Noticias Destacadas

Tucumán.Violencia institucional

No hallaron ADN de Facundo Ferreira en el arma que le atribuye la Policía

Los análisis realizados a una pistola calibre 22 hallado en la escena del crimen del niño de 11 años diero negativos para rastros genéticos suyos, en contra de la versión policial de que el menor habría disparado contra los policías que lo ejecutaron.

Imagen : Cuarto Poder Salta

Los resultados de las pruebas de ADN realizadas a la pistola calibre 22 hallada en la escena del crimen de Facundo Ferreira determinaron que no había rastros genéticos del niño de 11 años. La información compromete más a los oficiales que ultimaron al niño, que primero habían asegurado que había dos armas de fuego y luego solo una.

De acuerdo con el diario Tiempo Argentino, el test ADN en el arma calibre 22 secuestrada la madrugada del 8 de marzo, que la Policía dice que utilizaron los jóvenes para dispararles, dio negativo, por lo que no existen pruebas de que el joven la haya utilizado. Asimismo, tampoco se pudo determinar quién utilizó esa arma,ya que tampoco se halló material genético de otras personas en ella.

De acuerdo a la versión policial, la noche del 8 de marzo los policías Nicolás González Montes de Oca y Mauro Gabriel Díaz Cáceres interceptaron a seis jóvenes que se movilizaban en tres motos en la zona del Parque 9 de Julio. Al comenzar la persecución, siempre siguiendo la versión policial, los jóvenes abrieron fuego contra los uniformados, quienes respondieron el ataque con balas de goma y luego con sus armas 9 milímetro reglamentarias.

En el primer parte policial se consignaba que habían sido secuestradas dos armas calibre 22. Más tarde, quienes instruyeron la causa aclararon que se trató de un “error de tipeo” y que sólo había un arma secuestrada. Una de esas balas terminó impactando en la nuca de Facundo Ferreira, un niño de 12 años que viajaba de acompañante en la moto de su amigo Juan, de 14. La bala que mató a Facundo salió del arma de Montes de Oca.

En una primera instancia, las pruebas de parafina dieron positivo tanto en los policías como en los menores. Sin embargo, estos resultados no son concluyentes, ya que el dermotest puede reaccionar positivo no sólo a la manipulación de armas de fuego, sino también a la nafta y elementos mecánicos. En la declaración de Cámara Gesell, Juan, el menor que sobrevivió, relató que la noche anterior él y Facundo habían arreglado juntos la moto en la que viajaban la noche del crimen.

La justicia ordenó que se realice una prueba conocida como “barrido electrónico” para conocer con mayor certeza el origen del resultado positivo del dermotest en los menores. El barrido electrónico se realiza en la provincia de Salta y busca determinar, con un grado de precisión mayor, si lo que se encontró en las manos de los menores es resto de fulminante, esto es, elementos de las armas de fuego que originan el disparo de la pólvora o si por el contrario lo que reaccionó positivo en la parafina fue producto del armado y desarmado de la moto.

Los resultados se conocerán el 24 de abril. Recién cuando esto ocurra, la Fiscala Adriana Giannoni podrá tomarles declaración a los policías afectados en la causa. Si bien la familia de Facundo Ferreira ya asumió el rol de querellante en la causa, todavía no tiene acceso al expediente. Recién podrán hacerlo una vez que los policías declaren en la fiscalía.