Expeditions, quienes dieron detalles del funcionamiento de la empresa, los controles, la modalidad de ingreso y egreso de la Quebrada y los empleados que se desempeñaban en aquel entonces.

Olarciregui coincidió con Hoyos en que no había olor a putrefacción en el lugar del hallazgo, al que concurrió ya de noche -los cuerpos fueron encontrados a las 18.30- para acompañar a la Policía y permaneció allí mientras se realizaban los primeros peritajes.

En tanto, otra testigo que declaró hoy, Paula Andrea Gutiérrez, aseguró haber visto al imputado Daniel Vilte Laxi abusando de un niño años antes del doble crimen.

El juicio a cargo de la Sala II del Tribunal de Juicio de Salta, presidido por Angel Longarte e integrado por los jueces Bernardo Ruiz y Carlos Pucheta, continuará mañana con la declaración de otros nueve testigos.

Durante la audiencia de hoy estuvieron en la sala los familiares de las víctimas, acompañados de dos traductores que les transmitían en simultáneo los dichos de los testigos.

Ayer declararon Hélène Olga Antoinette Kottak (madre de Cassandre), Lahoucine Moumni y Zohra Moumni (padres de Houria), Aliénor Bouvier y Jean-Michel Bouvier (hermana y padre de Cassandre).

Los familiares están constituidos como querellantes y son representados por los abogados Nicolás Durrieu, Federico Rodríguez Spuch y Nicolás Ortíz.

Los imputados son Gustavo Lasi, Daniel Vilte Laxi, Santos Clemente Vera, Omar Darío Ramos y Antonio Sandoval, de los cuales, los tres primeros están acusados de “doble homicidio calificado criminis causa con abuso sexual agravado y robo calificado, en concurso real”.

En tanto, Sandoval y Ramos están imputados de “encubrimiento calificado”.

Bouvier (29) y Moumni (23) ingresaron a la Quebrada de San Lorenzo el 15 de julio de 2011, a las 16.23 y fueron encontradas asesinadas el 29 de julio con signos de haber sido golpeadas, violadas y baleadas.

Imagen : www.lagaceta.com.ar