Noticias Destacadas

?Nosotras también podemos trabajar en la construcción?

El día lunes 14 de Septiembre el INDEC presentó las cifras de desocupación del segundo trimestre del año, en todo el país. La misma se ubicó entre el 8,8 por ciento, siendo un 0,8 mayor que el mismo período del año anterior. Uno de los índices más altos fue el de la ciudad de Mar del Plata, dónde la falta de trabajo afecta al 14,4 por ciento de la población estable. Es decir que se ubica a 4 puntos del mismo período del año anterior.

Al mismo tiempo que se presentaban los números de la desocupación, que en la vida real son hombres y mujeres, en la ciudad ?feliz? se denunciaba en los medios de comunicación la falta de envío de las partidas para que comiencen a trabajar las treinta y cinco cooperativas que se conformaron para realizar trabajos de obra pública. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner había anunciado en mayo que se destinaría unos 22.000.000 de pesos para fomentar el empleo, pero actualmente las partidas se encuentran trabadas en el Ministerio de Economía.

En Mar del Plata, esas cooperativas están compuestas por integrantes de distintos movimientos sociales como el Movimiento Teresa Rodríguez, Nueva Esperanza, Barrios de Pie, Atahualpa, Barrios Unidos en Lucha, la Corriente Clasista y Combativa, el Polo Obrero, entre otros. Son alrededor de 454 hombres y mujeres. Los tipos de trabajos ha realizar incluyen la reparación de plazas, limpieza y mantenimiento de arroyos y forestación de árboles, entre otras tareas. El proyecto contempla un año de trabajo, el cobro de algo similar a un sueldo, de entre 1200 y 1500 pesos por trabajador y se analiza la posibilidad de una suma determina por hijo, que podría ser de 50 pesos. Sin embargo, no cuentan con ningún beneficio laboral.

?Las mujeres también podemos?

Paula Olivera es una de las integrantes de la cooperativa Renacer y comenzó a trabajar en la obra pública en 1998 con los ?Planes Trabajar? de la provincia de Buenos Aires. Tiene 38 años, 8 hijos y está separada y cuando apareció la posibilidad de trabajar no lo dudó. ?En ese momento, el padre de mis hijos que había ingresado al programa me dijo que ese trabajo no era para él y lo reemplacé?. Se trataba de una cuadrilla de construcción y era la única mujer. Allí aprendió a usar la pala, a preparar el cemento, a revocar, a realizar el contrapiso. A los cuatro meses, se incorporaron cuatro mujeres más. En aquella época las cooperativas de construcción estaban formadas por hombres, pero de a poco, las mujeres comenzaron a ser incluidas.

En la actualidad, Paula trabaja en la cooperativa donde, al nuevo programa de Reinserción Social, se sumaron 12 mujeres desde el mes junio. ?Fue decisión nuestra incorporarnos, porque los hombres nos ponen limitaciones, dicen que sólo servimos para trabajar en la casa, cuidar a los hijos y lavar los platos, te estereotipan. Quería demostrar que tenia otras capacidades y desde el momento que vos decidís aprender, te pones en otro lugar?.

Mario Pucce, de la Asociación vecinal La Unión, señala que en esta nueva conformación de las cooperativas, el 60 y 70 por ciento son mujeres de entre 18 y 30 años, muchas de ellas casadas y con hijos. ?Tenemos mujeres que son tractores? afirma y comenta que no se trata de una cuestión de género, ?hay hombres que trabajan más y otros que menos, pero las mujeres han demostrado trabajar a la par?.

Sin embargo, aún existe discriminación a la hora de seleccionar a los integrantes de estas cooperativas, ya que Paula comentaba que en algunos barrios solicitaban sólo hombres mayores de 18 años para incorporarse. Además, fuera de la cooperativa, ?no puedo ir a pedir trabajo en una obra para ser albañil, porque no te dan el lugar por ser mujer, no te dan la participación?.

Para conformar una cooperativa hace falta asociados, que en este caso eran 16 como máximo, y se elige un consejo de administración formado por un/a presidente/a, un/a secretario/a y un/a tesorero/a. En estas nuevas cooperativas, tampoco es fácil que las mujeres ocupen puestos directivos. Sólo el 22 por ciento de los presidentes son mujeres, seis del total son secretarias y nueve tesoreras.

FOTO: www.argentinamunicipal.com.ar