La jugadora de hockey Jessica Millamán quedó otra vez en el foco de atención por dos motivos de discriminación. Primero, una jugadora de un equipo rival manifestó no sentirse cómoda al enfrentarla y luego la demoraron en el aeropuerto de Ezeiza.

“Jessica me dijo que le hicieron una requisa intencional y revisaron todas sus pertenencias y le encontraron un cuarto de cigarrillo de marihuana”, contó su representante, Jorge Zonzini en diálogo con C5N.

La jugadora trans se disponía a volver a Chubut para ver a su familia, pero ahora deberá esperar a que constaten su domicilio para dejarla ir, cosa que demorará unas horas.

Por otro lado, Jessica tuvo una dura batalla para que la fichen en la liga femenina por su condición de trans y ahora enfrenta la queja de una jugadora rival que dice hablar en representación de varias compañeras.

“Esto no es una cuestión de discriminación”, se atajó Patricia Navarro, jugadora de la categoría intermedia de Trelew Rugby Club, pero afirma: “Nos da miedo jugar en este deporte de roce porque aunque es transexual su fuerza es de un hombre”.

“En el último partido que jugamos con Germinal perdimos 3 a 0 con tres goles de Jessica porque nadie se acercaba para marcarla”, denunció.

“Todavía no es una decisión que hemos tomado en equipo. Pero ya hay algunas posiciones que coinciden. Y también en otras entidades”, dijo la jugadora quien sin embargo afirmó que no tiene problemas “si quieren jugar un amistoso o hacer un entrenamiento”.