Noticias Destacadas

La condena por el asesinato de Wanda Taddei

No queremos más mujeres asesinadas por violencia machista

?Este caso era para perpetua. La ?emoción violenta? no corresponde, es una fórmula que se utilizó sólo para disminuir la pena. El fiscal tiene que apelar para que los jueces la revean?, opinó Mabel Bianco, presidenta de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer ? FEIM, en referencia al fallo del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 20 de la Capital Federal, que ayer encontró penalmente responsable a Eduardo Vásquez por haber quemado viva a su esposa Wanda Taddei, el 10 de febrero de 2010, pero consideró que correspondía una pena de 18 años de prisión porque el homicidio estuvo ?atenuado por emoción violenta?.

?Cuando el victimario es un famoso hay más dificultad para aplicar justicia. Vázquez es un ser humano como cualquiera pero todo lo que hace es mucho más mirado y tomado en cuenta por la población, por eso es más importante que la sentencia sea ejemplificadora?, dijo Bianco y señaló:?este hombre actuó en forma consciente y luego negó lo que había hecho, por eso la emoción violenta es difícil de entender?.

Para la presidenta de FEIM, ?este caso tuvo mucha repercusión porque involucró a un personaje famoso, al igual que ocurrió con otros ídolos como en el asesinato de Alicia Muñiz a manos de Carlos Monzón. Pero hay cientos de femicidios de los que no nos enteramos?, aseguró. ?Después del asesinato de Wanda -recordó Bianco-, hubo otras 51 mujeres que murieron quemadas según lo que relevaron algunas fuentes. Aunque pudieron ser muchas más y que no nos hayamos enterado porque no hay estadísticas oficiales nacionales sobre la dimensión de la violencia hacia las mujeres. Cuando estos casos lleguen a juicio, ¿les corresponderá perpetua a los victimarios porque hay una justicia para la gente y otra para los famosos??, se preguntó.

Las organizaciones que luchamos por terminar con la violencia machista esperábamos esta sentencia con mucha expectativa porque este fue un caso emblemático. El resultado de este juicio es ejemplificador para toda la sociedad sobre qué le pasa a un hombre que prende fuego a su esposa: un mensaje para los violentos, las mujeres que hoy son víctimas y para las personas que miran hacia otro lado sin involucrarse.

El femicidio es la expresión más brutal de la violencia hacia las mujeres y en la mayoría de los casos no se produce bajo emoción violenta. El femicidio es resultado de las desigualdades estructurales de poder que existen históricamente entre hombres y mujeres, y por las que algunos de ellos creen -avalados por amplio consenso social- que el cuerpo y la vida de ellas les pertenece.

Desde FEIM reclamamos que se pongan en marcha de forma urgente políticas públicas, con adecuado presupuesto asignado, que permitan que se implementen medidas de asistencia a las víctimas y de prevención para llegar antes de que la mujer sea asesinada. Esta es una deuda del gobierno nacional y de los gobiernos provinciales y municipales. ¡Queremos que se cumpla!